¡Voy a tratar de ayudarte a saber decir NO siendo asertivo!

Decir NO puede ser muy difícil, nos compromete a situaciones desagradables, nos puede hacer sentir culpables además del miedo de no agradar o dar lo que esperan de uno.

Primero, diferenciemos los 3 tipos de conductas:

  • Pasivo: no sabe decir NO, deja que otros decidan.
  • Dominante: se excede en su poder, puede utilizar malas formas para pedir o decir lo que quiere, puede no respetar a otros o ser manipulador.
  • Asertivo: decide lo que quiere y puede hacer, sabe decir NO de forma educada y respetando al otro.

Segundo, toca explorar que sucede para que lo permitas. Estas preguntas te ayudarán a explorar:

  • ¿En qué situaciones te ocurre?
  • ¿Es la otra persona implicada agresiva, pasiva o asertiva?
  • ¿Cuál es el impacto de cuando eres pasivo?
  • ¿Cuáles son tus miedos?
  • ¿Cuál sería una reacción asertiva para cada caso?

Tercero, ten en cuenta estos consejos:

  1. Es imposible agradar a todo el mundo. Decir que sí a todo y a todos te traerá problemas.
  2. Si no te cuidas y priorizas lo que para ti es importante no podrás ocuparte de los demás como se merecen.
  3. Tienes todo el derecho a decir NO, a dar tu opinión, a equivocarte, a no tener todas las respuestas, si alguien se enfada es su problema.
  4. Decir NO, no significa rechazar a la persona sino que no es el momento adecuado para ti.

Cuarto, ¿Cómo decir NO?

  1. Emplea una frase corta y directa “No, lo siento” “No, gracias.” “No puedo”. Y después matizas o justificas la negativa pero sin entrar en mil justificaciones.
  2. Usa el lenguaje corporal para reafirmar tu postura. Mira a los ojos a tu interlocutor, mueve la cabeza para enfatizar la negativa, que tu voz sea clara y firme y acompañado con una media sonrisa, una cara amable.
  3. Si te cuesta mucho decir NO, gana tiempo. Estas muletillas te servirán enormemente :“deja que me lo piense y te contesto mañana” o “deja que mire mi agenda y te digo algo”. Preparas a la persona a la posibilidad de que no puedas hacerlo y no le estás diciendo que NO de primeras. Así podrás valorar si puedes o no con tiempo y prepararte la respuesta.
  4. Di primero el NO de forma educada y usa el “pero” para cerrar con algo positivo: “No puedo, lo siento pero muchísimas gracias por pensar en mi. Te deseo lo mejor…o si puedo echarte una mano con esto otro…”
  5. Habla desde el corazón, desde tu parte más sincera y transparente. A veces la parte contraria necesita una explicación de peso:
  • “No quiero porque siento que esto va en contra de mis principios.”
  • “No puedo porque me he comprometido conmigo misma en acabar esto, para mí es importante.”
  • “No, lo siento, antes tengo que ….., para mí es prioritario.
  • “No estoy de acuerdo aunque respeto su opinión…”

Ser asertivo es mucho más grande que decir No, es una manera de ser que requiere trabajo y reafirmar tu confianza y control en tu vida. Espero que te haya servido y aquí me tienes para cualquier consulta.

Andrea Linati
www.toquedeluz.es
www.orientacionprofesional.es
609 44 00 30