Crecen las empresas catalanas que se internacionalizan pese a la pandemia

El año 2020 no fue fácil para la economía, impactada por la crisis del coronavirus, pero esto no impidió que las empresas catalanas continuaran su expansión por el mundo. La red de 40 oficinas de Acció en el exterior atendió a más de 1.100 empresas en sus procesos de internacionalización, un 12,5% más que en 2019. También han crecido los proyectos que han llevado a cabo las compañías, con un total de 1.980, un 7,5% más.

Las oficinas de París y Londres han sido las que más han trabajado. Esto se explica por el Brexit y la adaptación que han tenido que hacer las compañías catalanas en sus negocios con Reino Unido, entre otros motivos. Las han seguido las oficinas de Acció en Alemania y Miami. Asimismo, las que han registrado más crecimiento de proyectos han sido las ubicadas en Tel Aviv, Lima y México.

El sector principal de las empresas que han dado el salto internacional ha sido el de la alimentación y los productos gourmet, con el 9,5% del total de proyectos. Las compañías dedicadas a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la transformación digital han sido las segundas (8,8%) y las de química y plásticos, las terceras (7,6%).

La situación provocada por la covid-19 a escala global y la incertidumbre del Brexit han provocado un aumento de las consultas de empresas catalanas que se han encontrado con obstáculos a la hora de exportar. En concreto, en 2020 se han atendido 1.760 consultas, un 12,2% más que en el año anterior.

Las compañías han necesitado apoyo para obtener determinados certificados o conocer la documentación y los registros necesarios para exportar un producto. También han precisado asistencia en destino para solucionar problemas logísticos y aduaneros.

 

Leer más: https://www.thenewbarcelonapost.com/crecen-empresas-catalanas-internacionalizan-pandemia/

Vender más a través de la especialización

La pandemia de la COVID-19 ha modificado los hábitos de consumo. Los compradores valoran cada vez más la especialización empresarial, una tendencia que ya estaba en auge antes de la crisis sanitaria. La oferta diferencial o los servicios posventa son tan bien recibidos como la responsabilidad social y ambiental del proceso de producción, factores cada vez más apreciados por los clientes bajo la premisa de ‘menos es más’.

Menos, pero no peor. Más bien, al contrario. “A veces nos confunde porque vende de todo, pero Amazon es una compañía especializada en la logística, en mover grandes volúmenes de artículos de un lugar a otro”, señala Georgina Barquin, profesora de Gestión de cambio cultural en empresas complejas de EAE Business School.

Al igual que el gigante empresarial estadounidense, las empresas han de seguir una serie de requisitos para embarcarse con éxito en la especialización sin descuidar lo más importante: “Focalizarnos en aquello que realmente hacemos bien”. Según Barquin, “cuando hay bonanza económica se puede disparar en todas direcciones. Pero, cuando llega la crisis, hay que replegarse”.

Y esto es posible a través de la especialización en unos contenidos determinados o en un área geográfica. “Conocer las cualidades, las necesidades y los problemas de una zona determinada ayuda a mantener una estrategia más a largo plazo” en un segmento de mercado que acostumbra a buscar la rapidez y la efectividad, indica la experta.

De lo local a lo global

Saber identificar las tendencias y aprovechar los recursos tecnológicos es fundamental si se piensa “en grande y en global” para “apalancar el negocio aquí y en otros países”, explica Joan Riera, profesor de Innovación y Emprendimiento de ESADE. “Es aconsejable alinear nuestra oferta con la demanda del mercado, con los nuevos hábitos de hoy y su tendencia en el futuro”, señala. Por eso, considera que “el cliente debe guiar el proceso de especialización”.

Un cliente que aprecia más la oferta específica. La capacidad de ofrecer una mejor respuesta “genera un vínculo muy fuerte, aumenta la lealtad y la fidelidad. Nuestros clientes se convierten en nuestros mejores vendedores. Dado que su sensibilidad a los precios es menor, están dispuestos a pagar más por obtener experiencias, servicios más personalizados y atención. Esto conlleva márgenes más atractivos”. Asimismo, añade Riera, “podemos generar valor de marca, lo cual aumenta el valor de la compañía, genera notoriedad y permite mejorar la capacidad de atracción de talento”.

Responsabilidad rentable

Un valor que se ha consolidado en los últimos años es el de la responsabilidad empresarial, otra vía de especialización muy apreciada entre el público informado y comprometido con el impacto de sus hábitos de consumo. Fernando Castelló Sirvent, profesor en ESIC Business & Marketing School y director de Castelló Consulting, señala que, antes de la crisis de la COVID-19 y de los cambios que ha provocado en los usos, en los gustos y en las necesidades de los clientes, la sostenibilidad ya había ganado peso con el impulso de la Agenda 2030. Y lo ha hecho “desde dos ámbitos fundamentales, ya que la acción de compra tiene un impacto social si beneficia a un pequeño productor local, o medioambiental si se trata de un comercio de proximidad con una huella de carbono muy baja”, relata.

Si bien el coronavirus lo ha acelerado, la tecnología se puso al servicio de esta tendencia antes del estallido de la pandemia en empresas como Carrefour, que ya aplicaba el blockchain para identificar el impacto de algunos de sus artículos en el entorno, desde su origen hasta el lineal del supermercado.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/04/06/extras/1617701697_184606.html

Cuenta atrás para implantar un canal de denuncias en las empresas

El 17 de diciembre de 2021 es la fecha límite para que España transponga la Directiva de la Unión Europea 2019/1937, sobre protección del denunciante. La conocida como la directiva whistleblowing regula los canales de denuncias obligatorios para empresas privadas de más de 50 empleados y para todas las organizaciones del sector público. La norma europea, además de imponer la obligación de instalación de estos buzones de denuncias, dispone que sólo sea posible la protección de los denunciantes si se realiza el trámite dentro de esta herramienta.

En España ya existe un anteproyecto de Ley nacional en el que se está trabajando, y que como adelantó hace unas semanas en el Compliance Forum el catedrático José Luis Piñar, que participa en su elaboración, el texto definitivo optará por una transposición no restrictiva de la directiva. “Se tendrán en cuenta los tres ámbitos que la directiva prevé, el canal interno, el canal externo y la revelación pública”, anunció.

Ante la cercana obligatoriedad de esta herramienta, muchas compañías ya están implementando estos canales de denuncia y sus procesos internos, y también muchos despachos de abogados están incluyéndolos dentro de los servicios de compliance que prestan a sus clientes.

Miedo a represalias

El principal obstáculo del que parten muchas empresas a la hora de instalar un canal de denuncias es la falta de concienciación sobre su utilidad, que como define Silvia Steiner, socia de Osborne Clarke, no es otra que “prevenir incumplimientos normativos y corregir los ya detectados”.

Los canales de denuncia son además un indicador decisivo de la cultura ética y de cumplimiento de la compañía, según explica Diego Pol, Socio de Compliance de Dentons, que añade que, gracias a ellos “se puede evitar que los alertadores acudan a las autoridades o a los medios de comunicación permitiendo optimizar recursos reduciendo los costes operativos previniendo y exponiendo irregularidades”. Algo en lo que coincide Carlos Alberto Saiz, socio de Ecix Group, que reconoce que es mejor conocer y detectar unos hechos desde dentro y poder actuar, antes que tener un problema legal importante y enterarse directamente por los tribunales, la fiscalía o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Por ello, Saiz insiste en que hay que fomentar su uso dando a conocer los derechos y la protección que hay que otorgar a los denunciantes.

Y es que como señala Pol, “en España todavía existe en ciertos ambientes la percepción errónea de que el que alerta de una irregularidad es un ‘chivato’, en lugar de ser visto como alguien que colabora en la protección de la empresa”.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/04/05/legal/1617605016_888765.html

Seis alimentos que te pueden ayudar a aliviar el estrés

Aunque los episodios ocasionales de estrés son difíciles de evitar, el estrés crónico es más serio y afecta seriamente su salud física y emocional. De hecho, uno de los problemas que causa es el del aumento del riesgo de padecer enfermedades cardíacas y depresión, entre otros.

Afortunadamente, hay determinados alimentos que poseen cualidades para aliviar el estrés y que conviene conocer para introducirlos en la dieta cuando estamos pasando una racha personal un poco más agitada. A continuación vamos a ver algunos de los más recomendados.

Acelgas

La acelga es una verdura de hoja verde que cuenta con muchos nutrientes que combaten el estrés. Una sola taza de acelgas cocidas contiene en torno al 35% de la ingesta recomendada de magnesio, que juega un papel importante en la respuesta del cuerpo al estrés.

Los niveles bajos de magnesio están asociados con condiciones como ansiedad y ataques de pánico. Además, el estrés crónico puede agotar las reservas de magnesio del cuerpo, lo que hace que este mineral sea especialmente importante cuando está estresado.

Moluscos

Los moluscos vivalvos, entre los que se incluyen los mejillones, las almejas y las ostras, tienen un alto contenido de aminoácidos como la taurina, que mejora el estado de ánimo.

La taurina y otros aminoácidos son necesarios para producir neurotransmisores como la dopamina, que son esenciales para regular la respuesta al estrés. De hecho, existen estudios que señalan que la taurina puede tener efectos antidepresivos.

El marisco también tiene entre sus propiedades vitamina B12, zinc, cobre, manganeso y selenio, elementos que pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo.

Alcachofas

Las alcachofas son una fuente de fibra muy concentrada y especialmente ricas en prebióticos, un tipo de fibra que alimenta a las bacterias beneficiosas del intestino. Entre ellos destacan los fructooligosacáridos que ayudan a reducir los niveles de estrés.

Las alcachofas también son ricas en potasio, magnesio y vitaminas C y K, todas ellas esenciales para una respuesta positiva contra el estrés.

Perejil

El perejil contiene muchos antioxidantes, unos elementos que neutralizan unas moléculas inestables llamadas radicales libres que protegen contra el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo está asociado con muchas enfermedades, incluidos los trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad. La ciencia ha demostrado que una dieta rica en antioxidantes puede ayudar a prevenir el estrés y la ansiedad.

Los antioxidantes también pueden ayudar a reducir la inflamación, que a menudo es alta en personas con estrés crónico.

Garbanzos

Los garbanzos son unas legumbres ricas en vitaminas y minerales que combaten el estrés, como el magnesio, el potasio, las vitaminas B, el zinc, el selenio, el manganeso y el cobre. Pero además, también tienen L-triptófano, un aminoácido esencial que el cuerpo necesita para producir neurotransmisores que regulan el estado de ánimo.

Las dietas ricas en proteínas vegetales, como en el caso de los garbanzos, pueden ayudar a mejorar la salud del cerebro y mejorar el rendimiento mental.

Pipas de girasol

Las pipas de girasol son una rica fuente de vitamina E. Esta vitamina liposoluble actúa como un poderoso antioxidante y es esencial para la salud mental. Tanto es así que una ingesta baja de este nutriente se asocia con estados de ánimo alterados y depresión.

Las pipas de girasol también son ricas en otros nutrientes que reducen el estrés, como el magnesio, el manganeso, el selenio, el zinc, el vitaminas B y el cobre.

 

Leer más: https://www.elnacional.cat/es/salud/alimentos-ayudar-aliviar-estres_598499_102.html

La Generalitat implanta el nuevo impuesto sobre las emisiones de CO2 de los vehículos

Catalunya trabaja desde hace tiempo para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y desde el año 2005 ha iniciado un camino que la ha situado dentro del marco de cumplimiento de los compromisos de Kioto y la política internacional contra las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con este mismo objetivo, la Generalitat pone en marcha este año el impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica. Se trata de un tributo propio alineado con la fiscalidad verde que se promueve desde Europa para luchar contra el cambio climático y con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

Ante la situación de emergencia climática que vive el planeta, y desde el compromiso con el medio ambiente, el impuesto se implanta con una voluntad clara de incentivar la reducción de emisiones de CO2 de los vehículos, que tienen un impacto directo en el efecto invernadero y el calentamiento global, y por lo tanto, sobre la salud de la ciudadanía.

El impuesto fue creado mediante la Ley 5/2017 de medidas fiscales, administrativas, financieras y del sector público. Posteriormente, la regulación se incorporó a la Ley 16/2017, de 1 de agosto, del cambio climático. La normativa pretende favorecer la transición hacia una economía neutra en emisiones de gases de efecto invernadero, competitiva, innovadora y eficiente en el uso de los recursos; reducir la vulnerabilidad de la población, de los sectores socioeconómicos y de los ecosistemas terrestres y marinos ante los impactos adversos del cambio climático, y también fomentar la educación, la investigación, el desarrollo y la transferencia de tecnología, y difundir el conocimiento en materia de adaptación y mitigación del cambio climático.

Se aplicará a turismos, furgonetas y motocicletas —sobre la base de las emisiones de CO2 del 2020—, y se calcula que este año afectará a 4,1 millones de vehículos y 2,1 millones de contribuyentes.

¿A qué se destinará la recaudación?

El impuesto tiene un carácter finalista. La recaudación se destinará íntegramente al Fondo climático y al Fondo del patrimonio natural con el objetivo de invertir en acciones de mejora del entorno y del transporte público, fomentar las energías renovables y los vehículos limpios, e impulsar la movilidad sostenible, la gestión de los parques naturales y la investigación.

¿Quién deberá pagarlo?

Deberán pagar el impuesto las personas (físicas y jurídicas) que sean titulares de un vehículo (turismo, furgoneta o motocicleta) con domicilio fiscal en Catalunya en 2020. También están obligadas las personas jurídicas sin residencia fiscal en Catalunya, pero que tengan un establecimiento, sucursal u oficina y vehículos registrados en Catalunya durante el 2020.

En la sede electrónica de la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) se puede consultar la tabla de tramos y, con el simulador, calcular el coste del impuesto según las emisiones de CO2 del vehículo.

No todos los vehículos tienen que tributar. Están exentos los vehículos 100% eléctricos, los ciclomotores, los camiones o vehículos de más de 3,5 toneladas, los autocares y los vehículos autorizados a transportar a más de 9 personas (incluyendo el conductor).

Los vehículos con matrícula de vehículo histórico y los vehículos clásicos disfrutan de la bonificación del 100% de la cuota íntegra y, por lo tanto, tampoco tendrán que pagar.

 

Leer más: https://www.thenewbarcelonapost.com/generalitat-implanta-nuevo-impuesto-emisiones-co2-vehiculos/

Cómo medir la salud financiera de una pyme

En cualquier momento de la vida de una pequeña empresa, pero mucho más en momentos de crisis como el actual, los propietarios deben medir constantemente la salud financiera de sus compañías. Esta equivale a tener solvencia, que es la capacidad para hacer frente a los pagos. En consecuencia, la salud financiera será mejor cuanta más solvencia tenga la empresa, lo que significará también una mayor fortaleza para hacer frente a situaciones difíciles como la derivada de la pandemia que está teniendo un fuerte impacto en las pymes.

Y para un pequeño empresario, tener solvencia implica contar con tesorería suficiente y un balance saneado, lo que supone, a su vez, un nivel de deuda asumible.

Así lo describe Gloria Batllori, profesora del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE: «A una empresa pequeña no se le pueden aplicar con tanta eficacia los modelos económicos teóricos que sirven para las grandes, con lo que debe atender a unos principios sencillos que son gestionar muy bien su nivel de endeudamiento y contar con fondos propios». Esta especialista insiste en que la pyme «ha de ser muy rigurosa con su deuda, lo que consiste en deber menos de lo que se cree que se puede deber».

Batllori ejemplifica lo que es un nivel de deuda adecuado, dividiéndola en deuda a corto y a largo plazo. La primera, para que se encuentre en un nivel sano desde el punto de vista financiero, «es aquella que se puede devolver, es decir, la que se contrae con un proveedor antes de vender el producto pero que, al producirse la venta, desaparece». La segunda es más compleja, según la experta, y debe contraerse solo si el empresario está muy seguro de que su negocio va a crecer, tanto como para que, por ejemplo, requiera la construcción de una nueva planta. «Pero, en este aspecto, la pyme tiene que ser muy conservadora», advierte.

«No endeudarse más allá de lo que se puede afrontar y, a ser posible, nunca más allá de dos meses» es el consejo de José Antonio Martín Herrera, vocal primero de la Junta del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Madrid. Este profesional afirma que el aspecto financiero de una empresa «ha de tomarse muy en serio» y la deuda es un factor de primer orden. «Ahora, con la pandemia, recomendamos no contagiarse tampoco en lo económico, lo que significa vigilar a los clientes y rechazar los posibles negocios en los que no se esté convencido de que va a haber pago», afirma.

De nuevo, el nivel de endeudamiento es básico para otro experto empresarial, el secretario general de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), Luis Aribayos, para quien en tiempos de incertidumbre como los actuales «hay que reestructurar todos los gastos operativos, reducir los costes fijos y afrontar la deuda con refinanciación si es necesario».

Protección de la liquidez

Aribayos considera la tesorería de una pyme como la herramienta «fundamental» para comprobar su salud financiera. «Preservar la liquidez en la caja de la empresa para funcionar a uno o dos años vista es primordial en todos los momentos y en la situación actual con más motivo, porque no hay que olvidar que muchas compañías pequeñas están desapareciendo por no haber protegido su tesorería», señala. Además, hay otro factor muy importante y es que «a la hora de pedir financiación o de refinanciar deudas, las entidades financieras analizan la situación de la tesorería y del balance para calcular la ratio de solvencia de la compañía», recalca el secretario general de CEPYME.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/03/29/extras/1617029526_090547.html

 

Ocho ejercicios para perder el miedo a lo digital

Para la mayoría de las personas lo digital suena a incertidumbre, como casi todo lo desconocido. Detrás de todos esos temores subyace el miedo a cambiar, a salir de la zona acomodada, algo natural en el ser humano, pero contra lo que se puede luchar. Lo afirma Gonzalo Giráldez, socio director Agencia’71 y autor del libro Marketing digital para los que no saben de marketing digital (Editorial Lid), escrito a través de la experiencia de trabajar con marcas como Endesa, Enagás, ONCE o Indra. Un tratado para ayudar a las firmas, pero también a los profesionales, a diferenciarse.

El vértigo a lo que no se conoce está ahí, sobre todo cuando se vive en un mar de ruido informativo, en una inmersión permanente a través de los dispositivos móviles y con un continuo oleaje de cambio. “Vivimos en una lucha de las marcas por captar la atención de sus audiencias para, una vez lograda, transformarla en ingresos”, señala el autor de la investigación.

Aquí van unas pautas para reflexionar antes de iniciar un cambio de este tipo.

1. Diferenciarse

Si se es uno más, se es uno menos. Conviene diferenciarse, encontrar ese algo especial que tiene cada uno o cada marca para construir y elaborar una historia. Porque ya no se consumen productos, ahora los clientes establecen una relación con la marca, de la que se espera mucho más que un negocio.

2. Establecer unos objetivos

Que sean claros. Para ello, conviene establecer unas prioridades para el negocio y poner a funcionar unos indicadores de seguimiento para poder monitorizar y cambiar si algo no está funcionando.

3. Definir las necesidades

Para ello, igual no es necesario contar con un profesional SEO o disponer de un canal de venta de comercio electrónico. Tampoco estar en Twitter o Instagram por estar, ni grabar vídeos para que nadie los vea en YouTube simplemente por el hecho de que está de moda. Porque, según este experto, la tecnología y el mundo digital han traído soluciones de todo tipo para empresas de todos los presupuestos y de todos los tamaños. “Eso sí, es un camino lento con una alta competencia y los resultados tardan en llegar”, explica Giráldez.

4. Formación

Aconseja ser curioso, leer, estudiar, copiar de los mejores. Esta disciplina está en constante cambio, lo que obliga a estar al día, pero al mismo tiempo ofrece oportunidades para volver a conectarse. Otra ventaja, argumenta el consultor, gran parte de la información disponible es gratuita, por lo que solo se exige ser disciplinado y saber buscarla.

5. Simplificar y huir de terminología compleja

Es algo propio de este sector, y a menudo solo distrae.

6. Contenido de utilidad y de calidad

Se pueden establecer relaciones de confianza generando notoriedad, afecto, adhesión y valor a la marca. Si las marcas quieren que se las quiera, tienen que ser útiles para sus audiencias. Esto significa que tienen que ofrecer contenidos que ayuden a hacer más fácil la vida de las personas. Y para qué hay que hacer contenido de calidad. El autor lo resume así: para que Google lo encuentre y si esto ocurre lo encontrará el cliente. Si no es un contenido que esté bien hecho estará condenado a la irrelevancia. Muchas empresas no apuestan por contenidos interesantes y no enganchan con los consumidores por este motivo. Uno de los fallos, advierte el experto, puede ser no haber encontrado la temática adecuada ni emplear el lenguaje idóneo, poniendo de manifiesto que el saber contar historias sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes de las empresas.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/03/29/fortunas/1617044091_147482.html

 

Descubre qué debes comer para acelerar el metabolismo

Se entiende por metabolismo a la serie de procesos y reacciones químicas que se producen en nuestro organismo para convertir la comida que ingerimos en la energía necesaria para el correcto funcionamiento de las funciones vitales.

La rapidez o lentitud con la que se produce el metabolismo se le conoce como tasa metabólica. Se trata de la cantidad de calorías que quemamos en una cantidad de tiempo determinado. La tasa varía de unas personas a otras en un período de tiempo determinado, también conocido como gasto de calorías. Esta tasa depende de cada individuo, por eso es frecuente escuchar que una persona tiene un metabolismo rápido o lento. A mayor velocidad, mayor gasto de calorías y al contrario.

Hay diversos factores que influyen en el metabolismo. Por ejemplo, la edad. Cuanto más pasan los años, más se ralentiza. También la masa corporal, cuando es más elevada, hay mayor gasto calórico. La actividad física es otro factor importante, así como los desórdenes hormonales. Hay que tener en cuenta que la velocidad del metabolismo no es algo estático, va variando en las diferentes etapas de nuestra vida.

Existe una cierta controversia a la hora del papel del metabolismo en el adelgazamiento, aunque todo parece indicar que la desaceleración metabólica es más pronunciada en algunas personas, especialmente en las personas obesas. Y que cuanto mayor es la desaceleración, más difícil es bajar de peso haciendo dieta o ayunando.

Vamos a ver a continuación cinco alimentos que están demostrados científicamente que sirven de ayuda para acelerar el metabolismo.

Jengibre

Añadir este alimento a la dieta podría aumentar la temperatura corporal y la tasa metabólica, además, de controlar el apetito. Reduce los niveles de glucosa en ayunas y aumenta el conocido como colesterol bueno. También tiene propiedades antiinflamatorias.

Chile

Las comidas elaboradas con chiles frescos o secos pueden aumentar el metabolismo debido a uno de los elementos que contiene, la capsaicina, que puede contribuir al control del peso ayudando al cuerpo a quemar calorías adicionales cada día.

Café

La cafeína puede estimular el metabolismo, puesto que incrementa el gasto de energía y tiene efectos saciantes, aunque no se deben consumir más de seis tazas al día.

Semillas de lino

Tienen un alto contenido en proteínas, vitaminas y otros nutrientes importantes. Además, varios estudios sugieren que podrían ayudar a estimular el metabolismo y mejorar el síndrome metabólico, probablemente gracias a su contenido en fibra y grasas esenciales omega 3.

Té verde

Las propiedades de este alimento han sido muy estudiadas por la ciencia. Se sabe que el extracto de té verde puede incidir en el metabolismo de las grasas, puede ayudar a reducir el peso corporal y tiene efectos antiinflamatorios y propiedades antioxidantes.

 

Leer más: https://www.elnacional.cat/es/salud/descubre-debes-comer-acelerar-metabolismo_596816_102.html

Seat quiere fabricar en Martorell 500.000 coches eléctricos al año para todas las marcas de VW

El mensaje está claro. Seat no puede electrificar la planta de Martorell sin el apoyo de las administraciones. La automovilística lo lleva diciendo desde hace meses y lo ha vuelto a decir una vez más. Prevé invertir 5.000 millones de euros de aquí a 2025 para adaptar la fábrica a esta nueva producción, pero el ejecutivo y la Unión Europea también tienen que poner de su parte.

En la presentación de los resultados de 2020, marcados por el impacto de la covid, su presidente, Wayne Griffiths, le ha puesto deberes al Gobierno de Pedro Sánchez, que los tiene que tener listos para este mismo año: hay que incentivar la compra de vehículos eléctricos, haciendo subir la cuota de mercado del 4% al 10%, y más que triplicar los puntos de recarga, pasando de los 8.000 hasta los 28.000 a todo el país. “España no puede perder esta oportunidad histórica”, ha defendido Griffiths.

Estos ambiciosos objetivos para 2021 forman parte de la estrategia Future Fast Forward de Seat. Cuenta con la participación de una quincena de empresas, grandes y pequeñas, y de diferentes sectores, como CaixaBank, Telefónica, Iberdrola, Gestamp, Ficosa, Sesé, Delta Vigo o Antolín. El plan tiene que permitir asentar las bases necesarias para impulsar el vehículo eléctrico en España y revitalizar su sector industrial. Según cálculos de la automovilística, si sale adelante, aportaría entre 20 y 30 millones de euros al PIB y generaría entre 300.000 y 500.000 puestos de trabajo a partir de 2030.

La estrategia de Seat prevé conseguir que la planta de Martorell fabrique más de 500.000 coches eléctricos al año a partir de 2025, absorbiendo así la totalidad de su capacidad productiva. “Martorell será una planta eléctrica”, ha asegurado su presidente. Se espera que la fábrica produzca vehículos eléctricos para las diferentes marcas de Volkswagen, a pesar de que el grupo todavía no han concretado cuáles pueden ser.

A la espera de la fábrica de baterías

Tampoco se ha concretado todavía si, finalmente, la planta de baterías para el sur de Europa del grupo estará ubicada en España ni dónde exactamente, elemento clave para poder llegar a producir coches eléctricos en Martorell abaratando su coste. El Gobierno anunció hace unas semanas la creación de un consorcio público-privado para desarrollar la primera fábrica de baterías en España, de la mano de Seat-Volkswagen e Iberdrola, que se quiere financiar con fondos Next Generation y tiene que encontrar un socio tecnológico.

Es por eso que Griffiths ha vuelto a pedir el apoyo del ejecutivo, escenificado en la visita de Sánchez y el rey Felipe VI, y también de la Comisión Europea para hacerlo posible y permitir la transformación de la industria automovilística en España, el segundo mercado más importante de toda Europa. Otro factor que también se tiene que acabar de definir es la construcción de una planta para montar las baterías, que el presidente de Seat ha remarcado que tiene que estar “muy cerca”, o bien a Martorell o en Barcelona.

Nuevo coche eléctrico urbano de Seat

Con esta aspiración a medio plazo, la compañía también ha anunciado que lanzará un coche eléctrico urbano en 2025, con un precio de entre 20.000 y 25.000 euros y las dimensiones del Seat Arona, apuesta que tiene que permitir hacer accesible la electromovilidad de manera masiva. Ahora bien, no ha concretado todavía si se fabricará en la planta barcelonesa, a pesar de que Griffiths ha señalado que quieren que se haga desde aquí.

 

Leer más: https://www.thenewbarcelonapost.com/seat-quiere-fabricar-500000-coches-electricos-martorell/

Quién se puede desgravar en la renta por la hipoteca de su vivienda habitual

La campaña de la declaración de la Renta del año 2020 está a la vuelta de la esquina. Arranca el 7 de abril y Hacienda ya ha publicado los detalles en el Boletin Oficial del Estado (BOE). El Ministerio de Hacienda recuerda que en el ámbito del IRPF no hay muchas novedades normativas. En el capítulo de deducciones, los contribuyentes con una vivienda en propiedad financiada por una hipoteca pueden desgravarse en el IRPF, pero no todos. Existen una serie de requisitos y límites.

Sólo hipotecas anteriores a 2013

La deducción por adquisición de la vivienda habitual quedó suprimida a partir del 1 de enero de 2013. Así, solamente tienen derecho a la desgravación aquellos que compraron el inmueble y formalizaron el préstamo hipotecario antes del 31 de diciembre de 2012. En tal caso, pueden desgravarse hasta un 15% de lo que hayan pagado por su hipoteca durante el 2020: un 7,5% en el tramo estatal y un 7,5% más en el tramo autonómico (este porcentaje puede ser distinto en cada comunidad). La deducción puede aplicarse sobre una base máxima de 9.040 euros anuales, así que el contribuyente puede deducirse hasta 1.356 euros como mucho.

En caso de que la hipoteca tenga dos titulares y se hace la declaración conjunta, entonces se aplica la deducción sobre el máximo de 9.040 euros. Pero si se hace por separado, cada uno de los contribuyentes podrá aplicar la desgravación sobre lo que haya pagado individualmente por la hipoteca, también sobre una base máxima de 9.040 euros (18.080 euros entre los dos).

Hipotecas modificadas

Desde HelpMyCash.com explican que los criterios anteriores son válidos para hipotecas modificadas. Según la Agencia Tributaria, cambiar las condiciones de un préstamo no modifica su finalidad (comprar el inmueble), así que los que lo hayan hecho no pierden su derecho a practicar la deducción por adquisición de vivienda habitual.

En consecuencia, si en 2020 se ha modificado la hipoteca de algún modo, se puede seguir aplicando la desgravación sobre lo pagado para amortizarla: si se ha adelantado capital (reembolso anticipado), si se ha llevado a cabo una novación (pacto con la entidad para cambiar las condiciones) o una subrogación de acreedor (traslado del préstamo a otro banco), si se ha contratado una nueva hipoteca para refinanciar el crédito original…

No obstante, desde Hacienda introducen un matiz importante. Si esa hipoteca se modificó para ampliar su capital, la deducción no podrá aplicarse sobre lo amortizado para devolver el dinero de esa ampliación. Por ejemplo, si el préstamo era de 100.000 euros y se amplió en 50.000 euros más, la desgravación podría practicarse sobre lo pagado para devolver los 100.000 euros iniciales (dos terceras partes del capital amortizado durante el ejercicio).

Gastos asociados sujetos a desgravación

En la base máxima de 9.040 euros anuales se pueden incluir todas las costas relacionadas con la hipoteca: lo pagado en cuotas, las amortizaciones anticipadas, los gastos de constitución, modificación o cancelación del crédito y lo pagado durante el año en comisiones y en productos asociados (los seguros de vida y hogar, por ejemplo).

Por ejemplo, si durante el 2020 se han pagado 7.200 euros en cuotas mensuales, 200 euros por un seguro de hogar y 500 euros de comisión por subrogar el préstamo a otro banco. En este caso, se podría aplicar la deducción del 15% sobre un total anual de 7.900 euros, por lo que este contribuyente se podría desgravar hasta 1.185 euros por su hipoteca.

 

Leer más: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/03/19/midinero/1616148601_615776.html