Con relativa frecuencia se oye hablar de la lluvia de ideas o brainstorming, un proceso que pasó a estar de moda hace algunos años y que parece entenderse como un ejercicio para llegar a objetivos finales (que en un principio parecen difíciles de encontrar), digámoslo más sencillo: una herramienta para potenciar la creatividad.

 

Dando la vuelta a la tortilla

Como decíamos, lo ideal sería que se realizara con un grupo de personas cercanas a ti, tus empleados si es que los tienes o bien alguien que conozca tu trabajo de cerca, como pueden ser tus socios o algún familiar o amigo. Siempre tratamos de encargarnos por nosotros mismos de nuestros asuntos, pero ¿qué problema hay en que busquemos ayuda?

Este método puede ayudarte a liberar cargas ya que no serías el que siempre soluciona los problemas de tu empresa y además, harás partícipe a otras personas y es posible que pasen a ser imprescindibles para tu toma de decisiones. Podríamos cambiar el conocido dicho de cuatro ojos ven más que dos aplicándolo a lo que nos interesa en este punto, que dos mentes juntas piensan mejor que una sola.

 

El tiempo

El tiempo que debe durar no está delimitado ya que depende de cuántas personas conforman el grupo y de la capacidad para generar ideas que tenga. Lo ideal sería medir el tiempo con formulación de ideas, es decir, cada persona debe aportar unas 30 ideas, bien formuladas y justificadas, de las cuales es muy posible que se mantengan solo 3 o incluso menos como ya iremos viendo.

 

Paso + paso + paso = Destino/Solución

  1. El punto del que partimos

Puede parecer fácil, pero en realidad no es tan fácil saber cuál es realmente el problema. ¿Cuántas veces te ha pasado que te han preguntado la definición de una palabra y has tenido que pensarla durante un tiempo? Sabes emplear perfectamente esa palabra en una frase, pero no has sabido definirla.

Bien, pues en nuestra lluvia de ideas tenemos claro que hay algo que no va bien, pero para que el ejercicio sea productivo tienes que definirlo en una frase. Además pronunciar en voz alta ante un grupo de personas un aspecto negativo ayuda a asumirlo.

 

  1. Formula varias cuestiones

Al menos deben plantearse cinco. Recuerda, deben estar relacionadas con el problema definido anteriormente. Por ejemplo: ¿Cómo mejorar el producto?, ¿Qué falla en la atención al público?, ¿Qué no funciona en la venta?, ¿Cómo mejoramos el proceso de venta?

Y hasta aquí llega tu trabajo como jefe o coordinador del brainstorming, ahora le toca a tus empleados.

 

  1. Comienza la locura

Todos los integrantes del grupo deben aportar su mínimo de ideas, sin reglas, en cualquier momento, sin respetar un orden de turno estricto, como vayan surgiendo sobre la marcha. Solo dos cosas a tener en cuenta:

  • Intervenciones muy breves, sin mucha explicación, incluso solo palabras.
  • Queda prohibido hacer apreciaciones sobre las ideas de los demás.

Cuanto más descabellada sea tu propuesta más pensamientos generará en los otros integrantes que a su vez participarán con más soluciones. Es bueno incluso que de vez en cuando se introduzcan frases o palabras de broma, como algún animal o un color, eso ayudará a crear un ambiente distendido, así es más fácil producir ideas innovadoras.

Por supuesto, alguien debe encargarse de ir apuntando todo lo que se va diciendo y dando un pequeño orden, no queremos que de esta reunión de brainstorming se creen conflictos entre los empleados.

 

  1. Tras la tempestad llega la calma

Una vez que todos los integrantes hayan aportado su mínimo de ideas se dará por terminado el proceso anterior y se dará comienzo al análisis. Esta fase es la más seria y la más estricta, no te preocupes, se eliminarán muchas de las ideas, pero las que resten serán verdaderamente buenas. Haz una buena criba utilizando estas pautas:

  • Si lo has hecho otras veces, no es original
  • Si es posible llevarla a cabo, no es viable
  • Si no soluciona nuestras necesidades, no es válida
  • Si no disponemos de largo plazo y conlleva mucho tiempo, no es eficaz

 

Ahora solo tenéis que poneros de acuerdo cuál de todas las propuestas válidas es la que se va a llevar a cabo.

 

Fuente:www.e-autonomos.es