Los inspectores de Hacienda han reclamado más facultades en la lucha contra la corrupción, para lo que han pedido que sea obligatorio remitir a la Agencia Tributaria (AEAT) todas las declaraciones de bienes y rentas y la participación en sociedades de políticos de distintas administraciones, como la información que presentan los diputados en el Congreso.

Han pedido que se tipifique como delito, castigado con penas de prisión, la no entrega o falseamiento de estos datos, reforzar la denuncia pública y potenciar la Fiscalía Anticorrupción.

Así lo han solicitado en la inauguración del XXVII Congreso de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda (IHE), que se celebra en Sevilla, donde también han planteado la creación de una Policía fiscal dependiente de la AEAT a partir de las unidades de vigilancia aduanera.

El presidente de IHE, José Luis Groba, ha presentado un documento con sus propuestas para la aprobación del Estatuto de la Agencia Tributaria (AEAT), una petición inatendida del colectivo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha contemplado en momentos de crisis institucionales, como cuando se produjo una catarata de ceses y dimisiones en la AEAT tras unas discrepancias internas por unas multas a la cementera Cemex en noviembre de 2013.

 

Más independencia

Además, los inspectores piden más independencia del Ministerio de Hacienda.

Groba ha propuesto desligar al secretario de Estado de Hacienda, actual presidente de la AEAT, del organigrama de la AEAT, y que sus funciones las asuma el director, que sería elegido por el Parlamento. La Cámara, además, incrementaria su control sobre la AEAT, han propuesto.

 

Fuente: http://www.expansion.com/economia/2017/10/19/59e86e49e2704ecd088b463a.html