Ya es como una tradición más de las fiestas. Además de comer, beber, reuniones familiares, regalos, etc., empiezas el año con la firme decisión de que este año sí cumplo con mis propósitos, aunque solo sea uno.

Si recuperar tu forma física esta en tu lista… ¡Te damos las claves!

La cuesta de enero es un buen momento para poner remedio a los excesos navideños. Algunos cambios en la alimentación y la realización de ejercicio con regularidad servirán para perder el peso que se ha ganado en las fiestas y recuperar la forma física.

Es importante realizar un buen desayuno, pues es la principal comida del día. Hay que optar por la fruta, los lácteos y los cítricos. En cualquier caso, sería recomendable evitar la bollería o, si se quiere consumir, que sea elaborada en casa con ingredientes naturales.

Comer algo a media mañana y a media tarde, como una fruta o un yogur con frutos secos, es otro de los consejos. Se dice que la fruta ideal es la manzana, pues contribuye a reducir la tensión arterial gracias a su alto contenido en sodio, disminuye el nivel de colesterol y combate el estreñimiento debido a la fibra.

Para adelgazar es básico restringir el consumo de calorías y consumir verduras, que son más diuréticas, y priorizar el pescado por encima de la carne.

Además, según parece, “comemos por los ojos”, por lo que te recomendamos que prepares platos agradables a la vista ya te ayudarán a hacer más llevadera la dieta. También es importante mantener una correcta hidratación: beber entre dos y dos litros y medio de agua cada día.

Y del mismo modo, es indispensable el ejercicio cardiovascular para fortalecer el corazón y perder el peso ganado durante las Navidades. Es recomendable hacer veinte minutos diarios de este tipo de ejercicio, ya sea corriendo en la cinta, pedaleando en la bici estática o bien ejercitando en la elíptica.

 

Fuente: ABC.es