Sólo un 29% de las compañías de España cuentan con políticas relacionadas con la incorporación y la retención de los profesionales mayores  a diferencia del 52% de media europea, y en otros países como Estados Unidos, Canadá o Australia incluso van por delante de Europa en estas prácticas.

La escasa atención prestada a esta gestión de la diversidad contrasta con la importancia que se le concede en nuestro país a otros como la incorporación de gente joven. “Con el progresivo envejecimiento de la población, el consiguiente alargamiento de la vida laboral y el aumento de la edad media de las plantillas, se plantea un desafío que se está afrontando ya en muchos países. En España, no obstante, todavía no se le está dando la importancia requerida a pesar de que algunos expertos ya hace tiempo que avisaron de la importancia que tiene”.
En un informe reciente realizado por el Club de Recursos Humanos de la escuela de negocios, se concluyó que “no hay estrategias diferenciadas, en general, para los trabajadores mayores, más allá de los temas legales”. En otro informe se concluía que las ventajas de contratar a mayores de 45 años eran la experiencia, los conocimientos, una mayor estabilidad personal y laboral… En definitiva, aspectos conocidos y ampliamente aceptados, aunque aclarando que “la famosa experiencia, no nos engañemos, sirve solo en algunos sectores; en otros, no”.
“Es necesario un liderazgo que sepa comprender esta diversidad y la convierta en un factor de éxito. Ha llegado el momento de repensar qué hacer con la gente mayor dentro de las compañías. La gestión de los mayores en las empresas es un tema de alcance mundial”. Hay estudios que demuestran que hasta los 55 años no se consigue la plenitud profesional.
Aunque las empresas en España son tardías en la implantación de iniciativas para la gestión de los séniors, para el Top Employers Institute hay algunas compañías que cuentan ya con buenas prácticas punteras en esta materia. Mirar aparte tres ejemplos: Altadis, Makro y AXA

Fuente: www.e-autonomos.es