La Agencia Tributaria está enviando liquidaciones y requerimientos en los que exige a beneficiarios de la deducción del IRPF por vivienda habitual que demuestren que cumplen los requisitos para beneficiarse de ella. Esta ventaja tributaria, que dejó de poder aplicarse para adquisiciones realizadas después del 2013, es la que tiene un mayor número de beneficiarios en el impuesto de la renta, con más de cinco millones de contribuyentes, según datos de las memorias de la administración tributaria. Aunque fuentes de la Agencia Tributaria aseguran que no existe una campaña concreta, admiten que la comprobación de esta deducción es habitual, ya que es la más extendida en el IRPF. “Desde el 2007 o el 2008 los bancos popularizaron la modalidad de reunificación de deudas y la ampliación de créditos hipotecarios, es decir, que destinaran parte del préstamo a otros fines como obras en la casa o para comprarse un coche”. En las comunicaciones se exige un profuso listado de documentación.

 

Fuente: Sintesis Diaria