¡Si es culpa de un empleado… no hay sanción!

Una sociedad no puede ser sancionada por Hacienda como autora de una infracción tipificada en la Ley General Tributaria (LGT), por hechos que, según ha considerado la jurisdicción penal, fueron realizados sin su conocimiento y en su propio perjuicio, según establece el Tribunal Supremo en sentencia de 26 de junio de 2018. La exculpación penal exime de la sanción fiscal a la sociedad. Para el magistrado, la conducta de la empresa, reduciendo, al autoliquidar los impuestos sobre sociedades e IVA, su deuda tributaria o generando bases negativas compensables en el futuro, pese a traer causa de la consideración como gastos de las sumas contempladas por facturas irregulares, no es dolosa en la medida en que fue determinada por la actuación de un empleado de la empresa, que actuó a espaldas de ésta, sin conocimiento alguno y en perjuicio de la sociedad misma. Y razona que tampoco tal comportamiento puede calificarse como negligente, pues la justificación que ofrece el acuerdo sancionador sobre el particular es genérico e inconcreto, válido, prácticamente, para cualquier conducta.

 

Fuente: Síntesis Diaria

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *