Si estás pensando en quedarte un negocio a través de un traspaso…cuidado con el riesgo de asumir posibles deudas laborales y fiscales del anterior titular…

Cuando pagamos por un “traspaso”, en realidad usted pagará por una combinación de bienes y derechos: por el derecho a continuar con el alquiler del local, por los activos necesarios para realizar la actividad, etc. Si adquieres el negocio puedes acabar respondiendo de las deudas con Hacienda, con los trabajadores y con la Seguridad Social del anterior titular.

¿De qué respondes?

Trabajadores. Cuando se produce un cambio de titularidad de una empresa o centro de trabajo, el adquirente del negocio (tú en este caso) se subroga en la posición de empleador del anterior titular. Por tanto, deberás asumir a los empleados que estén trabajando ahora en el negocio y respetar sus condiciones laborales (salario, antigüedad…). Asimismo, si después decides despedir a alguno, deberás pagarle la indemnización que le corresponda.

Seguridad Social. Por otro lado, durante tres años te convertirás en responsable solidario, con el anterior titular, de las obligaciones laborales anteriores a la transmisión como deudas con la Seguridad Social.

Hacienda. Además, como adquirente del negocio, respondes solidariamente con el anterior titular de las deudas con Hacienda derivadas del ejercicio de la actividad (el IVA, por ejemplo) y de la falta de ingreso de las retenciones e ingresos a cuenta (como, por ejemplo, de la retención por IRPF que el anterior titular debía practicar al propietario del local o a sus trabajadores).

Cautelas a adoptar

Cautelas. Por tanto, aquí tienes algunas cautelas que puedes tomar para evitarlos:

Paso 1: trabajadores. Si no quieres asumir ningún empleado de los que actualmente trabajan en el negocio, pacta con el vendedor que éste deberá extinguir los contratos de trabajo con anterioridad al traspaso y hacerse cargo íntegramente de las indemnizaciones que correspondan.

Paso 2: sin deudas. Asimismo, asegúrate de que no existen deudas de las que puedes responder:

  • Verifica específicamente este extremo cuando revises las cuentas del negocio. En este sentido, puedes solicitar al vendedor que te entregue copia de las declaraciones de IVA y del pago de las retenciones de los últimos cuatro años.
  • Solicítale también que te entregue un certificado emitido por Hacienda y otro por la Seguridad Social conforme está al corriente de pago con ambos organismos.

Paso 3: contrato. En el contrato que firmes para formalizar el traspaso incluye estas menciones:

  • Que el vendedor garantiza que no existen deudas con Hacienda, con los trabajadores ni con la Seguridad Social, y que responderá ilimitadamente frente a ti de cualquier pago que debas asumir por hechos anteriores al traspaso.
  • Para mayor garantía, es aconsejable pactar con el vendedor que tu retiene una parte del precio del traspaso y que sólo se la devolverá si no recibe ninguna reclamación por estos conceptos.

En caso de traspaso del negocio existe una “sucesión de empresa”, por lo que tu respondes de las deudas laborales y fiscales del anterior titular. Asegúrate de que no existen deudas de este tipo y pacta garantías para cubrir este riesgo.

 

Fuente:

http://basededatos.indicator.es/relaciones_comerciales/me_quedo_un_negocio_en_traspaso/ESACEDAR_EU17010501?src=albyemail&utm_source=esaatoal_byemail&utm_campaign=dom_7_2017-04-29%2014:17:24.392085+00&utm_medium=email&utm_content=article