8 estrategias para vencer a la desmotivación ante unas oposiciones

Estos consejos te ayudarán a vencer a la desmotivación al estudiar para unas oposiciones.

El estudio de oposiciones a cualquier puesto de trabajo ofrecido por la administración pública es una opción que cada vez eligen más personas para asegurar un futuro laboral con estabilidad. Ahora bien, esta vía para profesionalizarse va de la mano de una etapa de preparación de oposiciones que en la mayoría de los casos resulta difícil de gestionar a nivel psicológico.

La motivación es uno de los aspectos más importantes que deben mantenerse constante en todos los estudiantes, ya que sin ella difícilmente se pueden lograr todos y cada uno de los objetivos que nos marcamos durante el proceso de opositar. Y como el ser humano no siempre es un «animal racional» en todos los aspectos de la vida, es muy fácil caer en una dinámica de auto-sabotaje incluso cuando ya hemos decidido dedicar varios meses a mejorar nuestro perfil como opositores. Por eso es muy importante conocer estrategias que, combinadas entre sí, nos ayudan a automotivarnos ante unas oposiciones.

¿Cómo afrontar y vencer a la desmotivación al prepararnos unas oposiciones?

Estas son las principales estrategias que podemos poner en práctica para vencer a la desmotivación durante el estudio y la preparación de oposiciones.

1. Crear una rutina de inicio

Crear una rutina de inicio de las sesiones de estudio diariamente es la mejor forma para adquirir un ritmo de trabajo óptimo y de automatizar una serie de hábitos que resultarán de gran utilidad en el futuro para asegurar el éxito durante el proceso.

Existen muchas maneras de crear una rutina de estudio diaria, como por ejemplo quitarnos el reloj de pulsera y colocarlo sobre la mesa. Estas acciones terminan conviertiéndose en una representación que indica el inicio de una sesión de estudio.

De igual manera, al establecer una rutina semana podemos dejar un día de descanso que nos permita cargar fuerzas y descansar o bien realizar actividades que no podemos llevar a cabo durante los días de estudio semanal.

2. Hacer pausas cortas y frecuentes

Hacer pausas cortas muy frecuentes en las sesiones de estudio (cada 40 minutos) es esencial para restaurar la capacidad de atención y también ayuda a descansar los ojos y estirar las piernas durante algunos minutos.

Estas pausas ayudan al estudiante a recobrar fuerzas y desconectar brevemente del estudio y en ellas se puede comer algo brevemente, refrescarse la cara y muchas otras actividades como por ejemplo consultar el móvil, todo ello con el objetivo de aumentar la motivación.

3. Fijarnos metas a corto plazo

Fijarnos metas a muy corto plazo constantemente nos permitirá tener objetivos en el futuro que pueden ser alcanzados en cuestión de minutos, lo cual también nos ayuda a sentirnos mejor y más motivados para seguir adelante.

Mantener un ritmo constante de pequeñas metas que vamos consiguiendo en cuestión de minutos durante el día contribuye de manera muy positiva a nuestra motivación, estado de ánimo y salud mental en general.

4. Eliminar distractores de antemano

Eliminar elementos distractores antes de ponernos a estudiar nos permitirá volcarnos por completo en el estudio y nos ayudará a mantener un ritmo de trabajo constante, haciendo que el estudio sea más fluido.

Los principales elementos de distracción de los que disponemos diariamente son el móvil u otros dispositivos electrónicos, la televisión, la conexión a internet o bien otras personas con las que podamos hablar y distraernos durante el estudio.

Cada uno de estos elementos nos impide ser constantes en el estudio y nos quita tiempo durante el día, haciendo que el estudio se vuelva pesado y frustrante.

5. Evitar comparaciones con los demás

Durante el proceso del estudio de oposiciones es importante no compararse con otros compañeros de estudio, amigos o con cualquier persona que esté inmersa en un proceso de estudio similar.

 

Leer más: https://psicologiaymente.com/psicologia/estrategias-vencer-desmotivacion-oposiciones