Para tener finanzas sanas en tu negocio es fundamental que te fijes un sueldo. Aprende a calcular el verdadero valor de tu trabajo.

Existen dos métodos para calcular tu valor en el mundo laboral:

  1. Valor en el mercado abierto. Dados tus conocimientos y destrezas, ¿cuánto te pagaría un empleador? Aunque ese salario no toma en cuenta el tiempo adicional invertido en arrancar tu negocio, no hay que dejar de lado el ingreso que estás sacrificando para emprender como un punto de referencia útil para determinar tu sueldo.
  2. Compañías similares. ¿Cuánto se pagan a sí mismos los dueños de empresas (de tamaño similar a la tuya) en la misma industria y región geográfica? Para obtener salarios comparables, consulta a otras personas que se encuentren en la misma situación que tú o pide asesoría en las cámaras o asociaciones locales.

Hay que advertir que ninguno de estos métodos considera el trabajo adicional que estarás asumiendo como propietario ni el riesgo que trae consigo comenzar un negocio. Por eso, algunos emprendedores agregan a su primer sueldo entre un 3 y un 5% para compensar las responsabilidades extra y el riesgo. O bien, hay quienes quedan satisfechos con la idea de que el éxito a largo plazo de su empresa compensará los contratiempos.

Piensa siempre en tu negocio

Ya que sepas cuánto necesitas para llevar una vida tranquila y cuál es el salario que mereces, llegó el momento de cotejar las cifras con las finanzas reales de tu empresa. Para ello, necesitas revisar la proyección de flujo de efectivo en tu plan de negocios y asegurarte de que está entrando suficiente dinero como para cubrir tu propio esquema y otros gastos de operación.

 

Leer más: https://www.entrepreneur.com/article/264185