Las Fake News y cómo combatirlas…

Las fake news, unas mentiras muy bien diseñadas que las empresas deben estar preparadas para combatir.

Carlos B Fernández. La Comisión Europea defina las noticias falsas o fake news como aquellas informaciones demostrablemente falsas o incorrectas elaboradas, presentadas y difundidas «para obtener una ganancia económica, para engañar de manera maliciosa al público o para causar un daño”.

Es decir, los bulos de este tipo que afectan a una empresa, no surgen por accidente. Detrás de ellas hay siempre un interés, generalmente económico, que busca perjudicar a la empresa en beneficio del creador de la paparrucha (término mucho más sonoro y descriptivo, recomendado por la RAE para estos casos).

Por ello las organizaciones deben estar preparadas para afrontarlas, monitorizando su generación y disponiendo de un plan de respuesta que permita paliar sus efectos.

Estas son algunas de las principales conclusiones de la jornada sobre el impacto de las fake news organizada por el despacho Garrigues con indudable oportunidad, como puso de manifiesto la gran afluencia al acto.

En su apertura, el presidente ejecutivo de la firma, Fernando Vives, señaló que si bien no se trata de un fenómeno estrictamente novedoso, la combinación de las redes sociales y de la tendencia natural de las personas a difundir este tipo de informaciones facilitan su propagación a mayor velocidad que la de las noticias verdaderas.

Y las consecuencias no son menores, porque estas noticias falsas pueden afectar no solo a la reputación, sino también a la capacidad de toma de decisiones de las empresas, al afectar al equilibrio de la organización.

 “Mentiras de diseño”

En la mesa redonda que siguió a continuación, moderada por Sonia Franco, directora de Comunicación y Marketing de Garrigues, Alberto Mariñas, socio y responsable del Área Digital de Estudio de Comunicación, advirtió que el componente más peligroso de este tipo de noticias, advirtió es que son “mentiras de diseño”. Están muy bien diseñadas, pues utilizan elementos emocionales a medida de sus destinatarios, que conectan con sus creencias, robusteciéndolas.

De hecho, puso de relieve Antonio Ramos, experto en ciberinteligencia y campañas de influencia en la red, las noticias falsas no solo recurren a mecanismos automatizados o bots, que son identificables con relativa facilidad. También están empleando técnicas de programación neuro-lingüística (PNL), que facilitan el engagement (compromiso o vinculación) del destinatario con la falsa noticia, sin advertir que está ante una tendencia inducida. Son técnicas, añadió, que pueden hacer mucho daño a una organización.

 

 

Leer más: http://cissactualidad.ciss.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAC2NQQvCIBhA_41nP202Dx5ckxG1BUN26CbpQFgpuhb–4o6PniP560Vg8IYQ10DAEObS9mHhyAYOKaEoWd2SXQdr_as6tsRRZPzS0z0ypvpa_u5tOGmS3RiNkt26G7W9ZMcLoOWzVn9-eSK6KVW41Ein2WMKWzO_jY7wEAofQOvT0mljAAAAA==WKE

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *