Cataluña tiene previsto publicar el índice de referencia de las rentas del alquiler de diversas ciudades, entre ellas Barcelona, a finales de marzo o a principios de abril.

Este instrumento persigue frenar la escalada de los precios, que el año pasado subieron un 6,8%. Los defensores de la medida consideran que ayudará a dar transparencia al sector, mientras que los detractores creen que aumentará la economía sumergida.

Para algunos, las rentas referenciadas no sólo generarán confusión, sino que además pueden dar pie a “justificar impagos” por parte de arrendatarios que tengan que abonar mensualidades más elevadas que las publicadas en el índice. “El inquilino que se dé cuenta de que está pagando un precio superior al de referencia lo considerará un abuso, lo que generará conflictos”.

Fuente: Síntesis Diaria