Empieza el mes de Julio. Mes en el que debemos rendir cuentas del año cerrado ante el Registro Mercantil y Hacienda.

Durante este mes, muchos empresarios deberán presentar el Impuesto sobre Sociedades como máximo el 25 de Julio, y además deberán depositar las Cuentas Anuales antes del 30 de Julio, que previamente habrán acordado y aprobado en Junta General.

A continuación, haremos un repaso de las fechas más significativas del mes y que deberemos tener muy en cuenta para poder atender a todas las obligaciones:

  • Hasta el 30 de junio: Los accionistas de las sociedades tienen hasta este día para reunirse en Junta General Ordinaria para aprobar las cuentas anuales y la distribución del resultado obtenido del último ejercicio cerrado (que en este caso será del 2016).
  • Hasta el 25 de julio: Disponen hasta este día para realizar la presentación y pago del Impuesto sobre Sociedades del último ejercicio cerrado, ya que Hacienda estipula que los sujetos pasivos deberán presentar este impuesto dentro de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período impositivo. No obstante, habrá que tenerse en cuenta que para aquellos que deseen domiciliar el pago, la fecha máxima permitida para ello serán 5 días antes, el 20 de julio.
  • Hasta el 30 de julio: Hasta este día tienen de tiempo máximo para depositar las Cuentas Anuales, ya que tienen de plazo un mes a contar desde la fecha de la Junta General Ordinaria para presentarlas. Si la Junta se ha celebrado, por ejemplo, el 26 de junio, tendrán hasta el 26 de Julio para depositarlas.

Una vez transcurridas estas fechas, si hemos presentados tanto el Impuesto sobre Sociedades como las Cuentas Anuales, podremos dar por finalizadas todas las obligaciones procedentes del ejercicio 2016.