El ejercicio 2017 se está acabando…y con ello, debemos hacer balance de los resultados de nuestro negocio.

Si tu empresa está teniendo beneficios este ejercicio y los socios de la empresa no queréis esperar a acabar el año para poder repartir parte de los beneficios a los socio, no hace falta que esperéis a reuniros para aprobar las cuentas anuales durante el año 2018, podéis cobrar una parte de esos dividendos este año 2017, pagándoos un Dividendo a cuenta este 2017 y el resto en el 2018.

Estos dividendos tributarán en la base del ahorro de tu IRPF los primeros 6.000 euros al 19%, el siguiente tramo hasta 50.000 euros tributa al 21%, y el exceso de 50.000 euros tributa al 23%.

Si lo cobras en dos tramos y años diferentes, conseguirás que una mayor cantidad de dividendo tribute al 19% (en lugar de a los tipos superiores).

Ejemplo:

Opción 1: Si piensas repartir un dividendo global de 80.000 euros (20.000 euros para cada socio uno)

Opción 2: Repartes el 50% en 2017 y el resto en 2018.

Concepto Opción 1 Opción 2
Reparto 2017 (para cada socio) 0 10.000
Coste IRPF 2017 0 1.980
Reparto 2018 (para cada socio) 20.000 10.000
Coste IRPF 2018 4.080 1.980
Coste IRPF por socio 4.080 3.960
Coste IRPF total (cuatro socios) 16.320 15.840

Requisitos. Para distribuir el dividendo a cuenta, los administradores deben formular un balance en el que se justifique que existe liquidez suficiente. La cantidad a distribuir no podrá exceder de la cuantía de los resultados obtenidos desde el fin del último ejercicio deducidas las pérdidas procedentes de ejercicios anteriores, las cantidades que deban dotarse a reserva legal (el 10% del beneficio) y una estimación del impuesto a pagar sobre dichos resultados.

Retención. Al distribuir los dividendos en dos ejercicios distintos conseguirá que una mayor parte de éstos tribute al tipo más bajo aplicable (el 19%).

 

Fuente: Apuntes y Consejos.