La forma en la que nos relacionamos tiene mucho que ver con la selección natural de Darwin.

¿Qué nos lleva a encontrar al amor de nuestra vida? Seguramente, cierta visión romántica nos haga pensar que el azar se interpone en el camino, pero la realidad es que este suele estar determinado por la convicción de que nos relacionamos con personas que comparten nuestra naturaleza, modo de pensar o aficiones, porque activamente así lo queremos y buscamos, y no por casualidad.

La elección de tu pareja determina la confección del genoma humano.

El estudio es una evidencia de que los seres humanos buscamos un “tipo” de pareja, y a raíz de ello se da el apareamiento asociativo, la forma de selección sexual en la que los individuos con rasgos similares se unen.

Esta es una forma de relacionarse que los investigadores remiten a los mecanismos de la selección natural de Darwin y que se encuentra muy documentada en los animales, pues sirve para aumentar el parentesco en las familias y puede ayudar a la descendencia a sobrevivir mejor en su entorno. Sin embargo, esta situación puede no tener tantas ventajas en los humanos.

Así lo afirma la psicóloga de Psicmund, Elena Cereceda Céspedes, que nos remite a los estudios que demuestran que la variedad genética de los padres es positiva para los hijos al multiplicar sus respuestas: “Lo cognitivo y lo conductual viene determinado por nuestra genética y nuestro entorno. Cuantos más recursos extraigamos de ellos, más flexibilidad y menos rigidez mental tendremos para superar las situaciones que se nos pongan por delante”.

Los investigadores también utilizaron el apareamiento asociativo para investigar otros rasgos, no solo físicos. La educación fue estudiada en 7.780 parejas en una base de datos de Gran Bretaña, vinculando los años de educación de ambos miembros de la pareja, y se encontró una correlación notablemente alta; esto no significa que elijamos compañeros por los años reales que estudiamos, sino por el nivel de educación y por los intereses mutuos que de ella se extraen.

Estos hallazgos sugieren que la elección del compañero “afecta a la arquitectura genómica de los rasgos en los seres humanos”, según apuntó Robinson en el informe. El apareamiento asociativo aumenta las probabilidades de que un rasgo, tal como la altura, sea pasado a la descendencia. Esto tiene implicaciones para los modelos genéticos que predicen la probabilidad de que los miembros de una familia hereden un rasgo, ya sea una enfermedad como la esquizofrenia o un rasgo físico, como la altura.

El método podría arrojar luz sobre el carácter hereditario de los trastornos de la mente

El estudio de Robinson no es el único que llegado a esta conclusión. Otra investigación en la que participó la Universidad de Cambridge y que fue publicada en la revista Nature demostró que las parejas desarrollaban sistemas inmunes parecidos si permanecían juntas durante mucho tiempo.

Estos primeros resultados solo son un paso preliminar para avanzar en una investigación en la misma línea. Robinson espera utilizar el método desarrollado para demostrar más similitudes en las parejas, una cuestión que se planteó estudiar al verla reflejada en su propio matrimonio: “Ambos somos doctorados y compartimos rasgos físicos; nos ajustamos a estos resultados”.

El siguiente paso sería atender a cuestiones como el origen social, el coeficiente intelectual o la preferencia política, rasgos menos superficiales que conectarían los constructos sociales con los fundamentos biológicos.

Especialmente relevante, como fin último, podría ser lo que pueda dar de sí una investigación sobre los trastornos psiquiátricos. Así lo cree Robert Plomin, genetista del comportamiento en el King’s College de Londres, que indica que una nueva investigación sugiere que los seres humanos con autismo, esquizofrenia y trastorno por déficit de atención con hiperactividad tienden a casarse entre sí. Quizá este nuevo método pueda explorar si esas opciones también están arraigadas en el ADN.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20170131/413692607760/pareja-similitud-genetica.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_content=vivo&utm_campaign=lv