Entradas

Una sentencia del TEAC: admite la deducción en el IRPF de los gastos de suministros de la vivienda habitual que se utiliza para el ejercicio de la actividad

¿Qué sucedía hasta ahora?

El criterio de Hacienda defendido en diversas consultas de la Dirección General de Tributos  permite que el autónomo que trabaja en casa se pueda deducir en el IRPF los gastos derivados de la titularidad de la vivienda como IBI, Tasa de basuras, comunidad de propietarios, etc. El importe de la deducción se fija en función de los metros cuadrados de la casa que se destinan a desarrollar la actividad profesional y su porcentaje de titularidad del inmueble referido.

Sin embargo, la Agencia Tributaria vetaba hasta ahora esta misma regla en el caso de los consumos como la luz o el gas, con el argumento de que no “existía un regla racional” para determinar qué parte de los suministros se utilizaba para fines particulares y qué parte para la actividad profesional, puesto que no estamos en un elemento patrimonial divisible susceptible de un claro aprovechamiento separado. Y considera los gastos derivados de los suministros (agua, luz, gas, calefacción, teléfono, etc) que solamente serán deducibles cuando estos se destinen exclusivamente al ejercicio de la actividad, no pudiendo aplicarse, en este caso, la misma regla de prorrateo que a los gastos derivados de la titularidad de la vivienda.

Pero una resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) contradice el criterio seguido hasta ahora por Hacienda y abre la puerta de forma definitiva a que los autónomos que trabajan desde casa puedan deducirse en el IRPF gastos como la luz, el agua, el gas o el teléfono.

Recientemente ya se habían producido sentencias en este sentido, sin embargo, ello solo tenía efectos sobre el caso juzgado y la Agencia Tributaria seguía negando la deducción y lanzando paralelas a contribuyentes que osaban desgravarse esos suministros.

Ahora, la resolución del TEAC es vinculante para la Administración y de obligado cumplimiento para los funcionarios de Hacienda.

El Tribunal añade que la naturaleza de los gastos de suministros impide afirmar que sean imputables en la misma medida a una y a otra actividad pues no existe una regla racional que permita discernir qué parte es utilizada para fines particulares y qué parte para el desarrollo de la actividad económica. Y por ello, en ausencia de método de cálculo objetivo, entiende el TEAC que se debe imponer la regla general de admitir la deducción de aquellos gastos de suministros respecto de los que el obligado tributario pruebe la contribución a la actividad económica desarrollada, y siguiendo a regla de correlación entre ingresos y gastos para la determinación del rendimiento neto de la actividad económica, solo puede admitirse la deducción de aquellos gastos si su vinculación con la obtención de los ingresos resultara acreditada por el obligado tributario.

En resumen, no serviría la sola proporción en función de los metros cuadrados de la vivienda afectos a la actividad pero podría servir un criterio combinado de metros cuadrados con los días laborables de la actividad y las horas en que se ejerce dicha actividad.

 

Mònica Busquets

Novedades fiscales que entran en vigor en 2016

IVA

Las sociedades civiles con personalidad jurídica y objeto mercantil, que con efectos de 1 de enero de 2016 pasen a tener la condición de contribuyentes en el Impuesto sobre Sociedades y, por tanto, cesen en el régimen especial del recargo de equivalencia del IVA, podrán deducir en la autoliquidación correspondiente al período en que se produzca dicho cese, la cuota resultante de aplicar el valor de adquisición de sus existencias inventariadas en la fecha de cese, IVA y recargo de equivalencia excluidos, los tipos de dicho impuesto y recargo vigentes en la misma fecha.

Para el ejercicio 2016 y 2017, el límite excluyente del régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca es de 250.000 €.

 

PATRIMONIO

Se prorroga durante el ejercicio 2016 la vigencia del Impuesto sobre Patrimonio.

 

IRPF

Entra en vigor la escala de gravamen GENERAL prevista en la reforma fiscal para el año 2016, en la que se vuelven a reducir los tipos marginales aplicables, entre un 0,5% o un 1% según tramo.

El porcentaje de retención “general” de los rendimientos del trabajo por la condición de administradores y miembros de consejos de administración, será del 35% a partir del 2016. El porcentaje de retención reducido cuando los rendimientos procedan de entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000 euros  será del 19% en 2016.

El porcentaje de retención de rendimientos del capital mobiliario (dividendos, intereses, procedentes de la propiedad intelectual, industrial, del arrendamiento o subarrendamiento de bienes muebles, negocios o minas…), ganancias patrimoniales de transmisiones  o reembolso acciones y participaciones de IIC, de premios, de aprovechamientos forestales de los vecinos en montes públicos, rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de bienes inmuebles urbanos, será aplicable a partir de 2016, serà del 19%.

El porcentaje de retención relacionado con los planes de ahorro a largo plazo, o por imputación de rentas por cesión derechos de imagen será del 19 % a partir 2016.

El porcentaje de retención e ingreso a cuenta sobre los rendimientos del trabajo derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, o derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas, siempre que se ceda el derecho a su explotación, continuará siendo del 15%.

El tipo de de retención de los rendimientos de actividades profesionales, cualquiera que sea el nivel de ingresos, continua establecido en el 15 %. El tipo aplicable durante los tres primeros años de inicio de la actividad profesional, así como para recaudadores municipales, mediadores de seguros, etc., continúa establecido en el 7 %.

Se reducen en un 0,5 % los tipos impositivos de la escala de gravamen del AHORRO (19%, 21, 23%).

 

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

Con efectos a partir del 1 de julio de 2016, modifica la forma de cálculo del incentivo fiscal de la reducción de las rentas procedentes de determinados activos intangibles, el denominado internacionalmente «patent box», y establece un régimen transitorio para las cesiones del derecho de uso o de explotación de activos intangibles que se hayan realizado o se realicen antes o desde la entrada en vigor de la Ley 14/2013 (29/09/2013).

Con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir del 01-01-2015, se vuelve a flexibilizar el requisito de los ingresos totales para que determinadas entidades parcialmente exentas no tengan que presentar la declaración del IS (entidades e instituciones sin ánimo de lucro no sujetas a la Ley 49/2002, las  uniones, federaciones y confederaciones de cooperativas, los  colegios profesionales, las asociaciones empresariales,…). Los ingresos totales del período impositivo no pueden superar los 75.000 euros anuales. Inicialmente se había establecido el límite en 50.000 € anuales.

El tipo de retención o ingreso a cuenta que se aplica con carácter general en el Impuesto sobre Sociedades también se reduce, y será del 19 % a partir de 2016.

El tipo de gravamen general será del 25 % a partir de 2016. No obstante, las entidades de nueva creación que realicen actividades económicas tributarán, en el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva y en el siguiente, al tipo del 15 %, excepto que deban tributar a un tipo inferior. Este tipo reducido no puede aplicarse a las entidades patrimoniales.

Elimina la escala de tributación del régimen fiscal de las empresas de reducida dimensión.  Por tanto el tipo de gravamen será del 25% para toda la base imponible a partir de 2016.

Reduce los porcentajes de deducción por reinversión de beneficios extraordinarios con operaciones a plazos o con precio aplazado, que serán del 7 % y 12 % para las rentas integradas en la base imponible de los períodos impositivos iniciados a partir de 01-01-2016.

 

Fuente: Sintesis Diaria

Año nuevo… ¿Nómina nueva?

Año nuevo, ¡Salario nuevo! Con la entrada en vigor de la última fase de la rebaja del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF), se reducen de nuevo las retenciones y, por tanto, aumenta el importe neto que se percibirá en la nómina. Esta rebaja de las retenciones en 2016 se nota especialmente en las rentas más altas.

Aunque la rebaja relativa es de hasta el 3%, la mayoría no notaremos apenas el incremento en euros en nuestros ingresos mensuales. La media de aumento de nómina es de unos 78,11 euros anuales que, en el caso de tener 14 pagas, se traduce en 5,57 euros más en el bolsillo cada mes, según las estimaciones del colectivo de técnicos de Hacienda integrados en Gestha.

El trabajador medio, cuyo sueldo neto mensual asciende a unos 1.550 euros, se benefició el año pasado de un alza salarial de entre el 0,5% y el 0,7%. A este incremento se sumará ahora el correspondiente a una menor retención en la nómina para adecuarla a la nueva bajada de la tarifa del IRPF. Como en otros ejercicios, Hacienda ha puesto en marcha una herramienta para calcular la retención.

1 2

A, a partir de 20.200 tributa al 30% (31% el año pasado) en vez de al 28%, pero en los primeros 12.450 euros paga al 19% en lugar del 24% anterior. Algo parecido sucede con los salarios entre los 60.000 y 175.000 euros, si bien también les beneficia la bajada de los tramos anteriores.

Este efecto se produce porque la nueva tarifa tiene cinco tramos en vez de los siete que tenía la que rigió hasta el 2014. Y eso afecta curiosamente a una de las franjas con más contribuyentes. “Hacienda es plenamente consciente de los tramos en los que se concentran la mayoría de los contribuyentes”, afirman los expertos consultados.

 

Diferencias territoriales

La tabla de retenciones es igual para todo el territorio. La fija el Estado. Eso supone que se basa en los tipos fijados por el Gobierno central, que sitúan el gravamen mínimo en el 19% y el máximo en el 45% para el 2016.

El IRPF es un tributo participado por las autonomías al 50%. Si las comunidades no han seguido al Estado en la rebaja de tipos, los gravámenes totales que pagan sus ciudadanos son superiores.

Es lo que sucede en Catalunya. El tramo autonómico no se modifica desde el tripartito, lo que hará que el tipo mínimo sea del 21,5%, frente al 19% de los territorios que hayan seguido la pauta estatal; y el máximo, del 48%, frente al 45%. Además la tarifa tiene 10 tramos en lugar de los cinco del tramo estatal.

 

Fuente: www.elperiodico.com