Hoy, del blog de Cristina Pedroche, ¡destacamos este post! ¿Meditamos?

Un buen inicio puede ser la definición.

-La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o para reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado/a con ese contenido, o como un fin en sí misma.

Si esta definición os ha dejado fríos mejor os cuento mi caso. La primera vez que Maite me dijo que podíamos meditar un rato al terminar la clase de yoga sentí entre una mezcla de vergüenza y un poco de susto.

Vergüenza porque pensé: ”yo no sé hacer eso, ¿cómo me voy a quedar en silencio con ella si apenas la conozco? Qué incómodo, ¿no?”

Y susto porque pensé: ”¿pero qué tipo de intensidad es esta? Yo no necesito meditar, yo solo quiero hacer bien las posturas y ya está, yo no necesito nada más.”

Vale, la historia ha cambiado muchísimo. En ese momento yo le dije que no me apetecía y ella contestó: ”ya encontrarás tu momento”. Yo en seguida pensé que era imposible que yo encontrara un momento en el que me fuera a apetecer, ¿para qué iba a querer estar unos minutos en silencio? No entendía nada.

Durante las siguientes semanas seguimos dando nuestras clases de yoga y pronto entendí que las posturas están muy bien para hacerme sentir fuerte, pero que necesitaba algo más. Era como que mi propio cuerpo me lo pedía y sin darme cuenta tenía la necesidad de meditar.

Cuando se lo conté, me recomendó hacerlo antes de dormir, que probara 5 minutos a ver qué sentía. Y aquí estoy yo hoy, queriendo compartir ese consejo con vosotros. De verdad que el primer día yo pensaba que no iba a aguantar los 5 minutos con los ojos cerrados. Pero nada, ahí estaba sentada en la cama con las piernas cruzadas, y los antebrazos apoyados en las piernas. Venga vamos allá, si 5 minutos no son nada.

Puse una aplicación que se llama Insight Timer, que tiene una alarma para meditar mientras suena música relajante. Cerré los ojos y al principio solo escuchaba mi respiración. Esto duró unos 10-15 segundos jajaja.

En seguida empezaron a venir muchos pensamientos, muchos de ellos sin sentido y poco importantes.  Intentaba que se fueran respirando más fuerte y prestando atención a cómo mi pecho se hinchaba y deshinchaba con cada inhalación y exhalación. Nada, los pensamientos seguían viniendo a molestar, jaja. Cuando sonó la alarma sentí alivio por haber terminado ya. Pensé: yo no vuelvo a hacer esto, no me ha gustado.

Entendí todo lo que había leído sobre meditación, entendí que mi mente no quería que meditase más para que no la conociera más. Y como soy cabezona y mando yo y no mi mente, al día siguiente volví a meditar.

Es verdad que tampoco medito todos los días, pero mínimo 4-5 veces a la semana sí que lo hago. De momento el máximo que he estado han sido 20 minutos. Cada vez que me siento a meditar, incluso a veces también lo hago tumbada, es una nueva experiencia. A veces es más relajada y a veces más tormentosa, incluso tengo discusiones internas jaja.

Lo importante es darte cuenta de que estás pensando, de que estás presente en ese momento. ¿Cuántas veces os ha pasado que vais con el coche haciendo un recorrido conocido y cuando llegas al sitio te das cuenta de que no sabes cómo has llegado hasta ahí? Eso es peligroso. Meditar me sirve para intentar controlar la mente, y digo solo “intentar”.

Cuando meditas, te das cuenta de la fuerza que tiene nuestra mente, cuánto poder tiene. No pensamos cuando queremos, pensamos cuando nuestra mente quiere.  La meditación me está enseñando a ser más paciente y menos impulsiva con las cosas malas.

Es muy importante saber escuchar a otras personas, pero también es muy importante saber escucharse a uno mismo. Hay mucha gente a la que le da miedo conocerse a sí misma, estar en silencio solo consigo misma. Y lo he dicho mil veces: está muy bien querer mucho a otras personas, pero todo pasa por querernos a nosotros mismos los primeros y por supuesto, eso también incluye conocerse.

 

http://blog-static.hola.com/cristinapedroche/2017/10/meditamos.html