Errores a evitar si tienes la intención de comenzar a correr

Ahora que llega el nuevo año, como suele ocurrir, son muchos los que pretenden hacer más ejercicio y correr es uno de los más habituales. Correr cuando eres un principiante no es lo mismo que correr como un corredor experimentado. Los principiantes suelen cometer errores que pueden provocar lesiones. Por eso, vamos a ver cuáles pueden ser siete errores comunes que los principiantes suelen cometer y que deberías evitar para correr disfrutando y no sufriendo.

Utilizar las zapatillas equivocadas

Si eres principiante, tienes que prestar atención con las zapatillas que vas a utilizar para correr. En muchos casos, no todas sirven para apoyar el pie correctamente y además, aunque no lo parezca, podrían no ser del tamaño adecuado para salir a correr.

Para remediar este error, se aconseja dirigirse a una tienda especializada para dejarse asesorar en la compra de un par de zapatillas adecuadas. No hay que limitarse a comprar unas zapatillas caras, porque no tienen por qué serlo. Conviene probarse algunos pares y asegurarse de que queden ceñidos a los pies.

Cuidar las zapatillas

Las zapatillas son una herramienta que debe cuidarse adecuadamente. Tanto es así que las que no se mantengan como es debido pueden causar lesiones. Lesiones como esguinces de tobillo –que son los más comunes–, pero también pueden problemas de espalda y en las articulaciones.

Para cuidarlos adecuadamente, hay que asegurarse de comprar un par nuevo cada 500 kilómetros aproximadamente. Además, hay que dejar que se sequen correctamente. Las zapatillas mojadas causan ampollas y la amortiguación humedecida reduce su efectividad.

No a los excesos

El cuerpo necesita acostumbrarse a la nueva rutina de carrera. Muchos nuevos corredores asumen que cuanto más corren, mejor, y esto no es cierto. Correr mucha distancia al poco tiempo de comenzar a correr provoca riesgos de sufrir lesiones desagradables o dolores en las piernas.

Para evitar el exceso, hay que aumentar poco a poco a mayores distancias y asegurarse de tener al menos un día libre completo por semana. Además, conviene prestar atención a cualquier dolor que se pueda sufrir. El dolor es una señal de lesión. Por lo tanto, hay que prestar atención al propio cuerpo.

Tamaño de los pasos

Un error común entre los principiantes es dar zancadas demasiado grandes. Cuando se empieza, a menudo se cree que los pasos más grandes significan tiempos más rápidos. Pero en realidad, se desperdicia energía y puede provocar calambres en las piernas.

Para solucionar este problema, se deben dar pasos más cortos y tratar de hacer los pasos más ligeros y rápidos.

Atención a la parte superior del cuerpo

Correr con los brazos hacia los lados o en alto junto al pecho, puede provocar una respiración ineficaz, así como tensión en el cuello y los hombros.

Para correr con una técnica correcta, hay que asegurarse de que las manos no se crucen de un lado del cuerpo al otro. Mantener la postura erguida, con la cabeza y la espalda rectas. A medida que se note el cansancio, el corredor empieza a encorvarse. En este punto, hay que sacar el pecho.

Beber más

Es fácil no darse cuenta de las deshidrataciones. No estar bien hidratado puede provocar un rendimiento más débil, dolores de cabeza e incluso desmayos.

Lo bueno es que hay una solución fácil para este problema. Basta con beber alrededor de tres cuartos de litro una hora antes de correr y el resto hasta el litro antes de salir a correr. Esto debería asegurar estar hidratado adecuadamente durante la carrera.

Principiantes rápidos

Cuanto mayor sea la distancia, más controlado tiene que ser el ritmo de carrera. Muchos principiantes comienzan a correr sin considerar el esfuerzo que es necesario para cubrir la distancia marcada. Por lo general, esto hace que los corredores no logren sus objetivos.

Para solucionar este problema, conviene correr a un ritmo más lento. Luego, si hace falta, se puede acelerar.

 

Leer más: https://www.elnacional.cat/es/salud/errores-evitar-intencion-comenzar-correr_568824_102.html