Procure siempre que la cuenta de caja arroje un saldo positivo. Si es negativo, Hacienda podría presumir que hay ventas no declaradas…

Presunción. Aunque la cuenta de caja (cuenta 570) nunca debería ser negativa, algunas veces esto puede ocurrir. En este sentido:

  • Si se trata de un descuadre temporal que puede justificar, no pasará nada (por ejemplo, si registra un ingreso por caja con retraso y esto provoca que la caja quede en negativo por unos días).
  • Sin embargo, si los saldos negativos se prolongan en el tiempo, Hacienda podría interpretar que éstos se han producido por pagos a proveedores con dinero oculto (porque las salidas de ese dinero se contabilizan como salidas de caja). ¡Atención! En ese caso, presumirá que su empresa ha efectuado ventas que no ha declarado y le exigirá que satisfaga el Impuesto sobre Sociedades (IS) dejado de ingresar por ellas, además de los intereses y sanciones que correspondan.

Cierre de cuentas. Para evitarlo, al cerrar las cuentas de cada ejercicio, asegúrese de que no ha cometido errores contables que provoquen que la caja quede en números rojos. A estos efectos, no se limite a comprobar el saldo a final de año; compruebe también que el saldo es positivo durante todo el ejercicio. ¡Atención!  En estos casos, Hacienda considera que la cuantía de las ventas no declaradas es igual al saldo negativo máximo que la cuenta de caja haya tenido durante el ejercicio.

Riesgo en IVA. Por otro lado, Hacienda también puede exigir a su empresa el IVA repercutido por dichas ventas. Pero en ese caso no ocurre como en el Impuesto sobre Sociedades (en el que opera la presunción indicada). ¡Atención!  En el IVA, Hacienda debe demostrar, basándose en elementos objetivos, que las ventas no declaradas se han producido realmente. Sin esas pruebas, no puede regularizar.

Cuenta de socios. También puede ocurrir que los saldos de caja negativos se produzcan por pagos a proveedores que usted, como socio, haya satisfecho con su propio dinero, y que su contable haya imputado como salidas de caja. Apunte.  En estos casos, indíquele que contabilice dichas salidas como cuenta corriente con socios. Así Hacienda verá que ese dinero proviene de préstamos del socio, y no de ventas no declaradas.

En ese caso Hacienda podría regularizar su Impuesto sobre Sociedades y hacerle tributar por dichas ventas, exigiéndole además intereses y sanciones.

 

Fuente:
Apuntes y consejos-sociedad-ejemplar gratuito
http://lite.indicator.es/susociedad/article.php?nlid=ESACEDAR_EU17020101