Cómo hablar en público en 6 pasos

El miedo a hablar en público, se llama glosofobia y los expertos recomiendan combatirla con esta terapia de choque de seis pasos:

  1. Enfréntate al problema. Este es uno de esos casos en los que el mejor remedio es la terapia de choque. «Si tengo miedo a hablar en público y no lo hago, me va a generar cada vez más ansiedad y tensión. Se refuerza el temor», afirma Fouce. Esto, aunque en un primer momento puede aumentar los mecanismos biológicos (sudoración, palpitaciones), llegado un punto conduce a la superación. «De ese modo se frena la dinámica, y la persona comprueba que nadie se ha reído, que ha salido bien, que no ha sido para tanto», añade.
  2. Ensaya frente al espejo. Coge el cepillo del pelo pero no para hacer playback con una canción de Madonna sino a modo de micrófono para preparar tu exposición. «Tiene que considerar la voz y el lenguaje corporal, ya que ayudan a tener una mejor presentación; la entonación, los gestos adecuados y la postura son fundamentales. Conviene ensayar mucho para superar el miedo», aconseja Ampuero.
  3. Prepárate el discurso. Tener claro qué se va a decir «es el antídoto más eficaz contra el nerviosismo», indica Julio Ampuero. «Para ello hay que trabajar con anticipación el tema por escrito, elaborar un esquema con los puntos principales para organizarse, considerar su duración, el estilo y aclarar las dudas sobre el contenido a exponer». En los momentos previos a la intervención, «realice ejercicios de modulación, de respiración y de vocalización para perfeccionar la expresión oral».
  4. Aprende a relajarte. Recurre a algunas de las técnicas conocidas de relajación. Evita decir que estás nervioso: «Le hará pensar en que lo está», advierte Fouce. Justo antes de hablar, «respire profundamente y beba agua si es necesario», recomienda el experto en logopedia.
  5. Fija la vista en un punto concreto. «Puede ser una persona que le genere especial confianza», dice Guillermo Fouce. «Si no es posible, trate de dirigir la mirada hacia distintos lugares de la sala», agrega Julio Ampuero. Coger un lápiz o juntar las manos también puede ayudar a canalizar el nerviosismo.
  6. Imagina la situación en positivo. Pensar que va a salir bien es casi una garantía de éxito. Como el resto de medidas, va dirigida a «no estar nervioso cuando llegue el momento de la verdad, porque para su cerebro no será una situación nueva sino algo a lo que está más que acostumbrado», apostilla Julio Ampuero. Y si no es suficiente, piensa en esos futbolistas en las entrevistas: dicen cuatro cosas sin sentido y la gente los adora.

 

Leer más: https://elpais.com/elpais/2018/06/25/buenavida/1529938421_747326.html?rel=mas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *