Si aún entrega las nóminas a sus trabajadores en formato papel, puede cambiar el sistema y entregarlas en formato electrónico (por ejemplo, por e-mail o colgándolas en una Intranet), lo que le permitirá reducir trabajo administrativo y ahorrar costes.  De hecho, la ley no establece en qué formato se debe entregar la nómina:

  • Si paga la nómina por transferencia, basta que comunique a sus empleados a partir de cuándo cambiará el sistema. El pago queda justificado con el comprobante bancario, por lo que no es necesario que el empleado firme un duplicado de la nómina.
  • Pago por otro medio.En cambio, si paga mediante otro sistema (por ejemplo, cheque), sí debe seguir entregando la nómina en papel, pues la ley exige que el afectado firme un duplicado para acreditar el cobro.

Ordenador. Si algún trabajador no puede acceder a estos sistemas (porque, por ejemplo, no tiene ordenador en su casa), facilítele los medios para que pueda obtener la nómina (por ejemplo, permitiéndole el acceso a un ordenador en sus instalaciones).

Si su empresa entrega las nóminas en papel y las paga mediante transferencia, puede cambiar de sistema y empezar a entregarlas en formato electrónico (por e-mail, colgándolas en una Intranet…).

 

Fuente: Indicator

http://lite.indicator.es/susociedad/article.php?nlid=ESACEDAR_EU16190801