El año fiscal acabó el 30 de junio y el sistema informático que revisa sin descanso nuestro rastro financiero se encarga de cotejar, comparar y analizar en busca de indicios de fraude

“Cuando entré en la Agencia Tributaria, a mediados de los ochenta, arriesgarse a defraudar merecía la pena a mucha gente. Era complicado que te pillasen. Ni siquiera teníamos ordenadores en las mesas. Se trabajaba con carpetas, con intuición, abriendo inspecciones o mandando requerimientos por prioridades. Ahora la cosa ha cambiado. Tenemos programas muy potentes que cruzan millones de datos todos los días y que hacen muy difícil escapar al control sin una estructura compleja y buen asesoramiento. Para el común de los contribuyentes, cada vez es más difícil escaparse”. Lo dice un técnico de Hacienda con décadas de experiencia. Alguien que mira atrás y no entiende cómo se podía pensar en controlar a los contribuyentes sin la ayuda de máquinas.

El fisco, administración pionera en el cruce de datos informatizados en España, está llevando a un nuevo nivel el tratamiento de nuestro rastro fiscal y personal, aprovechando la información disponible sobre nuestras vidas en cientos de bases de datos y en internet. “Ahora estamos llegando a una etapa crucial en la que se requiere dar otro salto cualitativo”, dice José Luis Groba, presidente de la Asociación de Inspectores de Hacienda. Las prioridades, explica, pasan por incrementar el uso del llamado ‘big data’, la recolección y análisis de ingentes cantidades de información en busca de patrones, discrepancias…

En el campo tributario, los resultados de cada pequeño salto tecnológico son inmediatos. Solo así se explica que la AEAT consiga batir récords de recaudación cada año en la lucha contra el fraude a pesar de haber perdido cerca de 4.000 efectivos durante la crisis. El factor decisivo, coinciden las fuentes consultadas, se encuentra encerrado en los 27.000 metros cuadrados del Departamento de Informática, en la calle Santa Magdalena de Madrid. “Allí más que un gran superordenador lo que tenemos es una granja de ordenadores y programas”, describen.

Gran Hermano

No se trata, concretan, de una ‘máquina gigante’ como antaño, sino de torres conectadas en red y protegidas por un ‘firewall’ contra intrusos y ‘hackers’. El sistema cuenta con una réplica exacta, “de respaldo”, en otro lugar de la Comunidad de Madrid. “Y cada edificio”, indican fuentes de la AEAT, “está dotado de la capacidad de proceso y almacenamiento necesaria para dar servicio a toda la demanda requerida”. Por lo que pudiera pasar, disponen también de otras dos copias de seguridad que funcionan en sincronía. “Para fallos lógicos y de aplicación tenemos copias de seguridad con distintas políticas, entre cuatro y 10 copias de los datos, que se guardan en el centro principal”.

La ‘granja’ de ordenadores que vigila nuestra actividad es capaz de rastrear datos personales provenientes de cerca de mil fuentes distintas. Desde movimientos bancarios a páginas de comercio electrónico, pasando por catastros, por la DGT, los concesionarios de coches o las agencias tributarias de terceros países, cada vez más interconectadas gracias a acuerdos como este… “Cada año se añaden nuevas fuentes de información. Por ejemplo, ahora tenemos una herramienta para rastrear automáticamente las webs de alquiler de pisos turísticos —tipo AirBnb—. También recibimos datos de las compañías eléctricas, lo que nos permite identificar alquileres sin declarar y demostrar que están siendo ocupados”, detalla Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Ghesta).

Si quieres seguir leyendo… http://www.elconfidencial.com/economia/2017-07-10/asi-funciona-la-granja-de-ordenadores-que-esta-revisando-tu-declaracion-de-la-renta_1411090/

 

Fuente:
http://www.elconfidencial.com/economia/2017-07-10/asi-funciona-la-granja-de-ordenadores-que-esta-revisando-tu-declaracion-de-la-renta_1411090/