¿Qué es?

El recargo de equivalencia es un régimen especial dentro del IVA.

¿Cuándo se aplica? 

Se debe aplicar a los comerciantes minoristas que sean personas físicas o entidades en régimen de atribución de rentas en el IRPF (sociedades civiles sin objeto mercantil, comunidades de bienes formados totalmente por personas físicas…).

Se entiende como comerciantes minoristas a quienes venden productos sin haber sido sometidos a procesos de transformación (fabricación, manufacturas o elaboración) a un consumidor final.

¿En qué consiste?

Cuando el proveedor emite factura al comerciante minorista deberá repercutir el IVA correspondiente más el recargo de equivalencia por separado.

Como sabemos en la actualidad existen 3 tipos de IVA, 21%, 10% o 4%. En el recargo de equivalencia también encontramos diferentes porcentajes en relación al tipo de IVA que se ha repercutido al producto.

Artículos al tipo general del 21%: recargo del 5,2%

Artículos al tipo reducido del 10%: recargo del 1,4%

Artículos al tipo superreducido del 4%: recargo del 0,5%

Como curiosidad podemos decir que el tabaco tiene un recargo de equivalencia especial del 1,75%.

¿Para qué sirve y que obligaciones se tienen?

El comerciante minorista deberá informar al proveedor que se encuentra en el régimen especial de recargo de equivalencia, ya que como hemos comentado anteriormente este deberá repercutir el IVA correspondiente más el recargo de equivalencia y por lo tanto será el proveedor el encargado de declarar el recargo de equivalencia como IVA repercutido en su declaración de IVA.

El estar sometido al recargo de equivalencia libera al comerciante minorista la obligación de tener que realizar los libros de IVA y tener que presentar la declaración del IVA.

El comerciante al detalle o minorista no tendrá la obligación de emitir facturas de las ventas realizadas a no ser que el cliente se la solicite.

 

Paul P. Idiaquez