Cómo crear una empresa donde los “cracks” quieran estar

El ponente de Vistage, David Smith, dedicó 15 años transformando a Asda en una compañía que fue nombrada “Mejor lugar para trabajar en el Reino Unido” en 2002 por el Sunday Times.

Para David, hay siete factores clave que entran en juego al definir o transformar la cultura de un negocio:

  • Contrata por actitud, y forma en las habilidades. Como dice David, la forma en que contratas puede tener un gran impacto en la cultura de su empresa. Una nueva contratación puede tener un impacto positivo o negativo en la empresa y su cultura: debes asegurarse de que ocurre lo primero, y esto es más probable si contratas a un recién llegado optimista que a un veterano experimentado… y amargado.
  • Comunica, comunica, comunica. Los correos electrónicos esporádicos que detallan las novedades de la empressa no son suficientes. Debes comunicarte con los trabajadores de manera regular, inspiradora y constante. Si utilizas el correo electrónico, incluye imágenes y titulares y asegúrate de que el tono no sea corporativo genérico, sino adecuado para la cultura que está tratando de crear. Sin embargo, la comunicación cara a cara siempre es más poderosa e inspiradora.
  • El poder de la escucha. Escuchar, dice David, es la forma más alta de respeto que puedes darle a una persona. Y, en su opinión, las culturas empresariales de mayor rendimiento adoptan mecanismos regulares para escuchar a sus empleados y tener en cuenta sus ideas.
  • Estilo de liderazgo y gestión. Tu estilo de liderazgo debe coincidir con los valores de su empresa, y debes revisarlo regularmente. Recuerda, tus empleados estarán atentos a tu comportamiento todo el tiempo, y la forma en que lideres afectará a toda la cultura de tu empresa.
  • Elimina a los trabajadores de bajo rendimiento y motiva a  tu talento. A menudo se habla de estas acciones como “gestión del desempeño”. Ambas actividades deben ser simultáneas. Da feedback a quienes tienen un bajo rendimiento y muéstrales la mejor manera de progresar, y mientras tanto, ten un plan para que avancen las carreras de quienes tienen verdadero talento.
  • Reconocimiento. No subestimes la importancia de agradecer a la gente. Reconocer el desempeño de las personas fomentará su felicidad, lealtad y productividad durante mucho tiempo.
  • Diviértete y crea sentido de comunidad. Grandes organizaciones, dice David, divertíos!. Tus trabajadores deben disfrutar de estar en el trabajo, del trabajo que están haciendo y de pasar tiempo con las personas con las que están trabajando.

 

Leer más: https://spain.vistage.com/como-crear-una-empresa-donde-los-cracks-quieran-estar/

Dime cómo se comporta tu jefe y te diré qué mentalidad tiene

El estilo para dirigir y la capacidad para liderar depende del tipo de mentalidad: fija o de crecimiento

Los jefes tienen la facultad de convertir un trabajo maravilloso en una pesadilla. O todo lo contrario. De una manera u otra, ejercen una fortísima influencia en el día a día de sus trabajadores.   Dweck indica que la mentalidad de los jefes puede ser de dos tipos: fija o de crecimiento. Su estilo de dirigir y su capacidad para liderar dependerá de cuál de ellas cultive. Da igual que sea una directiva, un mando intermedio o una coordinadora de un campamento, el resultado es siempre el mismo.

Los jefes con mentalidad fija suelen rodearse de personas menos brillantes para impedir que les hagan sombra. Evitan hablar del error, porque sienten que les compromete. Se ponen todas las medallas, no reconocen los méritos de los otros y utilizan a menudo la técnica del palo y la zanahoria como herramienta de motivación. Estos jefes valoran mucho la jerarquía y se agarran al poder con fuerza porque saben que no son capaces de reinventarse. En el fondo, subyacen miedos e inseguridades que pueden haberse gestado durante la educación que han recibido. La buena noticia es que la mentalidad fija se puede compensar con la otra mentalidad, la del crecimiento.

Si un superior tiene mentalidad de crecimiento contará con una actitud de aprendiz eterno y asumirá retos, porque estos le permitirán seguir descubriendo cosas. Estos jefes aceptan y hablan de los errores abiertamente y los gestionan de manera positiva. Saben que es el precio para avanzar en cualquier proyecto que se propongan. Tienen interés real por las personas, les ayuda a crecer y reconoce tanto los méritos como los esfuerzos invertidos. Por eso, no es de extrañar que este tipo de jefes sean los que más impacto positivo tienen en la motivación y en la productividad de sus equipos.

 

Leer más: https://elpais.com/elpais/2019/11/25/laboratorio_de_felicidad/1574659881_525019.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM#Echobox=1574708824

Recuerda: la gente hace cosas y tú decides si te afectan o no

La gente hace cosas que nos afectan, que no siempre armonizan con nuestros gustos, con nuestros principios o valores. Sin embargo, solo tú decides hasta qué punto te pueden afectar o no. Porque amargarnos por lo que no se puede cambiar es perder calidad de vida. Al fin y al cabo, se trata de algo tan sencillo como «ser y dejar ser».

¿Cómo evitar que este tipo de actitudes nos afecten?

No se trata en absoluto de ser pasivos, de llevar a cabo la «no resistencia» donde convertirnos poco a poco en las dianas de todas las flechas envenenadas. El conocido analista laboral y escritor Daniel Pink nos introduce un término muy interesante a la vez que útil en este mismo contexto: la flotabilidad.

Para comprenderlo basta con visualizar una preciosa boya suspendida en el mar. Este objeto sabe muy bien lo que es y cómo la trata el océano, sin embargo, jamás se hunde. Siempre está a flote sobre la superficie sin importar los embistes del océano o las tormentas.

Esta resistencia mental proviene de ese punto sutil de equilibrio y fortaleza donde uno sabe muy bien cuáles son sus valores, sus firmezas interiores y sus amarres emocionales.

 

Leer más: https://lamenteesmaravillosa.com/la-gente-cosas-decides-te-afectan-no/

Cuatro tips para generar emociones positivas en casa

Si queremos educar en la felicidad, necesitamos enseñar a nuestros hijos a gestionar sus emociones. El trabajo debe comenzar en casa. Veamos cuatro tips de cómo hacerlo:

  1. Prestar atención a los temas que hablamos con más frecuencia.Nuestras conversaciones nos definen. Si estamos siempre quejándonos del trabajo o de la situación del país estaremos creando un entorno de tensión y de preocupación que a los pequeños les costará superar. La interpretación del mundo que ellos hacen depende de cómo se lo traslademos. Si necesitamos conversar sobre algún problema tenemos que enfocarlo desde las acciones que vamos a emprender para resolverlo. O desde el aprendizaje que obtenemos. Es distinto decir “qué poco me gusta mi trabajo” a reconocer “no me gusta mucho mi trabajo, pero también me ofrece cosas positivas”. O plantear “voy a buscar soluciones a mi trabajo, para que me guste más”. Quedarse anclado en la queja nos vacía… y vacía a quienes nos rodean.
  2. Seamos rápidos para pedir perdón. Todos nos equivocamos. Ser padres es una tarea difícil que, muchas veces, nos despierta un sentimiento de culpabilidad. Discutimos, tenemos malos días y nos sentimos mal porque no hemos llegado a tiempo de ayudar a nuestros hijos con sus deberes. En esos casos vale la pena disculparse. Si nos gusta que nuestros hijos lo hagan, tenemos que dar ejemplo y guardar nuestro orgullo en un cajón. De esta forma, conseguimos que los más pequeños vivan el error de una manera más natural.
  3. Hablemos de los logrosy del esfuerzo. Es recomendable felicitar a nuestros hijos con sinceridad, aunque sea por un dibujo que ha traído del colegio. El reconocimiento debe ser sobre los resultados y sobre el esfuerzo, ya que no siempre conseguirán lo que se propongan. Cuando las cosas no les salgan bien es recomendable ayudarles a incluir la palabra “todavía”. Cuando nos digan “no sé hacer un puzle”, por ejemplo, hay que enseñarles a decir: “No sé hacer el puzle todavía”. De ese modo, conseguimos que entren en la mentalidad de crecimiento y las emociones positivas.
  4. Los tres agradecimientos del día. El psicólogo Tal Ben-Shahar, profesor de la Universidad de Harvard y experto en felicidad, recomienda que antes de dormir agradezcamos las tres cosas positivas que nos han sucedido a lo largo de nuestra jornada. Podemos ponerlo en práctica durante la cena, cuando leemos un cuento a nuestros hijos o cuando le damos un beso de buenas noches. La finalidad es muy clara: incorporar el hábito de ver el vaso medio lleno y no medio vacío, algo que es fundamental para transformar emociones negativas en positivas

 

Leer más: https://elpais.com/elpais/2019/11/18/laboratorio_de_felicidad/1574056434_006890.html?rel=mas

5 Consejos para superar la temida cuesta de enero

Superados los excesos de las Navidades, arrancamos el mes de enero con la cabeza puesta en cómo sanear nuestra cuenta bancaria- Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recalcan la importancia de «revisar las costumbres cotidianas» y ajustar los gastos «sin grandes esfuerzos pero con elecciones adecuadas» para superar así la cuesta de Enero.

Según un estudio elaborado por Fintonic Radiografía del consumo en España, la cuesta de enero recortará el presupuesto de los hogares españoles un 8%.

A continuación, te ofrecemos 5 sencillos consejos para superar la cuesta de enero ¡con nota!:

 

Cuidado con las ofertas y descuentos. Lógicamente, en estas fechas tan señaladas surgen muchos descuentos y ofertas que podemos aprovechar para darnos un capricho. Compra únicamente aquello que necesitas o que realmente quieres.

Elimina los gastos extra. Si tienes televisión por cable y casi no la usas, es un gasto extra. También se incluye el gimnasio que pagas pero que nunca vas o el café que te tomas diariamente en el bar en vez de en casa. Todo lo que puedas sustituir, hazlo. Conseguirás ahorrar un montón de dinero.

Tener una lista de las compras que necesitas es una forma maravillosa de saber lo que puedes o no puedes consumir. Haz listas como las de toda la vida, es decir, escribe manualmente lo que vas a comprar para las comidas y cenas, y los regalos. Así verás gráficamente lo que vas a comprar, y podrás valorar el gasto que va a suponerte.

Utilizar ayudas de financiación es sólo una buena opción si sabemos que podemos hacerle frente el mes siguiente, y el siguiente… Si tienes dudas consulta con tu asesor de confianza de Incrementa.

Y, finalmente, es el momento para la dieta. Después de los gastos navideños, lo mejor es que empieces a comer productos más sencillos. Verdura, pollo, fruta… Productos baratos que, además, te ayudarán a volver a  tener una alimentación equilibrada tras las fiestas.

 

Leer más en: https://www.fintonic.com/blog/como-superar-la-cuesta-de-enero/

 

Cómo administrar tu tiempo con la regla 80/20

Tanto si eres un empresario experimentado como si estás lanzando tu primer negocio, estoy seguro de que has escuchado de la regla 80/20, es decir, el Principio de Pareto. Después de todo, ya está sobre la mesa: el Principio de Pareto puede aplicarse a cualquier cosa que midas, tanto en tu vida personal como en los negocios.

Si no estás muy seguro de lo que es la regla 80/20, o cómo puedes usarla para mejorar la forma en la que administras tu tiempo, lo vas a entender en corto. El Principio de Pareto puede ser la respuesta.

¿Cómo aplicar el Principio de Pareto a la administración del tiempo?

Este principio es un concepto desarrollado por el economista italiano Vilfredo Pareto en 1895, tras darse cuenta de que 20 por ciento de la población era dueña de 80 por ciento de la tierra. Esto lo llevó a la conclusión de que toda la actividad económica podía aplicarse a este principio.

Brian Tracy lo explica así: “Esta regla dice que 20 por ciento de tus actividades te dará 80 por ciento de los resultados”. Por ejemplo, “20 por ciento de tus clientes te darán 80 por ciento de tus ventas. 20 por ciento de tus productos o servicios te darán 80 por ciento de tus ganancias. Y 20 por ciento de tus tareas equivaldrá al 80 por ciento del valor de lo que haces, y más.”

¿Cómo aplica esto a la administración del tiempo? Tracy dice: “si tienes una lista de 10 cosas por hacer, dos de esas cosas valdrán mucho más que las otras ocho juntas”.

En otras palabras, 80 por ciento de tus resultados deben venir de 20 por ciento de tu tiempo. No te preocupes si las cifras no son exactamente 80 y 20, la idea es que la mayoría de las cosas no están distribuidas equitativamente. ¿Significa que debes trabajar menos? No precisamente. Lo que busca este concepto es motivarte a que te enfoques en las cosas que realmente importan, sobre todo en las tareas que nos ayudan a llegar a nuestros objetivos.

Piensa nuevamente en las cosas que tienes que hacer

Con este principio en mente, cambia la forma en la que haces tus listas de pendientes. Por lo general, estas listas consisten en cosas simples que pueden no ser las más importantes o las que deberías estar haciendo. Tus listas deberían reflejar tus prioridades, tomando en cuenta si el esfuerzo que implican vale la pena.

 

Leer más: https://www.entrepreneur.com/article/332936

Cómo funciona y se entrena una mente exitosa

Ocho factores para dominar una mente exitosa

Autoconciencia

No sólo te ayudará a conocerte mejor, también sabrás cómo y cuándo relacionarte con el resto del mundo.

De acuerdo con los autores, la autoconciencia se relaciona directamente con el medidor de talento y el acelerador de esfuerzos y puedes reforzarla a través de la meditación y el bienestar personal.

Como tip, se recomienda meditar cada mañana y practicar actividades como yoga, natación u otras que te permitan mantener un equilibrio físico y mental.

Motivación

Necesitas un impulso para ganar. Para muchos sería el reconocimiento, para otros la satisfacción personal, en otros casos la familia o los hijos; sea cual sea el caso, necesitas cultivar estos motivadores.

Para los autores, hablar de motivación tiene que ver con el acelerador de esfuerzos y el láser de metas.

Concentración

Podemos centrarnos en una sola palabra: mindfulness. Debes fijarte en lo que realmente importa y en aquello que te beneficia, deja de desechar esfuerzos y enfócate en crear buenas oportunidades. La concentración actúa sobre el láser metas, el acelerador de esfuerzos y el radar de oportunidades.

Te recomendamos leer también Mindfulness: 4 ritos para enfocarte en lo importante

Equilibrio emocional

Sí, una vez más inteligencia emocional. Esto influye directamente en el radar de oportunidades, en el láser de metas y en el indicador de riesgos. Te recomendamos leer nuestra guía completa: Cómo aprovechar tu inteligencia emocional en la oficina

Memoria

¿De qué te sirve saber demasiadas cosas si no las usas de manera estratégica para tener una mente exitosa?

No se trata de saber o aprender lo que más se pueda, se busca que lo aprendido sea fructífero para el día a día. Asegúrate que cada cosa que aprendas puedas ejecutarla y utilizarla para beneficio propio.

Resiliencia

“El arte del aguante: el cerebro de un triunfador se recupera de los retos de la vida haciendo frente a las deficiencias, errores y fracasos, sean autogenerados o producto de las circunstancias.

Los triunfadores reformulan los fracasos para que trabajen en su beneficio, y saben que cuando las cosas no salen como se planearon, el viaje no necesariamente ha llegado a su fin, y que de hecho el fracaso suele esconder una nueva oportunidad”, indican los autores.

Adaptabilidad

Este factor influye en las cinco herramientas al mismo tiempo y es la capacidad del cerebro de renovarse constantemente para hacerle frente a nuevas circunstancias.

El cerebro se ejercita de esta manera y se hace fuerte en las partes que necesita, por ejemplo: los taxistas tienen el hipocampo derecho más grande de lo común, los músicos mantienen más activa el área de Broca y los matemáticos el lóbulo parietal.¡Ejercita tu cerebro!

Cuidados del cerebro

Y entramos en los factores externos. El buen funcionamiento de una mente exitosa también depende de cómo lo cuidemos, es decir: darle una alimentación adecuada, actividad física constante, lectura y aprendizaje diario, un sueño reparador, entre otros hábitos.

 

Leer más: https://www.altonivel.com.mx/liderazgo/management/mente-exitosa-como-funciona-y-se-entrena/

 

 

El “Cohousing” contra la soledad “viejoven”

La generación que ahora cumple 60 años busca un nuevo modelo de vida, a base de compartir piso, cuidados y tareas con amigos.

Maribel e Ignacio viven en un chalet de dos plantas, con un jardín interior donde corretea su perro, en Valencinas, a las afueras de Sevilla. Una casa espaciosa donde, a priori, cualquier matrimonio a las puertas de la jubilación querría pasar sus años de retiro. Una idea que, sin embargo, no entra en sus planes. El matrimonio aspira a vivir esta nueva etapa de su vida, lo que se ha bautizado como madurescencia, junto con otros amigos, cuidándose los unos de los otros, compartiendo e intercambiando aficiones, manteniendo una vida activa y garantizándose su autonomía personal en un lugar diseñado por ellos de acuerdo con sus necesidades. “Nos negamos a ser una carga para nuestros hijos y no queremos acabar viviendo solos o en una residencia que no nos podemos permitir; queremos estar rodeados de gente que nos entienda, con la que compartamos intereses y que juntos podamos atendernos entre todos”, explica Ignacio desde el sofá de su salón.

Este fenómeno, asentado desde hace años en el centro y el norte de Europa, aún está dando sus primeros pasos en España, pero se está expandiendo con gran rapidez. En la actualidad hay unos 30 proyectos en todo el país, la mayoría ubicados en Andalucía, Cataluña y Madrid. “El cohousing es una forma de revolucionar el envejecimiento”, afirma Pedro Ponce, impulsor de una iniciativa de Senior Cohousing en Huelva. La forma de envejecer en el siglo XXI no tiene nada que ver con la del siglo XX. Una inercia más de la generación de los babyboomers, la que rompió moldes con el Mayo del 68. “El concepto de envejecimiento ha cambiado, envejecer ya no es sinónimo de deterioro, es una etapa más, como la adolescencia, con sus nuevas tareas de identidad”, explica José. A. Sánchez Medina, psicólogo de la universidad Pablo de Olavide de Sevilla y experto en cohousing. “El cohousing permite elegir con quién quieres vivir y envejecer. Esta solución habitacional permite luchar contra la soledad porque recupera las relaciones de vecindad y promueve un envejecimiento activo”, incide el profesor.

 

Leer más: https://elpais.com/sociedad/2019/04/20/actualidad/1555761718_539199.html

5 formas de innovar dentro de la empresa

No innovar en la empresa es tomar el camino directo hacia el fracaso.

#1 ENCUENTRA UNA NUEVA NECESIDAD Y CÚBRELA

Las industrias se encuentran en continua evolución, mantenerse al día de las novedades de otros sectores es una buena forma de buscar oportunidades de innovación para nuestro sector. Encontrar un “espacio vacío” en el mercado no es fácil, aunque con las herramientas disponibles hoy en día podemos investigar e inspirarnos en lo que ocurre en otros sectores.

#2 SÉ FLEXIBLE EN LA OPTIMIZACIÓN DE PROCESOS

Muchos negocios, sobre todo los más grandes, son reacios a cambiar sus métodos de trabajo. Existen múltiples procesos que podrían mejorarse, pueden ser pequeñas acciones del día a día u otras más grandes, internas o externas… Lo importante es cuestionar los procesos para dar pie a mejorarlos o automatizarlos tanto dentro como fuera de la empresa.

#3 DISTRIBUCIÓN Y EMPLAZAMIENTO DE TU PRODUCTO O SERVICIO

Internet y la globalización y conexión de los mercados internacionales suprime muchas barreras para casi cualquier tipo de producto o servicio. Si te encuentras en un mercado saturado, encontrar nuevas formas de distribuir o colocar tu producto pueden ser una vía muy favorable para innovar.

#4 LAS SINERGIAS

Colabora con agentes externos. Ya sean otras marcas de sectores diferentes o profesionales independientes, crea nuevas colaboraciones con personas, instituciones u organizaciones que puedan aportar una nueva perspectiva a tu forma de trabajar y a lo que ofreces.

#5 ACTUALIZA TU PRODUCTO O SERVICIO

Se trata de algo evidente pero hay muchas compañías que no lo practican. La tecnología avanza deprisa y debemos mantener una oferta interesante y competitiva. Además es importante escuchar a nuestros clientes y a los potenciales consumidores para adaptar nuestro producto o servicio a sus demandas.

 

Leer más: https://www.lexington.es/blog/formas-innovar-dentro-empresa/?utm_source=fb&utm_medium=rrss&utm_campaign=post_promo&par_campaign=INT-Social-FAC_Post_PRO-nov2019

Dime cómo se comporta tu jefe y te diré qué mentalidad tiene

Los jefes tienen la facultad de convertir un trabajo maravilloso en una pesadilla. O todo lo contrario. De una manera u otra, ejercen una fortísima influencia en el día a día de sus trabajadores. Debemos reconocer que nadie nace sabiendo liderar, pero se puede aprender. Para conseguirlo hace falta abrir la mente. O mejor dicho, tener la mentalidad adecuada, como sugiere el maravilloso trabajo de Carol Dweck, profesora en la Universidad de Stanford. Dweck indica que la mentalidad de los jefes puede ser de dos tipos: fija o de crecimiento. Su estilo de dirigir y su capacidad para liderar dependerá de cuál de ellas cultive. Da igual que sea una directiva, un mando intermedio o una coordinadora de un campamento, el resultado es siempre el mismo. Veamos qué particularidades caracterizan a unos y a otros según el resumen propuesto por la escuela de negocios de UNC Kenan-Flagler, en Estados Unidos.

Los estudios revelan que aquellos superiores que funcionan con mentalidad fija tienden a ver el mundo en absolutos: se tiene talento o no, se sabe hacer esto o no… Para ellos no existe la posibilidad del desarrollo o del esfuerzo. Con esta actitud se aparenta saber de todo o ser más listo que nadie. Los jefes con mentalidad fija suelen rodearse de personas menos brillantes para impedir que les hagan sombra. Evitan hablar del error, porque sienten que les compromete. Se ponen todas las medallas, no reconocen los méritos de los otros y utilizan a menudo la técnica del palo y la zanahoria como herramienta de motivación. Estos jefes valoran mucho la jerarquía y se agarran al poder con fuerza porque saben que no son capaces de reinventarse. En el fondo, subyacen miedos e inseguridades que pueden haberse gestado durante la educación que han recibido. La buena noticia es que la mentalidad fija se puede compensar con la otra mentalidad, la del crecimiento.

Las personas con mentalidad de crecimiento, en cambio, saben que la inteligencia y el talento se pueden desarrollar. A estos jefes les gustan los cambios y se esfuerzan en aprender de cuanto pueden. Si un superior tiene mentalidad de crecimiento contará con una actitud de aprendiz eterno y asumirá retos, porque estos le permitirán seguir descubriendo cosas. Estos jefes aceptan y hablan de los errores abiertamente y los gestionan de manera positiva. Saben que es el precio para avanzar en cualquier proyecto que se propongan. Tienen interés real por las personas, les ayuda a crecer y reconoce tanto los méritos como los esfuerzos invertidos. Por eso, no es de extrañar que este tipo de jefes sean los que más impacto positivo tienen en la motivación y en la productividad de sus equipos.

Cualquier persona, sea jefe o no, tiene las dos mentalidades. Alguien puede ser un apasionado del aprendizaje en su trabajo (mentalidad de crecimiento) y, sin embargo, haber tirado la toalla para aprender otro idioma porque no lo hizo de pequeño (mentalidad fija). Podemos encontrar a alguien que tenga pavor ante cualquier cambio en su profesión y, sin embargo, sea un creativo o un investigador constante en alguna de sus aficiones. También puede darse que una persona que tuvo muchísimo éxito en el pasado por su capacidad de superación, ahora, llegado un punto, se aferre al poder y haga gala de una mentalidad fija. En todos nosotros conviven ambas mentalidades, por eso es importante identificar cuál es la que gana en cada momento y, en especial, cuando se tienen personas a cargo. Que los trabajadores se consideren afortunados de trabajar con su jefe dependerá de la importancia que estos den a una manera u otra de pensar. Algunos creerán que tienen suerte y otros estarán deseando que llegue el viernes como una tabla de salvación.

 

Leer más: https://elpais.com/elpais/2019/11/25/laboratorio_de_felicidad/1574659881_525019.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM#Echobox=1574708824