Gasto. Los empresarios en estimación directa del IRPF pueden deducirse como gasto las primas satisfechas a seguros médicos para ellos, sus cónyuges y sus hijos menores de 25 años con los que convivan, con el límite de 500 euros por cada uno.
A partir de 2016 se amplía hasta 1.500 euros dicho importe máximo en caso de discapacitados.

¡Ejemplo! Un empresario que asegura a su familia (él mismo, su cónyuge y dos hijos, uno de ellos con discapacidad), podrá deducirse hasta 3.000 euros (para un tipo del 30%, esto le supondrá un ahorro de 900 euros al año en su IRPF).

Retribución en especie. Estarán exentos los rendimientos del trabajo en especie correspondientes a las primas o cuotas satisfechas por las empresas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad.

¡Recuerda! Para que los empleados puedan beneficiarse de la exención deben cumplirse los siguientes requisitos y límites:

– Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo además alcanzar a su cónyuge y descendientes.

– Que las primas o cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el apartado anterior. El exceso sobre dichas cuantías constituirá retribución en especie.

 

Monica Busquets