Actualmente, casi todas las actividades que realizamos conllevan una serie de consecuencias sobre el medio ambiente.

Unos simples gestos cotidianos bastan para convertir nuestra forma de vida en un acto más respetuoso con nuestro medio:

– Utiliza luces de bajo consumo. Aunque son algo más caras, a la larga se ahorra. Con la tecnología Led se consigue un recorte del 80% de consumo y reducción de emisiones de CO2. Asimismo aprovecha, cuando sea posible, la luz natural y evitar dejar la luz encendida si no estamos en la estancia.

– Ahorra agua. Es un recurso muy valioso que debemos cuidar.
Sustituye el baño por una ducha: consumirás cuatro veces menos agua y energía. No dejes grifos abiertos, por ejemplo, cuando te laves los dientes.

– Apaga el stand-by. Este sistema no corta totalmente el suministro eléctrico del aparato, por lo que apagar la lucecita roja de la televisión, pantalla de ordenador o equipo de música supone ahorrar un 10% de todo lo que consumes.

– Regula las temperaturas. En invierno, tener la calefacción de 19 a 21 grados es más que razonable. En verano, el aire acondicionado entre los 22 y 25 grados será suficiente. Cada grado de más aumenta el 7% en el consumo, y se nota en la factura.

– Utiliza fibras ecológicas. Las fibras naturales como la seda, el algodón orgánico, el bambú, el lino o el cashemere son las más ecológicas. Estas fibras son biodegradables y están libres de aditivos químicos que pueden dañar nuestra salud o del planeta.

– Residuos. Aplicar la Regla de las 3 Erres:
Reduce el volumen de residuos.
Reutiliza los envases.
Recicla todo aquello que no puedas reutilizar.

Intenta evitar productos envasados y, en cualquier caso, que los envases sean   reciclados o biodegradables. Es mejor comprar alimentos a granel y a ser posible producidos localmente (km.0)

No utilices bolsas de plástico. Siempre que puedas mejor las de tela.

Papel. A la hora de imprimir, asegúrate que sea necesario y si lo haces, que sea por las dos caras.

Sobre todo, utiliza siempre los Puntos Limpios o Puntos Verdes de tu población para depositar los diferentes residuos: pilas, electrodomésticos, productos químicos, radiografías, aceite, etc.

 

Ma. ÀNGELS BERENGUEL