Te contamos en qué consiste la prejubilación para que sepas a qué atenerte si tu empresa te ofrece dejar de trabajar antes de la edad legal; eso sí, con una buena indemnización por medio.

Pero, ojo, no la confundas con una jubilación anticipada, porque no es lo mismo.

Es un acuerdo

La prejubilación es una forma de retiro de la vida laboral que no está regulada por la Seguridad Social. Se trata de un acuerdo entre la empresa y el trabajador que conlleva el pago de una determinada cantidad de dinero al empleado desde que éste finaliza la relación laboral hasta el día de su jubilación legal.

Durante ese periodo de tiempo la empresa se encarga de abonar mensualmente un porcentaje del sueldo (que suele estar entre el 80 y el 100 %). El trabajador recibe, además, una indemnización por cese del contrato (que se fija en pacto con la empresa) y la prestación por desempleo que le corresponda.

Desempleado que cotiza

Desde el momento en que un trabajador acepta la prejubilación queda registrado como desempleado y demandante de empleo, pero no causa baja en la Seguridad Social porque la empresa, a través de un Convenio Especial, continúa asumiendo el pago de las cotizaciones hasta el día en que se jubile a todos los efectos y empiece a cobrar una pensión.

¿A partir de qué edad?

No hay una edad mínima para acceder a ella, ya que es un pacto entre partes. De hecho, todo el mundo conoce casos de prejubilaciones a los 50 años en sectores como la banca o las telecomunicaciones. En realidad, todo depende de si el empleado acepta las condiciones que el empresario le pone sobre la mesa, que, por otra parte, suelen ser bastante ventajosas.

En todo caso, el trabajador no está obligado a aceptarlas. Para la abogada laboralista Andrea Bayer, del despacho Sanahuja-Miranda, “al tratarse de un acuerdo debe existir conformidad por ambas partes, pero no tiene sentido la negación, pues en la mayoría de los casos es beneficioso para el trabajador, ya que durante el lapso de tiempo hasta la jubilación tendrá cubierta esa retribución”.

¿Jubilación anticipada?

Aunque a menudo se habla indistintamente de prejubilación y de jubilación anticipada lo cierto es que son dos conceptos completamente distintos. Solo la anticipada está regulada por la ley, es decir, para acogerse a ella es necesario cumplir una serie de requisitos en cuanto a edad y años de cotización a la Seguridad Social.

Si se solicita de forma voluntaria, hay que tener 2 años menos de la edad legal para acceder a la jubilación y acreditar un tiempo mínimo de cotización a la Seguridad Social de 35 años.

Si se trata de una jubilación anticipada obligatoria, el trabajador ha de tener una edad inferior en 4 años a la edad legal que exige la jubilación ordinaria y un periodo de cotización de al menos 33 años.

A la hora de calcular la pensión es importante tener en cuenta que por cada año de adelanto de la jubilación se aplican unos coeficientes reductores que disminuyen la cuantía.

Según el Ministerio de Empleo, de los casi 275.000 españoles que se retiraron el año pasado, el 56 % se jubiló a la edad legal, mientras que el 44 % restante lo hizo anticipadamente, con una edad media de 64,5 años, muy cerca de la legal.

¿Quién paga las cotizaciones a la Seguridad Social?

Hace algunos años, las grandes compañías usaban con frecuencia las prejubilaciones para reorganizar sus plantillas. El coste de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores prejubilados hasta el momento de su jubilación legal era financiado con dinero público. Sin embargo, en marzo de 2013 se modificó la ley para que fuera más justa para el conjunto de la sociedad y, a partir de esa fecha, se empezó a exigir a las empresas que costearan esa parte del proceso de prejubilación.

La ley se puso en marcha primero entre las grandes empresas y poco a poco se extendió a todas, independiente de su plantilla. Desde que la nueva norma entró en vigor, el Tesoro Público ha recaudado casi 225 millones de euros entre las empresas que han prejubilado a sus trabajadores.

Fuente: http://www.miarevista.es/consumo-trabajo/articulo/me-puedo-prejubilar-261468924935