Efectos fiscales del ¡Sí, quiero!

Damos pistoletazo de salida a una temporada muy bonita: LAS BODAS. 

Sabemos lo que supone organizar una boda, y de entre todos los preparativos, y preguntas que pueden surgir, muchos novios se plantean en algún momento: ¿Tengo que declarar a Hacienda los regalos de boda?

¿Qué dice la Ley?

Siendo estrictos, los regalos de boda recibidos (sean objetos materiales como dinero) pueden considerarse donaciones, tratándose como una transmisión de bienes a título gratuito e intervivos.

Es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones el que se encarga de gravar las donaciones. Impuesto cedido a las comunidades autónomos, lo que significa que puede haber diferentes regulaciones.

Llegados a este punto, nos preguntamos, ¿hay algún mínimo legal a partir del cual no se considere una donación? La respuesta es que en España no hay fijado un límite mínimo exento de tributar. Por tanto, con la ley en la mano, debe tributar cada donación de forma individual.

La “realidad” de los regalos de boda es otra. Pocos contrayentes declaran los regalos recibidos por su cambio de estado civil. Aún y así, debemos recordar que deberían ser declarados como una donación.

RECUERDA… Hasta cuatro años tiene Hacienda para preguntarte por ese dinero.

 

Artículo: Monica Busquets

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *