Existe una serie de gastos especiales que suscitan problemas por su difícil justificación. A priori, siempre que estén afectos a la actividad los gastos son deducibles pero el criterio estricto de Hacienda para demostrar su vinculación imposibilita su deducción.

  • Suministros de la vivienda afecta a la actividad. Este era el caballo de batalla antes de la reforma de autónomos. Existía la norma tácita, no escrita, por parte de Hacienda para poder deducirte la totalidad de las facturas de los suministros afectos siempre que se demostrara su vinculación. Y ahí es donde Hacienda ponía la mayor parte de las trabas. Ahora las tornas han cambiado, pero mínimamente. La nueva ley de autónomos permite al autónomo deducirse el 30% de las facturas sobre el total de la superficie destinada a la actividad.
  • Teléfono móvil. Solo en caso de tener dos líneas diferenciadas, una para uso particular y otra para profesional, podrás deducirte la totalidad de la factura de esta última.
  • Vehículo particular y gastos asociados. Solo en el caso de que puedas demostrar que el uso del vehículo es exclusivamente laboral será posible desgravarlo en el IRPF. El reglamento del impuesto no considera afectados los vehículos cuyo uso sea para actividades económicas y al mismo tiempo para uso particular. De esta forma, los autónomos que no se dediquen al transporte de mercancías, transporte de viajeros, enseñanza de conductores, desplazamientos de agentes de comerciales tendrán imposible la deducción de los gastos de su vehículo en el IRPF.

 

Leer más: https://infoautonomos.eleconomista.es/fiscalidad/gastos-no-deducibles-en-irpf-e-iva/?_ga=2.189254638.452892083.1516691749-2019391902.1428470562