La asignatura pendiente…Emociones

Rescatamos este artículo de hace años, siendo a día de hoy, una asignatura pendiente…

Médicos piden que los colegios incluyan la educación emocional en el currículo para mejorar los resultados.

Dos alumnos de diez años se pelean en clase; generan alboroto, no son capaces de calmarse, en casa los ánimos también andan encendidos, sus problemas en el aula continúan y acaban creando un clima de tensión que se traslada a otros compañeros… En este ambiente de agitación resulta más difícil trabajar y los resultados académicos se resienten. Un informe Faros sobre salud de la infancia y la adolescencia del hospital Sant Joan de Déu dio la voz de alerta sobre estas situaciones comunes en algunas aulas, y lanza una advertencia: el bienestar emocional influye directamente en el progreso académico.

Pero la gestión de las emociones queda en un segundo plano en la mayoría de escuelas, se cifra en un 5%, las escuelas catalanas con un programa específico de educación emocional. Aun así, se reconoce que muchos centros ya tocan este ámbito, aunque sea de una forma menos sistemática, a veces sin ser conscientes de ello. Con todo, la comunidad del hospital Sant Joan de Déu pidió en 2012, mediante la presentación de este informe, una mayor atención a la gestión de las emociones en el aula. Es decir, que los niños aprendan a detectar qué les alegra o entristece, qué les enfada y por qué, y transformar la rabia o el miedo en algo positivo.

La educación emocional también incluye saber reaccionar ante las actitudes de los otros, dando la vuelta al conflicto y la agitación. En este contexto, cabe destacar la práctica del yoga en algunos centros. Esta actividad contribuye, según los profesores que la difunden en los institutos, a calmar a los alumnos y crear un clima propicio para el aprendizaje. Los conflictos, argumentan, han disminuido gracias a que los estudiantes están más relajados. Algunas escuelas de primaria también dedican los primeros quince minutos del día a la lectura silenciosa, lo que tranquiliza a los alumnos y prepara para las clases. Ambas son actividades que mejoran el ambiente emocional del centro.

Los autores del informe reclaman que la educación emocional se incluya como un área dentro del currículo.

Las escuelas han ido asumiendo cada vez más tareas fuera del terreno estrictamente académico, como el cuidado de la salud física, la higiene, la educación vial, la nutrición o la sexualidad. Ahora también se les pide que enseñen a los alumnos a tomar consciencia de sus emociones y de las de los demás-

En Castilla-La Mancha la educación emocional ya se ha introducido como una competencia más del currículo escolar, en Guipúzcoa la administración ha formado a 2.000 profesores en técnicas para reforzar la educación emocional y en Extremadura se ha creado la “red de escuelas con inteligencia emocional”.

Sin embargo, por mucho que la escuela se esfuerce, poco se puede avanzar sin la implicación de las familias. Si algunos padres carecen de esta educación emocional, ¿cómo actuará entonces el niño?

¿POR QUÉ SE ESTRESAN? 36%. Porcentaje de estudiantes que admiten estresarse por la escuela, según un estudio de Estados Unidos recogido por Faros. La familia (32%) y las burlas de otros niños (21%) son los otros factores.

Fuente: La Vanguardia

Seguros de enfermedad en el IRPF

Gasto. Los empresarios en estimación directa del IRPF pueden deducirse como gasto las primas satisfechas a seguros médicos para ellos, sus cónyuges y sus hijos menores de 25 años con los que convivan, con el límite de 500 euros por cada uno.
A partir de 2016 se amplía hasta 1.500 euros dicho importe máximo en caso de discapacitados.

¡Ejemplo! Un empresario que asegura a su familia (él mismo, su cónyuge y dos hijos, uno de ellos con discapacidad), podrá deducirse hasta 3.000 euros (para un tipo del 30%, esto le supondrá un ahorro de 900 euros al año en su IRPF).

Retribución en especie. Estarán exentos los rendimientos del trabajo en especie correspondientes a las primas o cuotas satisfechas por las empresas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad.

¡Recuerda! Para que los empleados puedan beneficiarse de la exención deben cumplirse los siguientes requisitos y límites:

– Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo además alcanzar a su cónyuge y descendientes.

– Que las primas o cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el apartado anterior. El exceso sobre dichas cuantías constituirá retribución en especie.

 

Monica Busquets

¿Gana un español medio como el resto de europeos?

¿Cuánto cobra un español en comparación con el resto de europeos? A pesar de que el salario medio en España ha aumentado un 0,4% en el último año y se sitúa en 1.640 euros mensuales, la remuneración es un 17,8% más baja que la media de la Unión Europea. Y es que el sueldo medio ordinario bruto en los 28 países de la UE es de 1.995 euros mensuales. Así, la diferencia en términos absolutos es de 355 euros mensuales, según la segunda parte del IV Monitor Anual Adecco sobre Salarios, elaborado por Adecco en colaboración con los investigadores de Barceló y Asociados.

A pesar de la desventaja en comparación con el salario europeo, España se sitúa en una zona intermedia: hay 15 países cuyos salarios medios son inferiores al español, mientras que los restantes 12 tienen remuneraciones mayores, destaca el estudio, que señala que la situación relativa del salario español es de clara ventaja en comparación con los países del Este de Europa, pero resulta desfavorable con respecto a los países más avanzados de la UE. Por ejemplo, la remuneración de España es más de cuatro veces mayor (1.640 y 357 euros/mes, respectivamente) que la de Bulgaria; sin embargo es un 40,2% inferior a la británica.

Si se compara el salario medio español con los vecinos más próximos, Francia y Portugal, la remuneración española supera en un 66,4% a la del país luso (de 986 euros/mes), lo que se traduce en una diferencia de 654 euros mensuales a favor. En cambio, la remuneración española es un 27,3% inferior a la francesa (615 euros menos cada mes).

 

Fuente: www.cincodias.com

¿Das más que recibes?

Entregados y egoístas; altruistas y cicateros; cada uno tenemos un papel a la hora de dar y de recibir. Conocerlo bien es clave para el éxito

Aunque dar y recibir son dos aspectos de la interacción humana que deberían estar en armonía, lo cierto es que hay personas más propensas a dar a los demás y otras que reciben mucho más de lo que ofrecen. Sin embargo, no siempre somos conscientes del rol que desempeñamos, ni sabemos identificar cuál es la tónica de los demás.

 

En su libro Dar y recibir, Grant, que además de docente es psicólogo, clasifica a las personas en función de cómo se relacionan con su entorno.

Donantes. Son aquellos que dan por sistema a los demás, en muchos casos para obtener su cariño y aprecio. Este grupo se divide a su vez en dos subgrupos que se analizarán más adelante.

Receptores. Son los que reciben los favores del resto, ya se trate de dinero o de tiempo, y lo hacen en una cantidad notablemente superior a lo que devuelven.

Equilibradores. Buscan una armonía entre lo que aportan y lo que obtienen, y están atentos a las interacciones según este criterio. No es la tipología más común.

Falsos donantes. Bajo una máscara de generosidad, su estrategia es dar uno y quitar diez. Suponen una amenaza mayor que los donantes porque actúan de manera encubierta.

 

Un primer paso para darse cuenta de cómo son nuestras relaciones con los otros sería identificar nuestro papel entre estos cuatro grupos y, acto seguido, tomar conciencia de qué tipo de personas nos rodean.

 

Curiosamente, los receptores no siempre llegan a los puestos más altos de sus estructuras, quien se ocupa de darlo todo es, lógicamente, quien menos dinero tiene y raramente alcanza puestos de responsabilidad. En la punta de la pirámide del éxito, sin embargo, no están ni receptores ni equilibradores.

Así como los donantes están instalados en la parte baja de la pirámide, los otros dos grupos ocuparían un lugar intermedio. Entonces, ¿quién reside en la cúspide?

Nuevamente los donantes.

¿Pero cómo es posible? ¿No habíamos quedado en que los que ceden ocupan la parte inferior de la tabla? La respuesta es: sí, pero se trata de cierto tipo de donantes cuya generosidad les ayuda a alcanzar el éxito.

Para entender por qué hay una clase de donantes en el escalafón más bajo y otra distinta en lo más alto de la pirámide, hay que analizar cómo funciona cada subespecie.

Donantes estrella. Son aquellas personas con criterio para gestionar su generosidad de forma inteligente. Saben cuándo dar, con quién, cómo y a cambio de qué, operan desde el win-win, es decir, son capaces de establecer relaciones en las que todos ganan.

 

Felpudos. Define a los que dan indiscriminadamente, de manera que su actitud se toma como una enfermedad, su entorno se acostumbra a la generosidad permanente hasta el punto de que sus donaciones dejan de ser valoradas.

 

De lo que se trata, al final, es de establecer relaciones justas con los demás y con uno mismo, y de que cada persona asuma sus responsabilidades, de compartir la vida con toda su riqueza.

 

Fuente: www.elpais.es

Dictado despido disciplinario a un trabajado por forzar el cese pactado.

El pasado 4 de febrero el TSJ de Cataluña en sentencia 710/2016, estimó el recurso de suplicación interpuesto por una empresa, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social de Mataró que calificaba como improcedente el despido de un trabajador que pretendía ser despedido de forma pactada, para beneficiarse de la prestación por desempleo.

Ante tal presión por parte del trabajador, la empresa decidió despedirle por causas disciplinarias, alegando tanto fraude, deslealtad como abuso de confianza, así como disminución en su rendimiento y desidia en las labores encomendadas. Si bien el juzgado de instancia de Mataró, estableció en un primer momento la improcedencia del despido, por considerar que la carta no establecía un vínculo entre los incumplimientos y las denegaciones al pacto por parte de la empresa, el TSJ por su parte, ha considerado que como exigencia formal han de constar los hechos que motivan el despido, y éstos estaban recogidos en la carta, evidenciando así la relación entre las denegaciones de la empresa a actuar de forma fraudulenta y el descontento del trabajador, dando pie a la disminución y desidia en su trabajo.

Así pues, el TSJ considera que la actuación del trabajador transgrede la buena fe contractual, por lo que declara el despido de ese trabajador como procedente sin derecho a cualquier indemnización.

Por ello, entendemos que en éste tipo de casos, ha de quedar suficientemente acreditada y demostrada en la carta la pretensión fraudulenta del trabajador y la relación que ésta ha de tener con la actitud negativa de éste en el trabajo.

 

Antonio Montero

20 minutos de ejercicio para recargar el cerebro

Una actividad deportiva de esa duración basta para inducir cambios en la química cerebral que mejoran la memoria y el ánimo.

Numerosos experimentos han demostrado que practicar deporte tiene efectos inmediatos y positivos en el cerebro. En uno de los últimos estudios al respecto, publicado en The Journal of Neuroscience, un equipo de científicos de la Universidad de California ha analizado escáneres cerebrales de 38 individuos sanos que acababan de pasar 20 minutos pedaleando vigorosamente.

Conclusión: el ejercicio incrementaba los niveles de glutamato y GABA (ácido gamma-aminobutírico), dos neurotransmisores fundamentales para la comunicación entre las células del cerebro.

Según Richard Maddock, principal autor del trabajo, “los efectos se prolongaban unos 30 minutos después de acabada la sesión de pedaleo”. Los niveles de las dos sustancias eran más elevados en los sujetos que ya habían entrenado en las semanas previas, lo que sugiere que el ejercicio regular puede causar un incremento sostenido de esos neurotransmisores.

Maddock añade que los primeros resultados de un segundo estudio sobre este asunto indican que estos cambios químicos suscitados por el ejercicio mejoran la memoria. Su equipo planea centrarse ahora en investigar si estas transformaciones pueden ayudar a las personas con depresión, que muestran bajos niveles de glutamato y GABA. Comprender cómo varían las funciones y el metabolismo del cerebro durante los períodos sedentarios y los activos podría dar las claves del potencial neuroterapéutico del ejercicio.

 

Fuente: Muy interesante

El auge de los libros de autoayuda

Hay un eterno debate sobre los libros de autoayuda que no disminuye.

Estas obras, admiradas por unos y denostadas por otros aparecen como “atajos” para conseguir la felicidad.

Obras como “La enzima prodigiosa” o “Ser feliz en Alaska” unidas a las clásicas, volvieron a triunfar en ventas en el pasado Sant Jordi.

La crisis, los problemas sociales, las dificultades para alcanzar metas que nos proponemos y otras complicaciones que debemos atravesar cada día, nos pueden llevar a la decepción y sentimiento de fracaso.

Es aquí donde aparecen estos libros para enseñarnos una forma diferente de pensar y hacer las cosas; porque algunas personas no pueden darse cuenta de lo que les hace falta solas y leer algunos consejos les puede servir.

Como en todo, encontraremos buenos, mediocres y malos libros de autoayuda.

Si encontramos un buen autor con experiencia, que sepa lo que dice y además lo sepa transmitir, nos será de utilidad. Mientras logremos sacar, aunque sea, una sola idea buena que nos ayude a hacer algo y nos dé el impulso que necesitamos, iremos por el buen camino.

Psicólogos y terapeutas confirman que los cambios conductuales no son fáciles, requieren de un gran esfuerzo y constancia; también de cometer errores y ver qué salió mal. Por ello, no sólo sirve que leamos estas obras, hemos de ponerlas en práctica. Se trata de hacer, hacer y hacer; trabajar actitudes y conductas hasta que se conviertan en un hábito.

 

Maria Angeles Berengue

Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores para 2016

Bases: Orden SSI/1449/2015 (BOE 18-07-2015)

Convocatoria: RSL 11-04-2016 Extracto: Rsl 11-04-16 (BOE 30-04-2016)

 

Presentación candidaturas: será de 20 días hábiles contados desde el día siguiente a la publicación en el BOE (sábado 30 de abril de 2016).

 

Objeto: la convocatoria del Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores, cuya finalidad es apoyar a jóvenes que lideran proyectos innovadores y viables, de empresas ya constituidas, con una antigüedad máxima de tres años y mínima de uno en la fecha límite de la presentación de las solicitudes, con independencia del sector en el que se promuevan. Para ello, a los diez primeros seleccionados les será concedida una ayuda económica que les facilite la consolidación del proyecto de empresa promovido por cada uno de ellos.

A efectos de la presente convocatoria se entenderá por empresa los trabajadores autónomos, las empresas familiares, las sociedades colectivas y las asociaciones que ejerzan regularmente una actividad económica, conforme a la Recomendación 2003/361/CE de la Comisión, de 6 de mayo de 2003, en todo caso promovidas por jóvenes de nacionalidad española y aquéllos con residencia legal en España, que no superen la edad de 35 años.

 

Cuantía: A cada uno de los diez primeros seleccionados les será concedida una aportación en metálico 25.000 €. En los casos en que proceda se aplicará la retención del IRPF que corresponda.

La ayuda se concederá en régimen de pago anticipado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 34.4, párrafo segundo, de la Ley 38/2003, General de Subvenciones.

 

Beneficiarios: va dirigido a jóvenes de nacionalidad española y aquéllos con residencia legal en España, personas físicas o jurídicas.

Cuando se trate de personas físicas éstas deben tener residencia legal y permiso de trabajo en España, y que no superen la edad de 35 años en la fecha límite de la presentación de las solicitudes.

Cuando el proyecto sea realizado por una persona jurídica, la solicitud debe ser presentada por el/la representante legal de dicha persona jurídica, quien en ningún caso debe superar los 35 años. Asimismo, deberán presentar declaración responsable de que el capital social pertenece mayoritariamente (51 %) a jóvenes que no superen los 35 años.

El domicilio social y el ámbito de realización de la actividad principal del proyecto que se presente, deben estar, en todo caso, en territorio español.

 

Compatibilidad con otras ayudas.

Las ayudas reguladas en la Orden SSI/1449/2015, de 13 de julio, y recogidas en la presente convocatoria serán compatibles con la percepción de otras ayudas, subvenciones, ingresos o recursos para la misma finalidad, procedentes de cualesquiera administraciones o entes públicos o privados, nacionales, de la Unión europea o de organismos internacionales.

Los adjudicatarios de otras ediciones del Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores no podrán presentarse de nuevo a esta convocatoria.

 

Fuente: Síntesis Diaria

Su compañía también puede necesitar un lobista

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) gastó más de 20 millones de euros en la última campaña presidencial de EE UU. La organización, a cuyo mantenimiento contribuyen cuatro millones de miembros, ha conseguido que los americanos estén convencidos de que es inconstitucional impedir que una persona posea armas. También ha logrado que el Tribunal Supremo le dé la razón en dos recientes sentencias de 2008 y de 2010. “Puede gustarnos o no, pero han hecho lobby de forma abierta, legítima y transparente, ya que accedemos con facilidad a los datos de las reuniones que mantienen o a las donaciones que ofrecen”, explica Almudena Alonso, directora general de Cohn & Wolfe y experta en lobby, servicio que su compañía ofrece.

En España tenemos un ejemplo reciente, aunque quizá poco conocido: el que puso en marcha la asociación de pacientes de Hepatitis-C y que desembocó en la inclusión en la financiación pública de Sovaldi, el costoso medicamento que lo cura. La diferencia entre ambos casos, cuestiones morales (y presupuestarias) al margen, es que mientras que en EE UU la NRA debe informar por ley de cada movimiento que hace, en nuestro país no hay manera de saber quién se reúne con quién y para qué.

La falta de claridad conceptual y la regulación con respecto al lobby supone que en ocasiones se confunda con tráfico de influencias”, leen las conclusiones de un informe de Transparency International España de 2014. Esta institución otorga “un rotundo suspenso” (2,1 sobre 10) al país. Los resultados son particularmente bajos en transparencia, “tanto por parte de los poderes públicos como de quienes ejercen la presión”. También lo son en igualdad de acceso a los representantes públicos por parte de los grupos de interés y en la falta de código de conducta oficial para los lobistas.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) hicieron público hace dos semanas su primer registro de grupos de interés, creado para quienes quieran defender sus puntos de vista ante dicho organismo. En la lista figuran desde despachos de abogados o agencias de comunicación hasta patronales como la de productores de cemento (Oficemen), la de fabricantes de coches (Anfac) o la de cadenas de supermercados (ACES).

Los profesionales del lobby creen que esta iniciativa se queda corta. “Es un primer paso, pero no se adecua con lo que venimos reclamando desde 2007: que haya un registro obligatorio para todos los grupos de presión”, apunta Andrea Vota, portavoz de la asociación de lobistas APRI. El de la CNMC no solo es voluntario, sino que únicamente afecta a quienes se reúnen con el regulador. “Nosotros somos los primeros interesados en que haya una regulación estricta. Aumentando la transparencia lograríamos mejorar la reputación de nuestros clientes y la de nuestra propia profesión”, abunda Alonso. Según cálculos de APRI, se podrían inscribir en dicha lista única más de 500 personas, entre asociaciones, patronales, sindicatos y ONG.

  • Regulación

Mientras que en España un lobista no está obligado a hacer públicas las reuniones con diputados, gobiernos autonómicos y demás instituciones, en 12 países de la UE esta actividad está milimétricamente pautada. Las propias instituciones comunitarias (Parlamento y Comisión; el Consejo se queda fuera) cuentan con un registro que, aunque es voluntario, los eurodiputados exigen a quienes les quieran hablar.

¿En qué consiste exactamente la labor del lobista? “Representamos intereses de colectivos. Podemos trabajar para compañías, organizaciones empresariales, asociaciones de pacientes, ONG… Para cualquiera que quiera influir en la agenda pública”, resume Vota.

Eso se consigue a través de la elaboración de informes y dosieres, que son presentados en reuniones con todos los actores implicados en un proceso de decisión. “Empezamos por preparar un planteamiento estratégico, en el que se clarifican los intereses de la organización. Luego se estudia el marco legal, a los interlocutores y a los posibles aliados en la causa. Finalmente se presenta el mensaje a través de reuniones y eventos creados adhoc”, detalla este lobista.

  • Para todos los públicos

Hay sectores que, por su alto nivel de regulación, son más dados a contratar a los servicios del lobista. Las energéticas y las farmacéuticas son las más conocidas, aunque hay más. “Recurren a nosotros principalmente actores que se van a ver afectados por alguna decisión de las autoridades”, explica Alonso.

Pedro Fernández es director de asuntos jurídicos y regulativos de British American Tobacco. Dentro de sus competencias entra hacer lobby. “Para la empresa es muy importante dar a conocer su postura sobre las normativas que nos afectan, porque el regulador no siempre es consciente del impacto de sus decisiones en la sociedad civil”.

En su caso, se encarga de mantener reuniones periódicas con las instituciones “para cultivar las relaciones”, aunque el momento de entrar en acción es cuando se baraja alguna normativa o subida de impuestos. Con la directiva europea sobre productos del tabaco, explica, el trabajo fue más coral. “En ese caso actuamos desde la patronal. Hubo interlocución a todos los niveles: parlamentos, gobiernos e instituciones europeas”, describe. La parte española de esa negociación, con la ley en la mano, todavía no se puede rastrear.

Fuente: www.Cincodías.com

Una muerte anunciada: la deducción por alquiler

Cuando el Gobierno anunció la reforma fiscal, los inquilinos que ya tenían su contrato de arrendamiento firmado respiraron tranquilos porque entendían que la medida no tenía carácter retroactivo. Pero la alegría duró muy poquito, al leer el texto de la reforma, la norma establece un límite para que los que residen en una vivienda en alquiler puedan desgravárselo en su declaración de la renta, y cito textualmente:

Se articula un régimen transitorio para los alquileres de viviendas efectuados con anterioridad a 2015 de manera que la supresión sólo afectará a nuevos alquileres”

Y cómo le gusta al gobierno esto del régimen transitorio, y es aquí donde está el matiz. La intención del gobierno no es otra que progresivamente los antiguos inquilinos vayan perdiendo la deducción mientras van venciendo sus contratos de arrendamiento, y con riesgo de hacerme pesado, vuelvo a citar textualmente:

Para los restantes contratos, se mantienen en las mismas condiciones actuales hasta el vencimiento de las prórrogas legales, con un régimen transitorio que respeta los derechos adquiridos”

¿Pero qué pasa en la actualidad? Qué la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) hace imposible una duración a largo plazo de un contrato de alquiler. Por eso el legislador fiscal del 2014, ajustándose a la LAU, dispuso un régimen transitorio de beneficios fiscales al alquiler de corto alcance. Cómo para estas cosas, entre otras que ya todos conocemos, son muy hábiles, pensaron que con la última LAU aprobada en 2013, la duración del arrendamiento será libremente pactada por ambas partes, pero la primera firma del contrato se establecerá por un periodo mínimo de tres años. Esto significa que todos los inquilinos que firmaron un contrato de arrendamiento en 2013 y que cumplan los requisitos establecidos para deducirse el alquiler, podrán hacerlos sólo hasta 2016, fecha en la cual vence su contrato automáticamente.

Si por el contrario, el alquiler se firmó antes del 2013, el contrato estaría bajo el mandato de la antigua Ley de Arrendamientos Urbanos, que establecía una prórroga obligatoria de los contratos de cinco años. En este caso, un inquilino que hubiera firmado un alquiler en el año 2012, podría mantener la deducción por vivienda hasta 2017.

Parece ser que en este juego la clave son los verbos “prorrogar” o “renovar”. Un contrato “celebrado” antes de 2015 seguirá siendo exactamente el mismo contrato incluso si se lo somete a numerosas “prórrogas”. Cosa muy distinta sucedería si, a su término, las partes decidieran “celebrar” un nuevo contrato. En este último caso, el inquilino perdería los beneficios fiscales. Así lo acaba de aclarar la Dirección General de Tributos en una consulta vinculante (V0044-16) en la que explica la diferencia, a efectos fiscales, entre la prórroga y la renovación del contrato. La duda la plantea una contribuyente que alquiló un piso en noviembre del 2013, por un período inicial de un año, aunque con la posibilidad de estirarlo hasta tres, de acuerdo a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que también permite seguir prorrogado el contrato de forma anual si no media comunicación en contrario por parte del dueño con 30 días de antelación al vencimiento. La inquilina plantea al fisco sus dudas sobre sí, prorrogando el contrato, este sigue generando derecho a la deducción. Y la respuesta de Hacienda es que sí: “La consultante tendrá derecho a la deducción por alquiler durante los periodos impositivos en los que, como consecuencia de su prórroga, se mantenga la vigencia del contrato”.

Así que señoras y señores nuestro querido tándem Mariano Rajoy-Cristóbal Montoro con su famosa reforma del IRPF (Ley 26/2014, de 27 de noviembre) nos la han vuelto a hacer ¿creen ustedes que ha favorido al contribuyente medio bajo?

Sin embargo, vamos a los que nos interesa, ¿podemos darle la vuelta al calcetín?

Me he estado leyendo la LAU, y sin ahora entrar en más detalles en esta ley, la LAU sólo garantiza al arrendatario de vivienda una ocupación de tres años. Pero el contrato original puede perdurar más allá de ese plazo. Eso ocurrirá (artículo 10) si, llegada la fecha de extinción del contrato o de cualquiera de sus prórrogas, ninguna de las partes comunica a la otra, con al menos treinta días de antelación, su voluntad de no renovarlo. De esta forma, un contrato de arrendamiento celebrado con anterioridad a 1 de enero de 2015 puede durar indefinidamente (estando sujeto al régimen convencional inicialmente previsto) a través del mencionado sistema de prórrogas. Y, por supuesto, el inquilino (si cumple los requisitos de la Ley del IRPF) también podrá deducir de manera indefinida el importe del alquiler, de acuerdo con la disposición transitoria comentada.

Mi consejo es que estudien bien la situación y la prorrogación del contrato, no firmen un nuevo contrato porque aunque sea todo lo mismo la renovación de un contrato de arrendamiento conlleva una rúbrica y un nuevo documento.

En Hacienda aducen que se quita una desgravación a ciertos colectivos para poder beneficiar al conjunto. De verdad se creen lo que dicen…

Jose Gomez