Facebook prevé desmontar su estructura irlandesa para tributar localmente a partir de 2019. Frente a la centralización de todas de las ventas en Irlanda, la red social apostará por los 25 países en los que dispone de oficinas propias, para así “apoyar a los anunciantes locales”, justificó el grupo. En concreto, el ejecutivo explicó que dicha decisión significa “que los ingresos publicitarios apoyados por nuestros equipos locales ya no serán registrados por nuestra sede internacional en Dublín, sino que serán registrados por nuestra empresa local en ese país con oficina”. Esa situación beneficiará al fisco español, alemán, francés o italiano, en el caso de Europa.

 

Fuente: Síntesis Diaria