No sujeción al IVA de los servicios prestados por abogados y procuradores de asistencia jurídica gratuita. 

El pasado 26 de enero la Dirección General de Tributos (DGT) cambió el criterio de no sujeción de la asistencia jurídica gratuita a raíz de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La DGT asemeja el turno de oficio español al belga y determina la onerosidad de estos servicios ya que son retribuidos por la Administración Pública competente, concluyendo que los servicios prestados por procuradores y abogados a los beneficiarios de la asistencia jurídica están sujetos y no exentos desde el 26 de enero de 2017. Por tanto, debían emitir factura al tipo impositivo general (21% actualmente) a su beneficiario.

Debido al revuelo suscitado por esta cuestión, y, tras el Informe emitido por el Consejo General de la Abogacía Española, el Ministerio de Justicia y la Abogacía llegaron a un acuerdo.

Finalmente el pasado 30 de junio de 2017, la DGT ha establecido que desde el 1 de enero de 2017, fecha de efectos de la nueva regulación del sistema de asistencia jurídica gratuita, los servicios prestados por abogados y procuradores NO estarán sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Una modificación que hace constar que “Los profesionales que presten el servicio obligatorio de justicia gratuita, tendrán derecho a una compensación que tendrá carácter indemnizatorio.” (…) Y que “sólo podrá ser indemnizada cuando exista reconocimiento expreso del derecho a la asistencia jurídica gratuita”.

La nueva regulación se fundamenta en dos principios fundamentales: su carácter obligatorio para los profesionales, abogados y procuradores que deban realizar la prestación para dar cumplimiento al mandato contenido en el artículo 119 de la Constitución, y que esta prestación será realizada a título gratuito por los referidos profesionales.

 

Firmado
Mònica Busquets