Durante el primer semestre del año, altos cargos del Ministerio de Hacienda han fichado por importantes despachos de abogados. El 1 de julio arrancó la campaña del impuesto de sociedades.

Los bufetes se arman tras los últimos cambios fiscales del Ministerio de Hacienda. Durante el primer semestre del año, altos cargos con perfil técnico de la cartera que dirige Cristóbal Montoro han abandonado la función pública rumbo a importantes firmas legales.

El primero en hacer las maletas fue Diego Martín-Abril, hasta enero director general de Tributos, que fue fichado como ‘of counsel’ por Gómez-Acebo & Pombo. Martín-Abril es inspector de Hacienda del Estado y cuenta con una dilatada trayectoria en el sector público. El despacho anunció que se encargaría de dar un asesoramiento general con especial incidencia en fiscalidad internacional y en responsabilidad social corporativa.

Apenas una semana después, PwC anunció el fichaje de Begoña García-Rozado, hasta entonces subdirectora general de Impuestos sobre las Personas Jurídicas. García-Rozado también es inspectora de Hacienda del Estado y se incorporó a la firma en calidad de socia para encabezar el área de fiscalidad corporativa y sectorial.

Un fichaje que en cualquier caso ha sido breve, ya que García-Rozado se incorporó a Deloitte hace algo más de una semana para asesorar a sociedades y grandes clientes, según informó la compañía. A finales de enero, Rosaud Costas Duran (RCD) también ficho a Carlos Hernández Rivera, hasta la fecha director general de Ordenación del Juego, organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Hacienda.

El cuarto nombre destacado es el de Manuel Díaz Corral, quien a principios de junio se incorporó a Ontier para liderar el área de Derecho Fiscal. Díaz Corral, quien hasta ahora ejercía como director de Gabinete del Secretario de Estado de Hacienda, fue director de la Escuela de Hacienda Pública y, además de ser inspector de Hacienda del Estado, es también interventor y auditor.

Tanto Martín-Abril como García-Rozado pertenecían a la Dirección General de Tributos, organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Hacienda y responsable de diseñar la política impositiva del Gobierno.

Este baile de nombres se produce después de las últimas reformas fiscalesllevadas a cabo por Hacienda. A finales del pasado septiembre, el Gobierno aprobó un cambio en el impuesto de sociedades por el cual se recuperó el tipo mínimo en los pagos fraccionados que se había eliminado ese año y se subió del 12% al 23% en comparación con el que estaba anteriormente. En el caso de los bancos, el porcentaje sube al 25%. ¿El objetivo? Recaudar 8.000 millones de euros más para suavizar el déficit.

El segundo cambio relevante ocurrió en diciembre, con un decreto que eliminaba deducciones en el tributo, como limitaciones en la compensación de bases imponibles negativas. En el caso de las grandes compañías, iba a ser del 70% y al final se quedó en un 25%. Además, se aprobó la limitación de la aplicación de deducciones por doble imposición y la restricción de las deducciones por pérdidas de valores en cartera. Esta reforma, ejecutada en la recta final del año, afectó negativamente a las cuentas finales de muchas empresas, llevándolas a cerrar el ejercicio con números rojos en algunos casos.

Estos cambios fiscales fueron muy criticados en su momento por la CEOE, la patronal del sector: “No es admisible vivir en una continua reforma de los tributos”, señaló. “La continua adopción de medidas de urgencia en materia tributaria es incompatible con la mínima seguridad jurídica necesaria en toda actividad económica, pero especialmente exigible por los inversores nacionales o extranjeros”.

Un último movimiento relevante, en este caso de hace más de un año, fue el fichaje de Antonio Montero por CMS Albiñana & Suárez de Lezo. El hasta entonces subdirector general de Tributos de Hacienda se pasó al bufete como ‘of counsel’ tras más de 25 años en el sector público.

EY fichó a Fernández Currás y Ferre

Este mismo mes de febrero, EY anunció el fichaje de Miguel Ferre, quien hasta el pasado noviembre fue secretario de Estado de Hacienda. A lo largo de su trayectoria, Ferre ha ocupado diferentes puestos tanto en el sector público como privado.

Previamente, la auditora había incorporado a sus filas a Marta Fernández Currás, secretaria de Estado de Presupuestos hasta finales del año pasado. La que fuera otro de los ‘pesos pesados’ del ministerio hasta hace unos meses es inspectora de Hacienda y ha desarrollado parte de su carrera en Galicia, de donde es originaria.

 

Fuente:
http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-07-05/despachos-abogados-fichan-cargos-hacienda-fiscal-tributos-impuestos_1409750/