Ya con efectos desde el 01-01-2015, se establece que las empresas podrán compensar las bases imponibles negativas sin límite temporal (antes de 18 años). Pero el derecho a comprobar estas bases negativas por la Administración prescribirá a los 10 años y, una vez pasado ese plazo, la Administración deberá admitir la compensación si el contribuyente acredita la existencia y cuantía de la misma con la autoliquidación y con la contabilidad depositada en el Registro Mercantil.

 

Sin límite temporal

A partir de 2015, tu empresa podrá compensar las bases imponibles negativas sin límite temporal. Esta ampliación del plazo no sólo es aplicable a las bases imponibles negativas que se generen a partir de ahora, sino también a las bases imponibles negativas pendientes de compensar al inicio del ejercicio 2015. De esta forma, tu empresa podrá compensar de forma indefinida todas las bases imponibles negativas generadas a partir de 1997.

 

Limitación del importe a compensar

Se establece una limitación del importe de las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores a compensar en un 70% (en 2016, el 60%) de la base imponible previa, admitiéndose en todo caso la compensación hasta un importe de 1 millón de euros.

No obstante, en todo caso se podrán compensar hasta 1 millón de euros. Además, se debe tener en cuenta que el límite a la compensación no se aplica a las empresas de nueva creación en los 3 primeros períodos impositivos en los que se genera la base positiva previa.

 

Limitación para periodos impositivos iniciados dentro del año 2015:

Importe neto de cifra de negocios Límite
0<= INCN < 20.000.000 Sin límite.
20.000 000 <= INCN< 60.000.000 50% de la BI previa a la aplicación de la reserva de capitalización.
60.000.000 <= INCN 25% de la BI previa a la aplicación de la reserva de capitalización.

 

Adquisición de sociedades inactivas o cuasi-inactivas con bases imponibles negativas

Para evitar la adquisición de sociedades inactivas o cuasi-inactivas con bases imponibles negativas, se establecen medidas que impiden su aprovechamiento.

No podrá compensarse bases imponibles negativas cuando:

a) La mayoría del capital social o de los derechos a participar en los resultados de la entidad que hubiere sido adquirida por una persona o entidad o por un conjunto de personas o entidades vinculadas, con posterioridad a la conclusión del período impositivo al que corresponde la base imponible negativa.

b) Las personas o entidades a que se refiere el párrafo anterior hubieran tenido una participación inferior al 25 por ciento en el momento de la conclusión del período impositivo al que corresponde la base imponible negativa.

c) La entidad adquirida se encuentre en alguna de las siguientes circunstancias:

  • No viniera realizando actividad económica alguna dentro de los 3 meses anteriores a la adquisición;
  • Realizara una actividad económica en los 2 años posteriores a la adquisición diferente o adicional a la realizada con anterioridad, que determinara, en sí misma, un importe neto de la cifra de negocios en esos años posteriores superior al 50% del importe medio de la cifra de negocios de la entidad correspondiente a los 2 años anteriores.
  • Se trate de una entidad patrimonial.
  • La entidad haya sido dada de baja en el índice de entidades por no haber presentado la declaración por este Impuesto correspondiente a 3 períodos impositivos consecutivos.

 

Comentarios: Obsérvese que se trata de que nuevos socios, o socios que participen muy poco en la sociedad (menos del 25 %) adquieran la mayoría del capital social (más del 50 %), y además se cumpla alguna de las condiciones indicadas. Entre las condiciones indicadas se encuentran:

– Inactividad durante los tres meses anteriores (pongo la atención de tres meses)

– Cambio de actividad con ciertas condiciones.

– Que se trate de una entidad patrimonial

– Que no se haya presentado declaración del impuesto en los últimos tres años.

 

Veamos un caso práctico: Una sociedad en el año 2014 acumulaba bases imponibles negativas de ejercicios anteriores por 1.000.000 euros. La empresa estuvo sin actividad durante los últimos seis meses de 2014.

En 2015 unos accionistas que ostentaban el 10% de la participación adquieren el 90% restante, quedándose con todo el capital social.

¿Puede la Sociedad compensar las Bases Imponibles negativas acumuladas?

 

Solución: Se cumple el criterio de nuevos socios o socios que tenían una participación inferior al 25 % obtienen al tienen la mayoría del capital social con posterioridad a la conclusión del período impositivo al que corresponde la base imponible negativa, y la sociedad no ha realizado actividad en los tres meses anteriores a la adquisición. En consecuencia no podrá compensar en el futuro las Bases Imponibles negativas acumuladas.

 

La Administración dispondrá de un plazo de 10 años para comprobar la procedencia de la compensación

Finalmente el plazo de la Administración para comprobar o investigar las bases imponibles negativas pendientes de compensación prescribirá a los 10 años (el plazo se amplía de 4 a 10 años), a contar desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo establecido para presentar la declaración o autoliquidación correspondiente al período impositivo en que se generó el derecho a su compensación.

Transcurrido dicho plazo, el contribuyente deberá acreditar que las bases imponibles negativas cuya compensación pretenda resultan procedentes, así como su cuantía, mediante la exhibición de la liquidación o autoliquidación y de la contabilidad, con acreditación de su depósito durante el citado plazo en el Registro Mercantil.

Este cambio también afecta a las comprobaciones en curso que finalicen a partir del 1 de enero de 2015. Así, por ejemplo, si en septiembre la Administración Tributaria inició una inspección del Impuesto sobre Sociedades de 2012 en el que se compensaban unas bases negativas pendientes de 2007, el inspector podrá exigirle que acredite su procedencia (aunque el ejercicio 2007 esté prescrito).

Josep Brillas