Uno de los supuestos de rescate de los planes de pensiones es la contingencia de fallecimiento.

Los supuestos de rescate de un plan de pensiones son los siguientes:

  • Jubilación del titular: Bien sea a la edad legal, de forma anticipada o en casos de prolongación de la vida laboral.
  • Incapacidad laboral: Total y laboral permanente para la profesión del partícipe.
  • Fallecimiento: Del titular.
  • Gran dependencia.
  • Supuesto excepcional: Enfermedad grave.
  • Supuesto excepcional: Desempleo de larga duración.
  • Supuesto de rescate de aportaciones con al menos 10 años de antigüedad: Esta antigüedad a contar en todo caso desde la fecha de entrada en vigor de la ley, 1 de enero de 2015, por lo que los primeros rescates se podrán realizar a partir de 1 de enero de 2025.

¿Qué sucede si el titular del plan fallece?  En este caso, lógicamente, la obligación fiscal recaerá en los beneficiarios que el titular haya designado expresamente. A falta de designación por parte del titular, y siempre y cuando se establezca así en las especificaciones del plan, podrán ser beneficiarios sus descendientes, viudos o testamentarios.

Las prestaciones derivadas de los planes de pensiones se consideran, en cualquier caso, rendimientos del trabajo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), y nunca tributan en el impuesto de sucesiones (IS). Por tanto, los beneficiarios tributarán por esos rendimientos en su declaración al tipo marginal que le corresponda ya que los mismos pasan a elevar la base imponible general.

Habrá que tener en cuenta además el régimen fiscal transitorio aplicable a aquellas prestaciones percibidas en forma de capital correspondientes a aportaciones realizadas hasta 31 de diciembre de 2006, que disfrutarán de una exención del 40%, siempre que el rescate se realice dentro del plazo contemplado en la ley:

  • Para hechos causantes acaecidos a partir de 1 de enero de 2015, el plazo será de dos ejercicios fiscales a contar a partir de aquel en el que se produce la contingencia.
  • En el caso de hechos causantes acaecidos entre 2011 y 2014, el plazo para realizar la reducción será de 8 años a partir del año en que acaeció la contingencia que permite el rescate.
  • Por último, en el caso de hechos causantes acaecidos en el año 2010 o en años anteriores, se podrá aplicar la reducción del 40% a rescates en forma de capital que se produzcan hasta el año 2018.

Es importante recordar que en los territorios de Navarra y País Vasco sigue vigente esa reducción del 40% en rescates en forma de capital. En el caso del rescate en forma de renta, no hay reducción en ninguno de los territorios y el 100% de la prestación pasará a formar parte de la base imponible de los herederos.

En el caso de los planes de previsión asegurados (PPA), producto cuyo funcionamiento y fiscalidad se equipara casi completamente al de a los planes de pensiones, los herederos en caso de fallecimiento tributan también en el IRPF e igualmente se encuentran exentos de hacerlo en el impuesto de sucesiones. Podrán escoger la modalidad de rescate deseada (capital, renta o mixta) y podrán solicitar la reducción del 40% en rescates en forma de capital en los mismos términos que los planes de pensiones.

Por último, la documentación que deben presentar los beneficiarios en caso de rescate por fallecimiento del partícipe consiste en:

  • Solicitud de prestación por fallecimiento: Una por beneficiario
  • Fotocopia del DNI del beneficiario
  • Certificado original de defunción

De no haber designación expresa de beneficiarios, documentación acreditativa de acuerdo a la ley, como libro de familia o partida de nacimiento..

Fuente: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/fiscalidad-de-los-planes-de-pensiones-en-caso-de-fallecimiento.html