El nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 recupera las ayudas a la compra, tanto de VPO como libre para jóvenes, después de que el anterior plan (2013-2016) las eliminara y apostara solo por el alquiler y la rehabilitación. Las ayudas son bienvenidas por una parte del sector inmobiliario, pero en todo caso, la mayoría de los expertos apuntan a que son insuficientes en un contexto de elevados precios de la vivienda. Así, consideran que lo único que promueven es la compra en mercados secundarios, por lo que se expulsará a los jóvenes a las zonas de la periferia. Consideran que la medida “es desafortunada, porque volvemos al paradigma pasado y equivocado de incentivar la compra de una vivienda”.

 

Fuente: Sintesis Diaria