Consejos para aliviar las cuentas de la empresa

La inmensa mayoría de las empresas ha tenido en alguna ocasión problemas a la contabilidad. Lamentablemente y a causa de los efectos en la economía que está causando la crisis sanitaria de la Covid-19, cada vez son más las empresas y los negocios de autónomos que se encuentran en situaciones de dificultad, ya sea por falta de liquidez u otras causas.

La gestión de las finanzas es una tarea continua para cualquier proyecto de negocio, que exige no solo tener que controlar de manera constante las entradas y salidas de dinero, sino, también, concretar objetivos financieros a corto y largo plazo, que se tienen que revisar periódicamente según evolucione la propia realidad de la compañía.

En estos momentos es muy probable que muchas empresas se encuentren con alguna factura impagada, cambios en las condiciones del mercado, hacer frente a gastos inesperadas… señales de alarma en las cuentas de nuestra entidad. Ante estas situaciones, hay que planificar con cautela los próximos pasos a dar, identificar los recursos de los cuales disponemos en los diferentes departamentos o áreas y que pueden ser transversales, así como afrontar la crisis con el espíritu más optimista posible.

Entre las principales acciones que se pueden llevar a cabo ante estas situaciones y con el objetivo de conseguir revertirlas, hay que destacar:

Revisar los procesos de cobro y de pago. Quizás este es el momento de analizar si nuestro sistema de facturación es el adecuado. Para lo cual, evalúa el tiempo mediano en que tus clientes tardan a abonar sus facturas y compáralo con otras empresas de la competencia o con la media de tu sector. Del mismo modo, estudia si puedes alargar el periodo en que pagas en tus proveedores y, si es posible, renegocia con ellos las condiciones. De este modo, podrás mejorar notablemente tu liquidez.

Herramientas de utilidad. Identifica si existe en el mercado alguna tecnología de procesos que mejore la gestión de tu contabilidad. Quizás es esta la oportunidad de digitalizar todavía más tus procedimientos internos y conseguir de minimizar los errores. Otra opción es contratar servicios externos que den soluciones a tus problemas financieros y que hagan una previsión de las posibles situaciones de riesgo de tu empresa como, por ejemplo, la contratación de un seguro frente a los impagos.

Consolida tus cuentas bancarias. En muchas ocasiones, es habitual trabajar con varias entidades financieras a medida que la empresa va creciendo en envergadura. Si es el caso, aprovecha para sentarte a negociar con los diferentes bancos para centrar tu operativa en aquel que te ofrezca las mejores condiciones. Y recuerda que existen sistemas como el factoring que te pueden ayudar a mejorar la gestión de potenciales impagados.

Analiza a largo plazo cómo es la gestión de tus flujos de efectivo. Averigua cuáles son los meses en que tienes mayores problemas para cuadrar las cuentas, revisa en qué momentos tus ingresos aumentan y planifica a partir de toda esta información cuando es importante que reserves capital para atender picos de escasez. En este tipo de tareas, a veces compensa recurrir a ayuda de profesional para obtener resultados excelentes.

 

Leer más: https://www.pimealdia.org/consells-alleujar-comptes-lempresa/