Ya estan aquí las transferencias bancarias entre diferentes países europeos en tiempo real. Eso sí, esta operativa estará limitada a transacciones máximas de 15.000 euros en una sola operación, y se necesita el IBAN (identificación del número de cuenta) para realizar la transacción desde cualquier dispositivo online.

Desde el 21 de noviembre comienza a activarse estas transferencias inmediatas, que pretenden que el dinero esté en la cuenta a la que se le ha remitido en solo 10 segundos, frente las 24 horas de media que tarda en la actualidad esta operación, aunque en algunas ocasiones puede llegar a demorarse incluso cuatro días.

El éxito de esta autopista de pago dependerá del número de proveedores de plataformas que se adhieran a ella. Desde el Consejo Europeo de Pagos (EPC), foro de discusión de las diversas herramientas de pagos existentes con las que se realizan operaciones superiores a los 39.000 millones solo en Europa, se insta a todas las entidades financieras a que participen, al menos, como receptores. De momento, prácticamente todas las entidades financieras españolas se han adherido a esta iniciativa (unos 150 bancos, en los que se incluyen las cooperativas de crédito).

En Europa serán en total 585 entidades financieras las que iniciarán estas transacciones exprés, correspondientes a ocho países: España, Alemania, Italia, Austria, Estonia, Letonia, Holanda, Finlandia y Lituania; aunque, por ejemplo, en el caso del país germano la incorporación de sus bancos será paulatina hasta julio de 2018. Se espera, de hecho, que justo en un año, noviembre de 2018, se hayan incorporado a la plataforma todos los países y bancos europeos. La nueva plataforma permitirá a particulares y empresas realizar transferencias en tiempo real durante las 24 horas del día todos los días del año, explican los expertos.

La implantación de las transferencias bancarias SEPA (Single Europe Payments Area), también supone un abaratamiento inicialmente de estas operaciones, ya que el coste de estas operaciones será inicialmente de 0,20 euros para los bancos durante los primeros dos años, aunque podría subir a 0,50 euros a partir de entonces. El banco, no obstante, puede o no trasladar este coste o cobrar una comisión al cliente, aunque fuentes financieras aseguran que la banca española, inicialmente no tiene intención de imponer una tarifa.

El importe máximo a transferir, además, será revisado anualmente a partir de noviembre de 2018, para asegurar que refleja las necesidades del mercado.

Esta plataforma no competirá con Bizum,creada por la banca española para pequeñas transferencias desde el móvil (de 0,50 céntimos a 500 euros). Cuenta con casi 800.000 usuarios, y espera al millón para ampliar su operativa al pago en comercios.

ING ha ampliado a usuarios de cualquier entidad el servicio Twyp Cash, que permite la retirada de efectivo en unos 4.000 comercios de forma gratuita y que hasta ahora solamente ofrecía a sus clientes.

El servicio se integra así en la aplicación Twyp, que está abierta a cualquier usuario y que a partir de ahora agrupa los servicios de pago entre personas y la retirada de efectivo en comercios.

Su red de comercios asociados está compuesta por tiendas del Grupo Dia (Dia Market, Dia Maxi, La Plaza de Dia y Clarel) y las gasolineras Galp y Shell, incluida Disa en Islas Canarias. Según ha indicado la entidad, han empezado a sumarse estancos.

 

Fuente: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/11/14/companias/1510685647_507837.html?id_externo_rsoc=FB_CM