Si uno de tus trabajadores y tu estáis negociando su despido, ya que, por ejemplo le quedan pocos años para la jubilación, y habéis llegado a un acuerdo en el que le pagarás una indemnización por los salarios que no le pagaras en un futuro, recuerda que la indemnización satisfecha estará sujeta al IRPF (ya que se tratará de un cese pactado), y que deberás practicar retención sobre su cuantía.

¿Cómo tributan las indemnizaciones?

Si tu empresa paga una indemnización por la extinción de un contrato de trabajo, hay estos supuesto:

  • Despido Improcedente.En caso de despido, la indemnización satisfecha queda exenta hasta la cuantía prevista por la ley para los despidos improcedentes (33 días de salario por año trabajado), y en todo caso hasta un tope de 180.000 euros.
  • Despido Objetivo: Aunque en los despidos objetivos la indemnización legal es de 20 días de salario por año trabajado, la exención fiscal también alcanza los 33 días.

En estos dos casos, es importante, para que no piense Hacienda que es un “Despido Simulado” que:

  • Acuda siempre al Acto de Conciliación ante la Autoridad Laboral para pactar la indemnización (este requisito es necesario para que dicho pago quede exento).
  • Haga una carta de despido bien hecha, con fundamento y con causas de despido específicas.
  • No sea una indemnización pagada inferior a la del despido improcedente, es difícil creer que ha habido un despido real del trabajador¿Por qué iba éste a aceptar una suma inferior a la que le reconoce la ley?
  • No se despida a varios empleados con edades y antigüedades altas, ello puede ser un indicio de que se trata de “bajas incentivadas” para acceder a la jubilación.

Si no existen dichas pruebas y se detecta el fraude, Hacienda podrá imponer una sanción (por no haber ingresado unas retenciones que tocaba ingresar), además de reclamar las retenciones no practicadas.

  • Si abonas una indemnización tras una extinción pactada, deberás practicar retención sobre toda su cuantía.

Si el trabajador ha estado contratado más de dos años, la indemnización podrá acogerse a una reducción del 30%, y sólo tributará el 70% restante.

Como consejo, si cree que en un futuro le pueden discutís la exención de la indemnización, mejor retenga en la indemnización!

 

Fuente: Apuntes & Consejos