Hoy en día la música no sólo se utiliza para pasar el tiempo o como distracción: se ha demostrado que trae múltiples beneficios a la salud emocional y física de los seres humanos.

Estos beneficios se dan gracias a la profunda estimulación a nivel cerebral que provoca cada una de las ondas musicales, independientemente de los gustos de cada persona.

Escuchar música clásica o estimulante ocasiona que el oyente vea las cosas de otra manera, en la mayoría de los casos, de forma positiva, lo cual lo motiva a realizar sus actividades de manera menos tediosa y más efectiva.

 

Os destacamos algunos de los beneficios más interesantes:

  • El cerebro se sensibiliza con la música estructurada como la clásica. Esto, independientemente de que al individuo le guste o no esté género.
  • La música es como un gimnasio para el cerebro, ya que aumenta la comunicación neuronal, la elasticidad y la plasticidad del órgano.
  • Escuchar ritmos que no son del agrado de las personas por un largo tiempo, activa las hormonas que generan el estrés.
  • Para dormir o relajar, es una buena herramienta escuchar sonidos clásicos, lounge, de cello o de la naturaleza.
  • El cerebro puede detalladamente escuchar ondas musicales y hacer cualquier otra actividad,sin complicaciones.
  • Escuchar melodías suaves y a buen volumen disminuye la presión arterial y las respuestas de miedo.
  • La canción “Eye Of The Tiger”, del grupo Survivor, es una de las más estimulantes.
  • Ayuda a acelerar la cicatrización de las personas que tuvieron una intervención quirúrgica.
  • Escuchar música con los ojos cerrados aumenta notoriamente su efecto sensorial.

 

Buscar el equilibrio físico y mental es una tarea diaria de los seres humanos. Encontrarla en los diversos elementos que tenemos al alcance, como la música, es la opción ideal para tener una vida mucho más saludable.

 

Fuente: www.eldiariony.com