Bien dice aquella teoría que indica que del 20 por ciento de nuestro esfuerzo proviene el 80 por ciento de nuestros resultados. Esta fórmula que te traemos hoy consta de 4 fases que te ayudarán a reorientar tus acciones, tus deseos y tu estrategia de manera de lograr días de mayor eficiencia y más tiempo libre:

  1. Deseo: El deseo del que estoy hablando aquí es el motor que nos da vida. Es el deseo de crecer, de contribuir, de servir a tu propósito para servir a otros. El paso n° 1 es que tengas un profundo y genuino deseo por aquello que quieres alcanzar. Una causa, un sueño, una experiencia, un propósito. Algo en lo que profundamente creas. Algo que te genere pasión.
  2. Proyéctate: Imagina lo que deseas que ocurra en tu vida es una práctica que con mayor o menor grado de consciencia realizamos todos los días. Realizar una práctica diaria sobre aquello que deseas lograr y alcanzar en tu vida es un paso ineludible para el cumplimiento de esta fórmula.
  3. Plantea una estrategia: La estrategia es algo así como el plan o la dieta si quieres bajar de peso. Simplemente aprender a copiarla lo mejor que puedas y en el proceso adicionarle tu personalidad.
  4. Toma acción: Hay 3 maneras para que algo ocurra: acción, acción y acción. Tienes que invitarte inmediatamente a la toma de acción sabiendo que muy probablemente vas a equivocarte muchas veces. Las dos principales acciones de este proceso es autodisciplinarse y evitar la distracción.

 

Lee más: http://persuasum.com/aprende-a-trabajar-menos-y-producir-mas-con-esta-sencilla-tecnica/