Hasta ahora, el Tribunal Supremo (TS) venía reiterando que las cestas y regalos navideños no retribuían el trabajo sino que consistía en “obsequios de las empresas en consideración a las fiestas tradicionales” y, por tanto, no eran jurídicamente exigibles.

 

Ante la crisis general producida desde finales del año 2008, muchas empresas basadas en cuestiones económicas, dejaron de realizar estos obsequios y, hasta ahora, los argumentos del TS, habían sido los indicados anteriormente.

 

Ahora bien, este mes el TS ha dictado una sentencia en la que determina que las empresas que han concedido obsequios, cestas o lotes navideños a sus empleados de forma continuada, están obligadas a mantener este beneficio, incluso cuando la empresa alegue que no puede darla por la situación económica negativa que atraviesa.

 

Y ojo, porque esta es la segunda sentencia que dicta en esta línea, en el mes de mayo ya se había pronunciado en este mismo sentido, y por tanto, crea jurisprudencia. De esta forma el TS da un giro total a lo establecido hasta la fecha y, lo que consideraba obsequio voluntario, lo sitúa ahora como un derecho adquirido por parte de los trabajadores.

 

No es la primera vez que el TS da un giro total a la doctrina aplicada durante el tiempo. Lo mismo ha venido ocurriendo con otros derechos considerados ahora adquiridos como pueden ser: el derecho al bocadillo como tiempo efectivo de trabajo, a una comida en el centro de trabajo por día trabajado o el derecho al uso y disfrute de un televisor en el comedor durante el tiempo de la comida.

 

Ante estas nuevas tendencias de considerar las concesiones voluntarias de las empresas como actos de liberalidad, es decir obsequios, a transformarlas en derechos adquiridos, las empresas tendrán que tener mucho cuidado y medir muy bien la concesión de cualquier beneficio, puesto que el simple hecho de producirse de forma reiterada, da pie a su consolidación como derecho.

 

Este pase de obsequio a derecho adquirido nos hace plantearnos si el paso siguiente que pueden  establecer la Administración o los Juzgados será el considerarlos como retribución en especie y por consiguiente ¿tendrán que cotizar a la Seguridad Social y tributar sobre IRPF?

 

Angels Castellano