EL TS CONTRADICE A LA AN Y LIBERA A LAS EMPRESAS DEL REGISTRO DE JORNADA DE TODOS LOS TRABAJADORES

El pasado 5 de abril se hizo pública la Sentencia 246/2017 de 23 de marzo, por la cual el TS dictamina que las empresas no están obligadas a llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantilla y sólo están obligadas a llevar un registro de horas extraordinarias.

Con esta Sentencia el TS vuelve a la doctrina que se venía aplicando antes de las Sentencias dictadas por la AN de 04/12/2015, 19/02/2016 y 06/05/2016 y que tanto revuelo han causado entre las empresas por la dificultad de llevar un registro de horas diarias ante la diversidad de turnos, el trabajo fuera del centro o la distribución irregular de horas, entre otras variantes.

Todo comenzó con la demanda interpuesta por los Sindicatos contra Bankia en la que reclamaban la imposición de un sistema de registro de jornada laboral para la obtención de información sobre las horas extraordinarias realizadas en la Entidad. La AN dio la razón a los Sindicatos indicando que las empresas, para saber si sus empleados estaban haciendo horas extraordinarias, tenían que conocer la jornada diaria que venían realizando y esto se tenía que plasmar en el control diario obligatoria para toda la plantilla.

Por su parte, la Dirección General de Trabajo en respuesta a la consulta que se le planteó sobre dicha obligación, emitió el informe de 01/03/2016 en el que se recogía “para comprobar si se han realizado horas extraordinarias, es preciso conocer con exactitud el número de horas ordinarias de trabajo realizadas……porque las horas extraordinarias son la diferencia entre el total de horas trabajadas en un cierto periodo y el número de horas ordinarias de ese mismo periodo”.

Y así entró en acción Inspección de Trabajo pidiendo en las inspecciones que realizaba, en cualquier tipo de empresa, el registro a día real y que tenían que estar en los centros de trabajo, cumplimentados al día, con la firma de los empleados en cada periodo de jornada. En primera visita extendían diligencia de obligación y posteriormente volvían a comprobar el control, ante la posibilidad de imponer sanciones graves, amparados en el art. 7.5 de la TRLISOS.

Pues bien, ahora el TS, con buen criterio según mi opinión, vuelve a dejar claro que no se puede ir más allá de la interpretación que recoge el art. 35.5 del Estatuto de los Trabajadores sobre el registro de horas extraordinarias, imponiendo a las empresas otras obligaciones que extralimiten estos registros. En la misma Sentencia, que ha tenido tres votos particulares, se recoge que esta adopción no deja indefenso al empleado para probar la realización de horas extras, puesto que a final de mes la empresa notificará el número de horas extras realizadas.

Igualmente explica que la falta de no llevar o llevar de forma incorrecta el registro de horas extraordinarias así como no informar a los trabajadores sobre las horas realizadas en jornadas especiales, podrán ser consideradas como faltas leves clasificadas en el art. 6 de la TRLISOS, pero en ningún caso como falta grave del art. 7.5 de la misma Ley.

Cabe apuntar que esta Sentencia se ajusta a lo dispuesto en la normativa comunitaria sobre jornada laboral y la ordenación del tiempo de trabajo que sólo recoge la necesidad de llevar un registro cuando se sobrepase el horario ordinario.

Finalmente, se ha de dejar muy claro, que esta Sentencia sólo se tendrá en cuenta para las contrataciones a jornada completa, ya que los contratos a tiempo parcial se rigen por lo que establece el art. 12.4 del Estatuto de los Trabajadores que establece “la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador de las horas realizadas, tanto ordinarias como complementarias, junto con el recibo de salarios. El empresario conservará esos resúmenes mensuales durante un periodo de cuatro años”.

 

Artículo de Angels Castellano