Cómo administrar tu tiempo con la regla 80/20

Tanto si eres un empresario experimentado como si estás lanzando tu primer negocio, estoy seguro de que has escuchado de la regla 80/20, es decir, el Principio de Pareto. Después de todo, ya está sobre la mesa: el Principio de Pareto puede aplicarse a cualquier cosa que midas, tanto en tu vida personal como en los negocios.

Si no estás muy seguro de lo que es la regla 80/20, o cómo puedes usarla para mejorar la forma en la que administras tu tiempo, lo vas a entender en corto. El Principio de Pareto puede ser la respuesta.

¿Cómo aplicar el Principio de Pareto a la administración del tiempo?

Este principio es un concepto desarrollado por el economista italiano Vilfredo Pareto en 1895, tras darse cuenta de que 20 por ciento de la población era dueña de 80 por ciento de la tierra. Esto lo llevó a la conclusión de que toda la actividad económica podía aplicarse a este principio.

Brian Tracy lo explica así: “Esta regla dice que 20 por ciento de tus actividades te dará 80 por ciento de los resultados”. Por ejemplo, “20 por ciento de tus clientes te darán 80 por ciento de tus ventas. 20 por ciento de tus productos o servicios te darán 80 por ciento de tus ganancias. Y 20 por ciento de tus tareas equivaldrá al 80 por ciento del valor de lo que haces, y más.”

¿Cómo aplica esto a la administración del tiempo? Tracy dice: “si tienes una lista de 10 cosas por hacer, dos de esas cosas valdrán mucho más que las otras ocho juntas”.

En otras palabras, 80 por ciento de tus resultados deben venir de 20 por ciento de tu tiempo. No te preocupes si las cifras no son exactamente 80 y 20, la idea es que la mayoría de las cosas no están distribuidas equitativamente. ¿Significa que debes trabajar menos? No precisamente. Lo que busca este concepto es motivarte a que te enfoques en las cosas que realmente importan, sobre todo en las tareas que nos ayudan a llegar a nuestros objetivos.

Piensa nuevamente en las cosas que tienes que hacer

Con este principio en mente, cambia la forma en la que haces tus listas de pendientes. Por lo general, estas listas consisten en cosas simples que pueden no ser las más importantes o las que deberías estar haciendo. Tus listas deberían reflejar tus prioridades, tomando en cuenta si el esfuerzo que implican vale la pena.

 

Leer más: https://www.entrepreneur.com/article/332936

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *