Demógrafos y geriatras ven que la convención estadística sobre cuándo alguien es viejo no se adecúa a la biología y piden nuevas categorías

El debate sobre a qué edad se entra en la vejez está adquiriendo protagonismo en muchos países, sobre todos en aquellos que asisten a un acelerado envejecimiento de su población, como España o Japón. Cada vez son más las voces que plantean la necesidad de redefinir el umbral a partir del cual se considera a una persona “mayor” porque la barrera cronológica de los 65 años ya no se corresponde con la imagen real del envejecimiento.

Los sexagenarios de hoy nada tienen que ver con los de hace tan sólo una década ni la esperanza de vida actual es la misma que cuando se fijó este límite. No es un debate baladí, porque afecta directamente al diseño de políticas públicas, a los costes sanitarios, a las previsiones de envejecimiento y a la propia percepción social de las personas mayores.

Recientemente, las Sociedades Gerontológica y Geriátrica de Japón han puesto sobre la mesa nuevos datos que cuestionan el umbral fijo de los 65 desde el punto de vista de la biología y dan nuevos argumentos a quienes abogan por redefinir el concepto de “vejez”. Los gerontólogos nipones han analizado datos objetivos sobre el estado físico de las personas mayores y han comprobado que las personas de 75-79 años presentan la misma velocidad de marcha y la misma fuerza de agarre en la mano que las de 65-69 años de veinte años antes, por lo que no ven apropiado considerar “viejos” a los sexagenarios actuales.

En Japón, plantean hablar de prevejez (65-74 años), vejez (75-90) y supervejez (más de 90)

 

Lee más: http://www.lavanguardia.com/vida/20171009/431912987812/edad-que-se-entra-en-vejez-paises-acelerado-envejecimiento.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_content=vida&utm_campaign=lv