Tal y como ya vienen anunciando… se empieza a percibir, que en los próximos meses se va a desatar un movimiento en nuestras empresas.

Hace poco leía que los directivos de las empresas ya no están a tiempo de retener a sus equipos. Quién no haya realizado un trabajo minucioso y consistente en su momento, no va a poder recuperar las mentes e ilusiones de las personas. Cuando se ha inoculado la semilla del desaliento, la costra de la indiferencia generada en el desarrollo del trabajo de un individuo es irreversible.

También saber que “El reconocimiento a una buena labor debe ser inmediato y auténtico”, sino no sirve. Un directivo debe saber gestionar el talento de las personas y saber motivarlos para que desarrollen todas sus capacidades dentro de las empresas.

La gran estampida está a punto de arrancar. ¿Estás preparado? Próximamente en todas sus pantallas (de ordenador). La caza comienza en los mejores perfiles de Linkedin. ¡Suerte!

 

Judit Brillas