La economía sumergida en España

Hace poco, se publicaba lo siguiente:

El sindicato de Técnicos de Hacienda cifra en 59.000 millones de euros la menor recaudación de España respecto a lo que le correspondería de tener una presión fiscal media con la UE-28.
Según Gestha, el diferencial de la presión fiscal española se debe en primer lugar a la abultada economía sumergida española, que se sitúa casi 10 puntos por encima de la media del resto de los países de la Eurozona. Si el volumen de economía sumergida se redujera en 10 puntos se podrían recaudar unos 38.000 millones de euros anuales entre impuestos y cuotas de la Seguridad Social defraudadas, según sus cálculos.

La economía sumergida afecta a más de un millón de personas y mueve unos 202.000 millones de euros al año, según fuentes del 2015. Este dinero se escapa a las arcas del Estado porque no tributa y no todo proviene de actividades ilegales, sino que mucho procede de los sectores de la construcción, restauración y los comercios.

Esto nos hace reflexionar…España es un país con una “cultura defraudatoria”, aunque cada vez más, se está reduciendo, ya que no ha dejado de descender en los últimos 10 años, al igual que el resto de los países de la Unión Europea. Aun así, la posición del país no ha variado respecto a Europa y se encuentra como hace diez años, justo en la media.

Muchos apuntan la culpa a una tasa de paro de larga duración alta, rentas bajas y desconfianza en las instituciones son ingredientes básicos del empleo no declarado.

Seguramente, tampoco ayuda ver el mal uso que se suele hacer de lo recaudado y los altos tipos impositivos, aunque los dirigentes consideren que no son suficientes…es más, si se aflorara toda la economía sumergida… ¿realmente se bajarían los impuestos?

Equipo Incrementa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *