La empresa dotará de medios al teletrabajador pero la ley deja en el aire el abono de los gastos

El Gobierno aprobó ayer en el Consejo de Ministros el real decreto-ley del Trabajo a distancia, cuyo texto fue pactado con las organizaciones empresariales CEOE-Cepyme y con los sindicatos CC OO y UGT, tras tres meses de negociaciones.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, dio ayer las gracias a los agentes sociales por la negociación de esta norma que, según dijo, ha sido “la más difícil y más compleja” de los cinco acuerdos que ya se han firmado en materia sociolaboral, por su “dificultad técnica”.

De hecho esta complejidad en la redacción del texto se deja sentir desde su primera lectura. Para empezar la norma regulará el teletrabajo sólo de aquellos que lo desempeñen “regularmente”. Esto es, quienes teletrabajen “en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo”. De esta manera, quedan fuera de la norma los teletrabajadores ocasionales o aquellos que, por ejemplo, solo teletrabajen un día a la semana (20% de la jornada).

Pero esta norma también deja fuera a otro colectivo: los empleados que teletrabajen como medida de contención sanitaria derivada de la pandemia de Covid-19 y no como una decisión organizativa de la empresa. “Al trabajo a distancia implantado excepcionalmente en aplicación del artículo 5 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, o como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas de la Covid-19, y mientras estas se mantengan, le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria”, dice la disposición transitoria tercera del texto, que ha sido la más difícil de pactar.

Si bien, la nueva norma sí obliga a que también en estos casos de teletrabajo por Covid-19, las empresas cumplan con dos de las obligaciones que la ley fija en el articulado para el trabajo a distancia estructural, cuando no se deba a la pandemia: la dotación de los medios necesarios para el trabajo a distancia y la compensación de los gastos derivados de su actividad.

Pero es en la redacción de estas dos obligaciones donde surgen algunas incógnitas en cuanto a los efectos de su aplicación en la práctica. Concretamente la citada disposición adicional tercera, que excluye el trabajo por Covid de la norma, estipula que también en el trabajo a distancia por la pandemia “las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario”.

Aunque seguidamente añade: “En su caso, la negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados para la persona trabajadora de esta forma de trabajo a distancia, si existieran y no hubieran sido ya compensados”.

Según esta diferenciación entre la clara y nítida obligación empresarial de aportar los medios y herramientas de teletrabajo y, por otra parte, la remisión a la negociación colectiva en el caso de la compensación de gastos, cabe interpretarse que deja en el aire el abono de estos últimos. De hecho, si una empresa no tiene un convenio colectivo o no llega a un acuerdo con la representación de los trabajadores, esos gastos no se compensarían –aunque sí la dotación de medios– y no cabrían acciones de reclamación individual ni colectiva.

“La intención del legislador es que las empresas que se han visto forzadas al teletrabajo no tenga que abrir el melón de los gastos, aunque sí doten a los trabajadores de las herramientas necesarias para trabajar a distancia”, opina Daniel Cifuentes, socio del Área Laboral del bufete Pérez-Llorca.

En este escenario se abren otras dudas: ¿Qué son los medios o herramientas y qué son los gastos derivados?; ¿La contratación de una línea wifi es un medio o un gasto? Desde CC OO indican que una ley como esta no puede descender a tanto detalle y, por tanto, explican que para establecer la diferencia hay que ir al articulado general de la ley. Si bien este tampoco lo aclara y remite al acuerdo formal por escrito de teletrabajo entre empresa y empleado –que no están obligadas a hacer las compañías donde se teletrabaje por el Covid-19– donde se deben enumerar qué son medios y qué son gastos relacionados con esos medios.

Es por eso que Jesús Lahera, profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad Complutense de Madrid y consultor de Abdón Pedrajas, advierte que, aunque las empresas que hayan optado por el teletrabajo por motivos de la crisis sanitaria no estén obligadas a formalizar el acuerdo del trabajo a distancia, “en muchos casos las compañías van a tener que llegar a algún tipo de acuerdo con los trabajadores para enumerar los medios y herramientas de los que se deben dotar, por la seguridad jurídica de ambas partes”.

Dicho esto, Lahera coincide que en el caso de la compensación de gastos “habrá problemas porque eso no se puede pactar de la noche a la mañana en la negociación colectiva porque la inmensa mayoría de los convenios ni siquiera mencionan el trabajo a distancia”.

Otra cuestión donde surgen dudas interpretativas es a la hora de determinar cuando se produce el teletrabajo “como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas de la Covid-19” y por lo tanto en este caso seguiría operando la legislación ordinaria. En CC OO consideran que las restricciones administrativas deben estar detrás de la decisión empresarial de teletrabajar; pero desde la patronal consideran que puede obedecer a una decisión preventiva de la empresa. En este último caso Cifuentes indica que “el teletrabajo debería estar justificado, al menos, por el servicio de prevención”.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/22/economia/1600804201_413772.html

BNEW elige la Estació de França, la Casa Seat y el Movistar Centre como escenarios

Barcelona se prepara para acoger, entre el 6 y el 9 de octubre, un evento que puede marcar un antes y un después en la forma en la que hasta ahora se han celebrado los congresos. La pandemia del Covid-19 ha obligado a repensar este tipo de eventos, por lo que el Consorci de la Zona Franca ha alumbrado un nuevo formato híbrido de encuentro empresarial totalmente disruptivo y que espera reunir a más de 10.000 asistentes.

Se trata de la Barcelona New Economy Week (BNEW), un evento 100% profesional pensado para contribuir al proceso de reactivación económica y que tendrá cinco grandes ejes temáticos: Inmobiliario, Ecommerce, Logística, Industria Digital y Zonas Económicas.

Así, de forma simultánea y durante cuatro días se celebrarán estos cinco eventos, que se emitirán en directo a través de Internet, con la participación de más de 300 ponentes repartidos en 120 sesiones.

El objetivo del Consorci de la Zona Franca es ayudar a posicionar Barcelona como un player clave en la nueva economía, además de visibilizar el potencial de la ciudad en materia de emprendimiento e industria 4.0.

Ubicaciones emblemáticas para un evento disruptivo

El BNEW contará con cinco platós (uno para cada eje temático) ubicados en tres emblemáticas localizaciones. Se trata de la Estació de França, la recién estrenada Casa Seat y el Movistar Centre.

En estos tres espacios se celebrarán de forma presencial todas las sesiones del BNEW, que podrán seguirse por streaming. Concretamente, la Estació de França será el escenario del BNEW Logistics, el BNEW Ecommerce y el BNEW Real Estate. Además, también acogerá la emisión de todas las sesiones denominadas Inspirational Talks, unas intervenciones que serán comunes para los cinco ejes temáticos.

Los Inspirational Talks están dirigidos principalmente a directivos y cuadros de mando de empresas para ayudarles a mejorar su rendimiento y la eficiencia en gestión de equipos.

Por su parte, la Casa Seat es el espacio elegido para llevar a cabo el BNEW Economic Zones, mientras que el Movistar Centre albergará los contenidos del BNEW Digital Industry.

Con este gran evento híbrido, el Consorci de la Zona Franca quiere analizar los retos y las oportunidades que emergen en la etapa post-Covid, así como ayudar a ampliar conocimientos, resolver dudas, anticiparse al futuro y retroalimentarse de las opiniones de otros expertos en un formato ágil e innovador.

Además de las conferencias magistrales o Inspirational Talks, el BNEW cuenta con un extenso programa de debates y paneles temáticos que involucrarán a más de 300 expertos.

Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca, destaca  “la importancia que tiene la colaboración de empresas tan relevantes para la economía y la imagen del país con el BNEW”, en referencia a Seat, Telefónica y Adif.

 

Foto: Commons Wikimedia

Leer más: https://www.thenewbarcelonapost.com/bnew-elige-la-estacio-de-franca-la-casa-seat-y-el-movistar-centre-como-escenarios/

Móviles y PCs de empresa, ¿salario en especie?

En el marco de las negociaciones de la Ley del Teletrabajo, el pasado martes saltaron todas las alarmas cuando el diario Expansión se hacían eco de que muchas empresas estaban recibiendo actas, por parte de las autoridades de Trabajo y Hacienda, para la regularización de las cuotas correspondiente por el salario en especie que entienden constituyen los móviles o los ordenadores que las empresas ceden a sus empleados. Pero más allá de lo llamativo de la noticia, ¿hasta qué punto pueden considerarse salario en especie el uso por los empleados de estas herramientas de la empresa?

Pues bien, para conocer el límite de aquello que puede considerarse salario, en este caso en especie, hemos de acudir al Estatuto de los Trabajadores, que en su artículo 26 nos facilita una definición ciertamente sencilla, considerando salario la totalidad de las percepciones, en metálico o en especie, que perciba el trabajador en retribución por su trabajo efectivo o por los descansos computables como trabajo (fines de semana, vacaciones, etc.). Esta definición ha de ser completada con una importante presunción (iuris tantum) creada por la jurisprudencia laboral, en virtud de la cual todo lo que percibe el trabajador del empresario, es salario, salvo que se pruebe el carácter diferente de estas retribuciones. En cuanto al concepto específico del salario en especie, entienden nuestros tribunales que tendrá tal consideración de tal: la utilización, consumo u obtención, para fines particulares de bienes, derecho o servicios proporcionados por la empresa al trabajador (STS 24/12/2001). Por la importancia práctica que tiene para la cuestión objeto de este artículo, resulta muy relevante el requisito que fijan los tribunales para la consideración de salario en especie sobre los “fines particulares”, y es que, como se explicará a continuación, será este aspecto el que determine la consideración del bien en cuestión como herramienta de trabajo, o salario en especie, o ambas.

De salario del trabajador, como es conocido, se detraen mensualmente las correspondientes cantidades destinadas al abono de los diferentes conceptos recaudados por la Seguridad Social, y al pago a cuenta del IRPF, estando incluidas también las cantidades correspondientes con el salario en especie. Para ello, se utilizan las normas de valoración de las prestaciones en especie contenidas en la normativa de Seguridad Social y tributaria. A efectos de establecer la consideración de salario en especie o no de uno de estos bienes o servicios que el empresario otorga al trabajador, resulta determinante el hecho de si el empleado disfruta de estas herramientas o beneficios para uso particular. A modo de ejemplo, no tendría la misma consideración un coche que el empleado utiliza exclusivamente durante su jornada laboral, que aquel que utiliza durante su jornada laboral y una vez terminada esta, que el que pudiera utilizar únicamente fuera de su jornada laboral y para fines personales.

Continuando con el ejemplo expuesto, mientras que en el primer caso el coche sería una herramienta de trabajo y por lo tanto, no tendría que cotizar a la Seguridad Social ni tributar, en los otros dos supuestos el disfrute del coche sí se consideraría salario y por lo tanto, sí estaría sujeto a cotización y tributación. Si el uso es mixto, en la proporción en la que sea para uso particular, y enteramente sujeto si fuese utilizado exclusivamente para fines particulares.

En conclusión, si la empresa cede al trabajador de forma gratuita bienes o servicios para su uso particular, estos deberán incluirse dentro de su masa salarial, por lo que estarán sujetos a cotización y tributación. De esta forma, si se entrega al trabajador un teléfono móvil, un ordenador, una pantalla, o cualquier otro bien similar, la empresa habrá de asegurarse que el uso de estos sea exclusivamente para el desarrollo de la actividad laboral, ya que de lo contrario podrán ser considerados como salario en especie. Y si no hubiesen sido considerados por la empresa como tal, las inspecciones de la Seguridad Social y Hacienda podrán reclamar las cuotas correspondientes por este concepto salarial.

Acerca de esta cuestión, ya se han pronunciado en múltiples ocasiones nuestros tribunales laborales, pudiendo destacar entre estos pronunciamientos la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 26 de octubre de 2005, que a efectos en este caso de fijar la cuantía de la indemnización por despido, entiende que debe incluirse la valoración del vehículo y del teléfono móvil que el empleado utiliza para fines particulares, razonando lo siguiente en cuanto al terminal móvil: “por lo que se refiere a la valoración del teléfono móvil, estima igualmente correcto la Sala el criterio analógico aplicado por el Juzgador de instancia, al distinguir el uso profesional del particular y aplicar el indicado porcentaje del 34,52%, pues será salario en especie en cuanto suponga uso particular y no profesional como herramienta de trabajo.”

Como posible solución a esto, las empresas pueden optar por aprobar políticas de teletrabajo y de uso de medios tecnológicos, en las que se establezcan los límites para el uso de los medios tecnológicos puestos a disposición de los empleados, recogiendo expresamente las prohibiciones del uso personal de los mismos, así como políticas de desconexión digital, que garanticen el descanso del trabajador respecto al uso de estos medio y configuren las limitaciones de utilización de los mismos fuera de la jornada laboral.

 

Leer más: https://revistabyte.es/legalidad-tic/moviles-pcs-salario-en-especie/

Los clubs privados más elitistas para hacer negocios en Barcelona

A los barceloneses siempre se les ha dado bien asociarse por las causas más diversas. Junto a clubes sociales centenarios que reúnen a las elites de la ciudad, florecen nuevos proyectos de clubs económicos, sociales o lúdicos que prometen exclusividad, discreción, privilegios y un entorno afín. El modelo de fondo sigue siendo el club inglés de toda la vida, aunque el correr de los tiempos ha suavizado las formalidades, ha abierto la membresía a mujeres y ha propiciado la emergencia de clubes que tratan de hacer equilibrios para ser exclusivos sin resultar excluyentes.

En las últimas décadas ya hubo algún intento de remozar el concepto de club privado tradicional. Uno de los más conspicuos fue el Círculo Condal, promovido por Juli Capella y Quim Larrea, un experimento erigido al calor de la euforia preolímpica. Pretendía modernizar el concepto de club británico convirtiéndolo en club cultural y recreativo, pero sobrevivió poco tiempo. Hoy acoge la sede de la Fundació Vila Casas en la calle Casp.

Ahora, sin embargo, parece que la cosa va en serio. Este renacimiento del concepto de club privado, hasta hace poco aparentemente caduco, no es un fenómeno local. En Londres triunfan clubs como el 5 Hertford Street, abierto en 2012 y que tiene más de 3.000 aspirantes a ser miembros en lista de espera, gracias a su reputación como el mejor lugar para hacer networking en la capital británica. Tanto este como el Groucho, otro club londinense, preparan su desembarco en Nueva York, en un proceso de expansión que hasta hace poco se antojaría extemporáneo. En Madrid gozan de buena salud lugares como MatadorAlma – es un club femenino, aunque admiten a “algunos hombres buenos” (sic)-, y algunos más castizos, como Argo, Nuevo Club o La Gran Peña. Los exclusivos círculos tradicionales se enfrentan a una nueva competencia cuya consolidación aún está por ver…

Círculo Ecuestre

A través del gran ventanal que se asoma a la avenida Diagonal se contempla el tráfago de la ciudad desde una sala donde reina una calma proverbial. Los propios socios se refieren a sala como ‘la pecera’, en alusión a la habitual presencia de peces gordos en su interior. Desde su inauguración en 1856, el Círculo Ecuestre (Balmes 169 bis) reúne a muchas de las personalidades más influyentes de la vida social y económica barcelonesa, con profusión de apellidos ilustres en su nómina de miembros. El club privado más exclusivo de Barcelona se encuentra en un elegante palacete modernista diseñado por el arquitecto Juan José Hervás Arizmendi en 1910, la casa Pérez Samanillo, adonde se trasladó en 1950. Antes tuvo otras sedes en la calle Sant Pau, en la Rambla de Santa Mònica, en la Plaça de Catalunya y en el Paseo de Gràcia. Esta última fue confiscada y destrozada por los anarquistas de la F.A.I. durante la Guerra Civil. Se define como “un club empresarial privado, selecto y cosmopolita donde ocio y negocio, buena mesa y ejercicio se combinan a la perfección.”

El Círculo Ecuestre tiene acuerdos de correspondencia con más de 180 clubs privados en cuatro continentes a los que se puede acceder mostrando una tarjeta de presentación. Dispone de hasta nueve espacios para la celebración de eventos y reuniones, además de restaurante, gimnasio, una pequeña piscina y un edificio anexo en el que hay 16 habitaciones en las que se pueden alojar miembros del club o sus invitados. El Círculo Ecuestre invita periódicamente a destacadas personalidades, organiza actividades gastronómicas y viajes en grupo para sus socios.

Para ingresar al club debe adquirirse un título con un valor nominal de 4.000 euros y abonar además 5.000 euros en concepto de derechos de ingreso. La cuota mensual es de 93 euros. También las empresas pueden asociarse al Círculo, adquiriendo cuatro títulos y abonando 12.000 euros en concepto de derechos de ingreso. Un total de 28.000 euros que permite dar de alta a entre 2 y 8 socios. En su afán por rejuvenecer la media de edad de sus miembros, el Círculo ofrece condiciones más ventajosas a hijos o descendientes de socios activos. En cuanto al protocolo, hay que vestir traje y corbata dentro de las instalaciones, aunque en ciertos horarios se ha flexibilizado el dress code.

Círculo del Liceo

Se trata del club privado más antiguo de España que mantiene su sede original. Aunque comparte edificio con el Teatre del Liceu, el Círculo del Liceo (La Rambla 65) es completamente independiente del funcionamiento del teatro. Se disputa con el Círculo Ecuestre el título de máxima exclusividad entre los clubes privados de la ciudad, aunque sus actividades están más orientadas a la vida social y cultural que a cuestiones empresariales o económicas.

Cuenta con unos 800 socios, de los cuales aproximadamente un 60% son hombres y un 40% mujeres. Cabe recordar que hasta el cambio de siglo los estatutos del club prohibían la pertenencia de mujeres. La media de edad frisa la cincuentena, y el sistema de cuotas funciona por baremos relacionados con la edad, hay cuotas corporativas y para personas que solo solo piensan permanecer en Barcelona hasta un máximo de 3 años. Es el único club de los consultados que se niega a hacer públicas las cuotas que pagan sus asociados. Por otro lado, para hacerse socio hay que contar con la firma de cuatro socios actuales que avalen la incorporación, además de contar con la posterior aprobación por parte de la Junta de admisiones del club.

Sus miembros disfrutan de una serie de elegantes salones, sala de conferencias, biblioteca, restaurante y servicios diversos, en un edificio emblemático de la ciudad de Barcelona que comparte con el Gran Teatre del Liceu. Mantienen correspondencia con un centenar de clubs repartidos por el mundo, y su patrimonio incluye una valiosa colección de obras de arte modernistas.

Inaugurado en 1847, apenas seis meses después de la inauguración del Gran Teatre del Liceu, todavía hoy es un lugar de referencia para la vida social y cultural de las elites de Barcelona y Cataluña. Organizan conferencias sobre ópera, visitas guiadas a entidades y exposiciones, almuerzos-coloquio con expertos en temas de actualidad, catas de vinos y conciertos de cámara, entre otras actividades.

 

Leer más: https://www.thenewbarcelonapost.com/mas-que-un-club/

Los autónomos societarios ya pueden acogerse a la tarifa plana y reclamar los cobros indebidos

Hasta 100.000 autónomos societarios podrán acogerse a la tarifa plana y reclamar a la Seguridad Social la devolución de cerca de 4.000 euros en cobros indebidos por este concepto.

La nueva medida surte efecto a raíz de una tercera sentencia dictada por el Tribunal Supremo que reconoce a los autónomos societarios un derecho que, hasta ahora, les distanciaba del resto: el de acogerse a la tarifa plana. Se trata de una medida por la que llevaban años luchando un colectivo de, aproximadamente, 100.000 personas que figuran como autónomos societarios.

Existen dos supuestos para considerar a un autónomo societario. El primero consiste en ejercer funciones de dirección o gerencia como administrador o consejero de una empresa y, el segundo, ejercer como socio trabajador habiendo constituido antes una sociedad mercantil en cualquiera de sus variantes y en algunos de estos supuestos: Tener al menos el 25% del capital de la empresa y ejecutar labores de dirección o gerencia; tener al menos el 33% del capital y trabajar en la empresa y no tener participaciones pero convivir con uno de los socios con el 50% de capital.

Hasta ahora, un autónomo societario pagaba 5.100 euros más al año que un autónomo normal debido a que no podían aplicar la tarifa plana a su actividad y porque su base de cotización es mayor. El hecho, considerado por muchos un agravio comparativo, ha sido motivo de numerosas demandas con fallos favorables a los autónomos societarios, algo que fue sentando jurisprudencia.

Ahora, después de tres sentencias del Tribunal Supremo, se insta a la Tesorería General a aplicar un cambio de criterio que permita a los autónomos societarios acceder al beneficio de acogerse a la tarifa plana y reclamar a la Seguridad Social la revisión de posibles cobros indebidos.“Teníamos razón y nos la han dado”, celebraba la noticia Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). Por su parte, Eduardo Abad, presidente de UPTA considera que “ya era hora de que la Seguridad Social cambiara el criterio y aplicara lo que los tribunales han venido reconociendo en contra de lo que la Administración venía interpretando”.

También desde algunas asociaciones de autónomos se advierte de un posible aluvión de reclamaciones por los cobros indebidos. Las devoluciones se estiman entre 3.600 y 4.000 euros por autónomo aunque, para ello, tienen que solicitar previamente y de forma expresa la revisión a la Seguridad Social. No obstante, tanto UPTA como ATA dicen haberse puesto a disposición de sus asociados para informar de los trámites que hacen falta.

Tesorería General remitió “a todas las unidades de impugnación” un comunicado en el que informa del cambio de criterio. El documento abre la puerta también a reclamar la revisión tanto para aquellos casos reclamados pendientes todavía de resolución como lo que tienen resoluciones firmes, «ya sea porque no se impugnaron en su momento o porque hubo resolución estimatoria».

 

Leer más: https://www.emprendedores.es/gestion/autonomos-societarios-derechos/

España registra el mayor aumento de costes laborales no salariales en la UE pese a las ayudas por el Covid-19

Los costes laborales por hora trabajada aumentaron un 4,2% en la zona euro y un 4,1% en la Unión Europea (UE), en comparación con el mismo trimestre del año anterior, según las cifras publicadas hoy por la oficina estadística de la Unión Europea (Eurostat). Esto supuso las mayores cifras desde que se realiza esta estadística en 2010 y una aceleración de estos costes que ya habían aumentado un  3,7% y 3,9% respectivamente, ante el primer impacto de la pandemia mundial de Covid-19.

Los dos componentes principales de los costes laborales son los sueldos y salarios y los costes no salariales (cotizaciones, formación, indemnizaciones por despido etc.). En la zona del euro, los sueldos y salarios por hora trabajada crecieron un 5,2% y el componente no salarial avanzó un 0,8% en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Mientras que en los Veintisiete, el coste salarial creció un 5,3% y tan solo un 0,1% los extra salariales.

Tanto en la Unión Europea como en la zona del euro, este aumento de los costes salariales por hora reflejan que «la disminución del número de las horas trabajadas, debido a la crisis sanitaria, no se compensó del todo con una disminución equivalente de los salarios».

Si bien, Eurostat explica que en muchos países, el aumento de los costes salariales por hora sí fue compensado en parte por el moderado aumento de los componentes no salariales de las retribuciones debido a a las desgravaciones fiscales y subvenciones introducidas por los gobiernos de la UE para apoyar a las empresas afectadas por la crisis.

Pero este no fue el caso de España, donde los costes laborales experimentaron un incremento del 8,6% en el periodo, tal y como informó recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero en mientras que el coste salarial se elevó un 6,6%, los elementos ajenos al salario aumentaron un fuerte un 14,7%, el mayor incremento de toda la Unión Europea.

En general, entre los Veintisiete, el mayor aumento de los costes laborales por hora trabajada entre abril y junio lo registró Rumanía (+16,1%), seguida de Portugal (+13,5%) y Lituania (+12,4%). Por el contrario, también hubo países en los que disminuyeron los costes laborales bien por ajustes salariales, o por el efecto de las ayudas públicas sobre los no salariales. Por ejemplo Chipre el coste laboral por hora descendió un 8,6% por la caída del 9% de los costes salariales y del 7% de los extrasalariales; o Irlanda, con una disminución de estos costes del 3,3%, sobre todo por las ayudas públicas que recortaron los costes no salariales un 55%; al igual que en Suecia, donde los costes laborales bajaron un 2,5% por el efecto de las subvenciones que disminuyeron los costes extrasalariales un 11%.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/15/economia/1600170411_027764.html

Barcelona lidera el desplome del turismo: caen 8 de cada 10 pernoctaciones

El sector turístico ya dio por perdida la campaña de verano durante los primeros meses de la pandemia del coronavirus. Las grandes hoteleras advertían de que parte de sus alojamientos se mantendrían cerrados, mientras que las aerolíneas planeaban dejar en tierra buena parte de su flota ante las restricciones de vuelo. Ahora, Barcelona hace un recuento de los verdaderos daños y se sitúa como la gran damnificada de la pandemia en Catalunya. Así se extrae del nuevo informe de la Dirección General de Turismo sobre las pernoctaciones en la capital, que han caído un 82,8% de en julio y un 78,9% de en agosto.

En el conjunto de Catalunya, el descenso ha sido del 50%, con una tendencia durante estos dos meses muy «desigual» según las zonas. La reducción de la estancia media ha sido de un 13% en julio y un 7,8% en agosto. Además, los turistas han sido —en su inmensa mayoría— catalanes (56,2% en julio, 61,5% de agosto), mientras que la oferta se ha concentrado en las zonas interiores.

Barcelona, además, es donde el sector optó por abrir menos establecimientos turísticos, llegando a tener solo el 63% de plazas operativas en julio. De éstas, se ocuparon un 24%. En agosto aumentaron plazas: un 77,5% del total existente, registrando una ocupación del 24,8%. En el extremo opuesto de Barcelona está el Pirineo, donde se ofrecieron el 93% de las plazas disponibles en julio y el 96% en agosto. Por otro lado, la Costa Brava ha abierto un 92% de las plazas.

En conjunto, en Catalunya, durante julio funcionaron 8 de cada 10 plazas turísticas, y se ocuparon un 33%. Si se tienen en cuenta las plazas totales —y no solo las que estaban disponibles— la ocupación baja al 27,1%, con una caída del 58,4% respecto al mismo mes del año pasado.

En la Costa de Barcelona, las plazas disponibles en julio fueron el 62,8% del total, con una ocupación del 24%, mientras que las pernoctaciones bajaron un 82,8%. En agosto, la oferta de plazas creció hasta el 83,24%, con la ocupación situándose en el 46,7%. Las pernoctaciones cayeron un 50,5% respecto al mismo mes del año pasado.

Ocupación en la Costa Brava y la Costa Dorada

La Costa Brava abrió un 91,96% de las plazas en julio y un 94,68% en agosto, con una ocupación sobre esta oferta operativa del 36,3% y el 43,1%, respectivamente. Si se tiene en cuenta el total de la oferta turística habitual en la zona, la ocupación fue del 25,9% en julio y del 40,8% en agosto, con las pernoctaciones bajando un 41,6% y un 42% respecto a los mismos dos meses del año pasado. En las Tierras del Ebro, un 90% de las plazas estaban operativas en julio, cifra que creció hasta el 91,82% en agosto. La ocupación respecto a la oferta operativa fue del 30,7% en el primer mes y del 50,6% en el segundo, cifras que caen hasta el 27,7% y el 46,5%, respectivamente, si se tienen en cuenta las plazas totales de la demarcación. Las pernoctaciones cayeron un 43,9% de julio y un 27,2% en agosto en las Tierras del Ebro, según los datos de Turismo.

En la Costa Daurada las plazas disponibles eran el 80,3% del total en el mes de julio, y el 80,65% en agosto. La ocupación respecto a esta oferta se situó en el 32,2% y el 46,3%, respectivamente. Teniendo en cuenta la ocupación respecto al número total de plazas, el porcentaje baja al 25,9% en julio y el 37,4% en agosto, con las pernoctaciones cayendo un 65% y un 55,6%, respectivamente. A los destinos de ‘Paisaje Barcelona’, de tipo interior, las plazas operativas fueron del 90,23% en julio y el 92,47% en agosto, con ocupaciones del 35,3% y el 33,4%, respectivamente. Si se tienen en cuenta todas las plazas disponibles habitualmente, la ocupación fue del 31,9% en el primer mes y del 30,9% en el segundo. Las pernoctaciones cayeron un 32,4% en julio y un 36,3% de agosto.

En la demarcación de Lleida abrieron un 87,74% de las plazas en julio y un 83,2% de agosto, con una ocupación del 22% y el 31%, respectivamente. Si se tienen en cuenta la globalidad de plazas en la zona, la ocupación fue del 19,3% en julio y el 25,8% en agosto, con las pernoctaciones cayendo un 43,4% y un 41,9 %, respectivamente.

 

Leer más: https://www.elnacional.cat/es/economia/barcelona-lidera-caida-turismo-caen-8-10-pernoctaciones_538200_102.html

Ser un súper vecino o un súper barrio también tiene premio

El coronavirus ha puesto de manifiesto muchas cosas en nuestra sociedad. También la solidaridad. Es un claro ejemplo la plataforma vecinal Nextdoor que ya durante el confinamiento, puso en marcha un mapa solidario donde cada miembro de la red se puede inscribir y solicitar ayuda o bien ofrecer apoyo a las personas que viven en su barrio.

Además de ofrecer apoyo, compartir iniciativas, dar apoyo a los negocios locales y poner en contacto vecinos y vecinas, la plataforma también distribuye una serie de premios. Y en un año tan extraño, los premios han tenido un peso especial en lo social.

«Nextdoor es la plataforma del barrio donde ponemos personas del barrio en contacto para compartir iniciativas del barrio», detalla, en conversación con ElNacional.cat, la representante de la plataforma en España, Joana Caminal. «Durante el confinamiento hemos entendido que la proximidad y el barrio tienen mucha importancia en el día a día y durante la pandemia se organizaron a nivel digital».

Pero Nextdoor también da premios. Y aunque se han ido dando cada año, este año se ha querido resaltar historias de la pandemia, premiando una vertiente más social y solidaria. Lo que sí que es nuevo es el premio en súper barrio. «Ya no sólo damos un premio a nivel individual sino al barrio que ha actuado en comunidad».

Los premiados de este año han sido Consol Garcia en la categoría ‘social’, Igor Sandín en la de ‘solidaridad’ y Massimo Perego en la de ‘sostenibilidad’. El barrio ganador es el de la Creu Coberta de Barcelona.

«Nextdoor es como un grupo de WhatsApp entre vecinos»

«Me sorprendió que me dieran el premio», explica Consol Garcia. «Me ha hecho mucha ilusión». «Después del confinamiento había personas que ponían en la app anuncios de ‘para gente sola’ y pensé que yo también lo haría, a ver si tenía respuesta. Y fue muy favorable, tuve mucha gente interesada», insiste. «Cuando entras en una cosa así ves que la gente se siente muy sola. He tenido respuestas de todo tipo, de gente joven y gente más mayor».

Para Garcia, Nextdoor es muy útil. «Lo recomendaría mucho porque en cualquier momento te saca de un mal paso. Sea lo que sea, arreglar algo o para documentarte. Tiene muchas áreas», observación.

Una cosa parecida a lo que describe Massimo Perego. Lo definiría como un grupo de WhatsApp entre vecinos donde todo el mundo se quiere ayudar. También puedes difundir tu marca o buscar trabajo. O utilizarlo para conocer gente del barrio si eres nuevo». Perego destaca en la plataforma por sus intervenciones y consejos sobre sostenibilidad. A través de Somos Future comparten entrevistas con expertos, promueven ideas o iniciativas sostenibles y comparten consejos para reutilizar, reparar o reciclar. «Tenemos un canal de Instagram donde difundimos entrevistas, como hacer cerveza con un pan antes de tirarlo…» expresa. «Estamos en un momento de replantearnos otra vez programar acontecimientos», insiste. Durante el confinamiento tenían programado un mercado sostenible que no pudo hacerse por el coronavirus.

Para todos aquellos que los problemas informáticos supongan un suplicio, y todavía más durante los meses de confinamiento Igor Sandín creó un grupo en su barrio para ofrecer ayuda a distancia o por teléfono a cualquier necesidad que los vecinos pudieran tener. Entre otras cosas, este ha sido uno de los motivos por los que se llevado el premio en el más solidario.

El súper barrio

El barrio de la Creu Coberta siempre ha estado muy conectado con el comercio local y ha tenido una sensibilidad especial a la hora de promover el comercio de proximidad a través de Asociación de Comerciantes de Creu Coberta. Además también colabora con el Ayuntamiento de Barcelona y su proyecto de acción comunitaria Ràdars para promover la diversidad y la igualdad de oportunidades sin importar el origen, la edad, el sexo o el nivel socioeconómico.

Durante la pandemia han creado junto con Ràdio Hostafrancs, «Ràdio Comerç», un hilo musical diario con música, consejos para los comerciantes, entrevistas de interés y para difundir ofertas de diferentes comercios para que puedan recuperarse después del confinamiento.

 

Leer más: https://www.elnacional.cat/es/sociedad/nextdoor-super-vecino-super-barrio-premio_538410_102.html

El Covid dispara el peso de los activos inmobiliarios en la riqueza de los hogares

Los activos inmobiliarios no habían logrado tener tanto peso en la riqueza neta de las familias españolas desde hace más de un lustro. Según los datos actualizados del Banco de España, a cierre del primer trimestre de 2020, la proporción de los activos inmobiliarios sobre el total de la riqueza de los hogares alcanzó la cota del 78,4%, una cifra no vista desde hace siete años, en septiembre de 2013 (79,2%). Así, de los 7,063 billones de euros que conformaban la riqueza neta a cierre del pasado mes de marzo, algo más de 5,536 billones procedían de estos activos, que en la estadística analizada “incluyen solo vivienda”, detalla el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos. Supone casi el 711% de la renta bruta disponible de las familias.

Las consecuencias económicas derivadas de la crisis del coronavirus Covid-19 explican este cambio de tendencia, ya que desde finales de 2013 al cierre de 2019 el peso de la vivienda en el total de la riqueza había oscilado siempre entre el 75% y el 77%. Al final del primer trimestre de 2020, explica el profesor y catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, José Garcia Montalvo, “el efecto del Covid se empieza a percibir ya en los activos financieros, con una fuerte caída de la Bolsa, pero no en el sector inmobiliario”.

Así, mientras que en el primer trimestre del año, con las últimas semanas de marzo sumidas ya en el estado de alarma, la riqueza neta cayó un 0,85%, los activos financieros retrocedieron un 4,53% y los pasivos lo hicieron un 0,81%, los activos inmobiliarios, los únicos con crecimiento positivo, se alzaron un 0,76%, aumentando su protagonismo en el cómputo total.

Los efectos de la pandemia, al menos los que atañen al corto plazo, relata el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas y vicedecano del Colegio de Economistas de Málaga, Antonio Pedraza, han apuntalado la tendencia típica de España de recurrir “al sector inmobiliario como fuente de riqueza estable en el tiempo.”

La vivienda, aunque en lo relativo a su papel en la renta de las familias siempre se ha movido en cotas cercanas al 80%, ha ido perdiendo importancia en la serie histórica en beneficio de los activos financieros. Ahora, recalca, y teniendo en cuenta la incidencia directa e inicial de la pandemia, la situación ha variado. Lo que toca ver en este momento es si este cambio de rumbo se sostendrá a medio y largo plazo, o si volverá a mutar tras la recuperación económica.

Es complicado predecir, explican García Montalvo y Pedraza, qué va a suceder. Lo que está claro, insisten, es que la evolución del mercado inmobiliario determinará el resultado final. Se trata de esclarecer, señala García Montalvo, “si se va a repetir el patrón de bajada que hubo tras la anterior crisis, o si por el contrario el sector se mantendrá estable”.

Los datos, recuerda García Montalvo, evidencian que entre 2005 y 2008 la riqueza neta de las familias aumentó a gran velocidad arropada por el peso de los activos inmobiliarios, para hundirse de forma sostenida al mismo ritmo que la vivienda hasta 2014. Desde entonces, y junto a los activos inmobiliarios, la renta se ha recuperado paulatinamente para caer sustancialmente en el primer trimestre de 2020. La duda, mantiene el docente, es si tras esta crisis el mercado inmobiliario volverá a comportarse como en 2008.

Al menos por ahora, todo parece indicar que el sector inmobiliario no sufrirá un declive como el de entonces. “Caerá la segunda vivienda por la presión vendedora, ya que aumentará la oferta pero no así la demanda, y crecerá la vivienda de obra nueva, que no parece que vaya a sufrir fuertes consecuencias por la crisis”, señala Pedraza. A esto se le añade, recuerda García Montalvo, la tendencia de devaluación de los precios de la vivienda, que se inició en las grandes ciudades españolas antes de la aparición del Covid-19, y que se irá replicando poco a poco en el resto de municipios, “ya que Madrid, Barcelona o Málaga suelen ser indicadores adelantados”.

Lo que cabe esperar por todo ello, dicen los expertos, es que se produzca una especie de moderación en el peso de los activos inmobiliarios que, junto al aplanamiento sostenido de los activos financieros y los pasivos, derive en una estabilización de la riqueza neta de los hogares en la que el sector inmobiliario seguirá marcando buena parte del rumbo. Los datos de venta de vivienda hasta junio, que empiezan a recuperar el parón de los meses de confinamiento, parecen indicar el camino, recalcan los expertos.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/04/economia/1599239292_367906.html

Los 10 empleos más demandados que no requieren una carrera universitaria

La crisis del coronavirus lo ha golpeado todo y el empleo no ha sido, para nada, una excepción. El mercado laboral ha sufrido una sacudida sin igual que, según la calificación que hizo sobre la misma la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el pasado mes de abril, ha hecho que el planeta se enfrente a la crisis más severa desde el fin de la II Guerra Mundial. De hecho, el organismo ya indicaba entonces que el 81% de la fuerza laboral mundial estaba sufriendo medidas para contener la propagación de la pandemia y que en torno al 50% de los trabajadores vivía en ese momento en países que habían aprobado cierres de empresas y locales para frenar los contagios mientras que otro 30% lo hacía en estados que como mínimo habían hecho la misma recomendación.

Todo esto ha pasado una factura añadida al número de contagios y fallecidos que ha dejado hasta la fecha el covid-19. Ahora, varios meses después de que Europa y atravesase lo que han sido hasta la fecha los meses más duros de la pandemia, hay algunas empresas que continúan cerradas, otras que se han visto obligadas a reducir su plantilla en activo y otras muchas que, aunque están trabajando con el mismo equipo con el que contaban antes de la propagación masiva del SARS-CoV-2, han tenido que, al menos por el momento, paralizar o reducir sus contrataciones.

Precisamente la disminución de la firma de nuevos contratos es una situación que reconocen desde LinkedIn, desde donde el encargado regional de la plataforma de empleo en Reino Unido, Josh Graff, explica que en este clima de incertidumbre, una alternativa para obtener una ventaja a la hora de buscar un nuevo trabajo es presentarse como uno de los perfiles más demandados por los empleadores. Ahora, según explica, el mercado laboral puede ser hasta tres veces más competitivo que hace solo un año.

Pero, ¿qué empleos son estos?

Hace unas semanas LinkdedIn publicó una lista con los 10 roles más demandados en los últimos cuatro años, que ha sido recogida por la CNBC, y destacó que los puestos ofertados para estos perfiles han mantenido durante este tiempo un constante crecimiento en el número de ofertas. Además, destacó que se trata de campos de conocimiento a los que es relativamente fácil acceder, pues según los responsables de la red social estos perfiles no requieren de titulación universitaria.

«Creo que la belleza de estos trabajos es que no requieren necesariamente de educación formal, puedes desarrollar las habilidades que necesitas ‘online'», aseguró a la cadena estadounidense el responsable de LinkedIn en Reino Unido. Graff añadió que aunque piensa que la labor de las universidades es muy importante, él mismo la había dejado, por lo que comprende a aquellos que prefieren ir directamente al trabajo para obtener experiencia profesional.

Esta es la lista de los 10 empleos más demandados en los últimos cuatro años y en los que se puede trabajar sin título universitario:

  1. Desarrollador de ‘software’
  2. Responsable de ventas
  3. Gerente de proyectos
  4. Administrador IT
  5. Especialista en servicio al cliente
  6. Especialista en Marketing Digital
  7. Soporte de IT
  8. Analista de datos
  9. Analista financiero
  10. Diseñador gráfico

 

Leer más: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2020-09-08/empleos-mas-demandados-sin-carrera-universitaria-segun-linkedin_2732163/