Los accionistas perderán la totalidad de su dinero, mientras que quienes tengan un depósito no tienen de qué preocuparse.

La adquisición del Banco Popular por parte del Banco Santander por un euro, conlleva la ampliación de capital en 7.000 millones que servirán para reforzar el balance de la entidad presidida por Emilio Saracho. No obstante, la operación no afecta por igual a clientes e inversores.

Quienes tengan un depósito o una cuenta no corren ningún peligro.

En cuanto a los depositantes, clientes que tienen una cuenta y poseedores de fondos de inversión, la entidad garantiza su “completa seguridad” y la continuidad ordinaria de sus operaciones, que con carácter inmediato pasan a formar parte de Banco Santander. Por tanto, se espera que sea esta última entidad la que pronto se ponga en contacto con los nuevos clientes para presentarles las condiciones que pasan a tener.

Además, en España se garantiza a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) cantidades de hasta 100.000 euros. De este modo se garantiza el dinero de los depositantes. No obstante, los poseedores de fondos de inversión y planes de pensiones no están cubiertos por el FGD, pero están fuera del balance de la entidad por lo que no se ven lastrados por la situación del banco.

Los fondos de inversión y planes de pensiones no se verán afectados por la operación.

 

Fuente:
http://www.lavanguardia.com/economia/20170607/423242503226/clientes-inversor-banco-popular-compra-santander.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_content=economia&utm_campaign=lv