En nuestra oficina o lugar de trabajo, hay un montón de objetos que nos hacen la vida mucho más fácil en nuestro día a día: ordenadores, impresoras, teléfonos móviles, mesas, sillas, coches, furgonetas, etc.

Todos ellos comparten algo en común: pertenecen al inmovilizado de nuestra empresa y, por tanto, se amortizan.

 

Sí pero,… ¿qué es un inmovilizado?

Contablemente hablando, un inmovilizado pertenece al activo de nuestra empresa. Esto es un bien que poseemos y, el cual, con el paso del tiempo y el uso, se irá estropeando o quedando obsoleto.

El tiempo que ese activo (inmovilizado) permanece con nosotros, suele ser lo que llamamos la vida útil del bien.

Un inmovilizado puede ser material, como por ejemplo una mesa o un ordenador, pero también puede ser inmaterial o intangible, como una licencia de un software o incluso una cesión administrativa.

 

Ahora que sé que es un inmovilizado, ¿cómo tengo que amortizarlo?

El tiempo considerado como vida útil del inmovilizado, será el tiempo durante el cual amorticemos el bien.

Amortizar significa ir registrando un gasto de manera periódica (mensual o anual normalmente) en nuestra contabilidad, acorde al tiempo que va pasando en el que poseemos o usamos el bien.

Es decir, cuando adquirimos un bien, éste lo registramos en nuestra contabilidad como una entrada de un activo, un inmovilizado, pero no como un gasto. Éste inmovilizado, se irá convirtiendo en gasto a medida que va pasando el tiempo, que sería realmente cuando ese bien se va desgastando.

 

Puntos clave a tener en cuenta para calcular la amortización de un bien

  • Precio de adquisición:Daremos de alta nuestro inmovilizado por el valor del precio de adquisición. Algo a tener en cuenta es que el precio de adquisición será siempre por el valor de la `Base Imponible´ de nuestra factura, pero no incluyendo el IVA. Si hiciéramos esto último, alteraríamos su valor.
  • Vida útil:Tiempo que va a estar nuestro bien trabajando día a día a pleno rendimiento. Este elemento es importante porque entrará dentro del cálculo de la amortización. Para saber la vida útil que debes aplicar a tus inmovilizados, puedes consultar las tablas de amortización oficiales. Estas tablas están publicadas en la página de agencia tributaria.
  • Amortización contable:Existen muchas formas de calcular la amortización (constante, números dígitos, por porcentajes, etc.) pero la más común y sencilla suele ser el cálculo lineal. Básicamente, para obtener esta amortización, tendríamos que hacer el siguiente cálculo:

Amortización = Precio de adquisición / Vida útil (años o meses)

 

  • Amortización acumulada:Aquí se irá acumulando, cada periodo, la cantidad que hemos decidido amortizar. Este resultado es el que refleja, contablemente, la amortización total que llevamos realizada de un inmovilizado hasta el momento. Esta información irá reflejada en una cuenta de balance.
  • Valor contable:es el valor que, en un determinado momento, tiene tu inmovilizado. Si por ejemplo, quiero vender mi portátil y necesito saber a qué precio debería venderlo para no tener pérdidas, calcularé su valor contable. ¿Cómo?

Precio de adquisición – Amortización Acumulada = Valor contable del bien

NL 03.03.16 Incrementa (4)

 

 

Fuente: http://blog.e-conomic.es/