Entradas

¿Qué es la nomofobia?

En solo dos años, el móvil ha pasado de ser un dispositivo que nos permite estar en contacto con los demás, a convertirse en un objeto imprescindible para la gran mayoría de personas.

Si se te olvida el móvil en casa ¿Serías capaz de aguantar todo el día sin él? Seguro que estarías continuamente pensando si habrás recibido alguna llamada o preguntándote quién te habrá escrito un whatsapp.

Dependemos del móvil mucho más de lo que pensamos y, en muchos casos, puede desencadenar en un problema psicológico o adicción, sobre todo en las personas más vulnerables como son los adolescentes.

El término Nomofobia (no-mobile-phone-phobia) es el nombre con el que se ha definido al miedo de estar sin móvil, generando una profunda sensación de incomunicación y aislamiento si no lo tenemos cerca.

Los motivos y justificaciones para no separarnos del móvil pueden ser infinitos: mirar el correo, necesidad de estar en contacto con otras personas, “whatsappear”, sacar entradas, enterarnos de las últimas noticias, etc.

Gestos en nuestra vida cotidiana como no apagar nunca el móvil, contestar cuando estamos comiendo e incluso levantarnos de la cama para contestar un whatsapp dan muestra de una “adicción” que hemos de ser capaces de reconducir.

Hay que saber separar los momentos. Si la noche es para dormir, el móvil ha de estar apagado, de igual manera que la cena es para cenar y no para estar con el móvil.

Algún psicólogo asegura haber llegado a escuchar en más de una ocasión la expresión “vamos a tomarnos un café virtual”: es decir, que cada uno tome el café en su casa mientras charlan por whatsapp.

De ninguna manera un dispositivo puede suplir la relación social con las personas que nos rodean.

Y en general advierten: “Hacemos un uso muy irracional del móvil y lo que debemos hacer es buscar un uso práctico, ya que estamos perdiendo la esencia de las personas”.

 

Mª Àngels Berenguel